Los desarrolladores de videojuegos preocupados por el auge de los servicios de suscripción

Última actualización el 01/03/2020 a las 19:01

No podemos negar que vivimos en la época de los servicios de suscripción. Que si Netflix, Spotify, Amazon… no es poco el dinero que un usuario puede gastarse a final de mes.

Curiosamente de esto hablamos hace unas semanas en nuestro podcast semanal Conectando y al final nos dimos cuenta de que estamos suscritos a muchos servicios que realmente no necesitamos.

PS4

A todo esto hay que sumar las nuevas plataformas que han llegado como pueden ser Google Stadia, Game Pass Xbox, Apple Arcade o GeForce Now.

Servicios de suscripción para los más jugones que nos permiten disfrutar de grandes títulos pagando muy poco dinero y que a pesar de ser bastante populares entre los usuarios, están dando más de un dolor de cabeza a los desarrolladores.

A los desarrolladores de videojuegos les preocupa el auge de los servicios de suscripción

NVidia GeForce Now

Lo leemos en el medio digital Business Insider y es que no podemos negar que industrias como el cine o los videojuegos avanzan de manera imparable hacia los servicios de suscripción.

Esto permite a los usuarios pagar un precio concreto y disfrutar de contenido infinitivo.

Ahora bien, lo que en principio es una bendición para el consumidor parece que no lo es tanto para los desarrolladores y los ejecutivos.

En el caso de los videojuegos es evidente,¿por qué pagar 60 euros por un videojuego si pagando 10 euros por un servicio de suscripción puedo jugarlo con otros cientos títulos?

Los desarrolladores afirman que este tipo de nuevas políticas van a acabar con las ventas tradicionales de videojuegos lo que también implica menos beneficios para los creadores.

Es más, un desarrollador que quiso mantenerse en el anonimato, dijo directamente a Business Insider que si bien al principio las plataformas de contenido necesitan a las compañías de videojuegos para atraer a los clientes, una vez que se popularizan ya no son necesarios.

Y lo peor viene después, porque si un consumidor ya está pagando por un servicio de suscripción no va a pagar por un videojuego, por lo que el desarrollador se queda sin estar dentro de la plataforma y sin poder vender sus títulos de la manera tradicional.

Por supuesto todo esto que en principio sucede en consolas de sobremesa y ordenadores ya está sucediendo con plataformas como Apple Arcade y no dudamos que acabe también en Google Stadia y en Android.

Sea como fuere, los desarrolladores reconocen que los tiempos cambian y deben adecuarse a ellos. Manifiestan que simplemente deben asegurarse de conseguir beneficios de otra manera.

En definitiva no llueve a gusto de todos. Si bien nosotros como consumidores finales estamos encantados de poder disfrutar de tanto videojuego –y película– gracias a estos servicios de suscripción, los creadores de contenido parece que tendrán que adaptarse al medio… o desaparecerán.

Y tú, ¿prefieres comprar de la manera tradicional o prefieres pagar por un servicio de suscripción?