Close Button
Compartir

El objetivo número uno de toda empresa es ganar dinero. No hay otro. Pero hay veces que el objetivo no es ganar dinero sino demostrar a la competencia el músculo que uno tiene, quien manda en el mercado. Por ejemplo cuando Xiaomi presentó su peculiar Mi MIX Alpha, no lo hizo pensando que iba a ganar mucho dinero. Es más, pasado todo este tiempo es evidente que a nadie le ha importado dicho teléfono. Su presentación fue simplemente un gesto por parte de la firma china para mostrar que ellos también podrían inventar dispositivos peculiares y disruptivos.

Y algo similar pasó (y aún pasa) con los teléfonos plegables. Es evidente que ninguna de las firmas con teléfonos de este estilo en el mercado han llegado a imaginarse ventas fantásticas, especialmente en sus primeros lanzamientos. Ahora bien, como hemos dicho anteriormente, era importante ser una de las primeras marcas en tener un dispositivo plegable en el mercado. Estar en boca de todos, demostrar al resto de firmas quienes mandan, quienes tienen la tecnología necesaria para ser los líderes… y todo ello a pesar de perder mucho dinero.

El fiasco del Mate X o cómo volatilizar 60 millones de dólares

Huawei Mate Xs, pantalla cerrada

Esto es lo que le sucedió a Huawei por culpa del Mate X, su primer teléfono plegable. Presentado durante 2019 y con un precio no apto para todos los bolsillos, es evidente que en términos comerciales, el teléfono plegable chino estuvo lejos de ser un éxito. Es más, a Huawei le ha costado unos 60 millones de dólares de pérdidas.

Así lo confirmó en su momento el propio CEO de la compañía, eso sí, esto no va a ser impedimento para que la compañía siga apostando por los teléfonos plegables y es que están dispuestos a asumir riesgos y pérdidas de dinero para que este tipo de tecnología se convierta en un estándar en un futuro próximo.

Entonces, ¿ha fue un fracaso el Huawei Mate X? Si solo miramos los número sí, pero debemos ser mucho más amplios de miras. Los teléfonos plegables tienen elevados costes de producción (de ahí que algunos de estos modelos valgan hasta 2.000 euros) y aún hoy son vistos con mucho escepticismo por gran parte de la comunidad. De ahí que sea necesario mucha inversión no solo para producir nuevos teléfonos plegables, sino también para abaratar los precios de estos. Es decir, que firmas como Huawei seguirán asumiendo pérdidas a la hora de fabricar futuros modelos del Mate X.

Por lo tanto no, no tenemos que ver el Huawei Mate X como un fracaso en términos generales. Todavía queda mucho para que este tipo de tecnología se vea durante el día a día y hasta que eso suceda, las compañías van a seguir perdiendo dinero. Pero ojo, esto es algo normal si lo que se pretende es ser la compañía más pionera del mercado.

Temas relacionados: Huawei Mate, Móviles plegables y flexibles

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!