Close Button
Compartir

Este camino ya no tiene vuelta atrás: WhatsApp se está "Snapchatizando" y "TikTokeando", dejando claro de paso que pronto no podrás casi ni diferenciar tus redes sociales favoritas.

Las 9 mejores apps de mensajería gratis: hay vida más allá de WhatsApp

Los trucos esenciales sobre WhatsApp que todo usuario debería conocer

El parecido cada vez más razonable entre todas las plataformas sociales era algo que venía advirtiéndose desde hace tiempo, y es que en esta industria todo se mueve tan rápido que es casi normal que todos los actores vayan pescando entre las buenas funcionalidades de sus rivales para seguir creciendo.

No es ajena WhatsApp, ni tampoco el resto de 'El Mundo de Facebook', y es que da la sensación tras ver las tablas comparativas publicadas por Axios hace unos días, que todas sus redes sociales y apps de comunicación y mensajería se están "Snapchatizando" y/o "TikTokizando" a una velocidad vertiginosa, a medida que estas nuevas redes tan populares entre los jóvenes van marcando el camino.

Se mueve lento Facebook, en todo caso, desarrollando novedades importantes en WhatsApp como unos 'Estados' que adoptaban las historias de Instagram o los filtros integrados a la hora de compartir fotografías, pero no me cabe duda de que todas las plataformas se parecen cada vez más complicándonos su diferenciación y su utilidad concreta en determinados casos.

WhatsApp y el Mundo de Facebook

WhatsApp y el Mundo de Facebook, cada vez más parecidos a TikTok, Snapchat y los demás.

Facebook ya tiene listo el clon definitivo de TikTok

El espejo para todos: Snapchat, TikTok y su popularidad entre los más jóvenes

El panorama general es bastante desalentador en este sentido, y es que si bien todas las plataformas tecnológicas nacieron centrándose en focos bastantes diferentes para atraer usuarios enfocándose en un público objetivo muy específico, lo cierto es que a medida que pasa el tiempo todas disponen ya de funcionalidades similares y se diferencian sólo en filosofía y valores, en su tipo de usuario medio y en los casos de uso que damos a cada plataforma.

Para muestra un botón, y que mientras Twitter integraba sus 'Fleets' como publicaciones efímeras de tan sólo 24 horas, una funcionalidad similar a la historias de Snapchat para los 'tuiteros', desde la propia Snapchat anunciaban su impulso a las noticias.

No ha sido lo único que hemos visto últimamente, porque WhatsApp ha explorado los mensajes que se autodestruyen siguiendo ese concepto de la historias efímeras, y de nuevo Snapchat nos presentaba 'Spotlight' como su respuesta a los vídeos de TikTok, lo que viene siendo una pestaña de vídeo dentro de su app que distribuye contenidos basándose en popularidad y no en quien los crea.

Las funcionalidades de las principales plataformas sociales.

Una tabla comparativa de Axios, con las funcionalidades de las principales plataformas sociales.

También Facebook ha lanzado 'Reels' para Instagram, o lo que viene siendo su competencia directa para TikTok, y eso que Instagram había nacido hace ya 10 años como una aplicación destinada a compartir fotografías por parte de artistas y aficionados al mundo del diseño.

Snapchat por ejemplo, se creó como una app de mensajería privada para conversar con amigos y compartir contenidos efímeros, pero hoy en día ya incluye juegos, mapas y muchas otras opciones para interactuar con más personas y desarrollar otras relaciones.

Lo mismo le ocurre a Twitter, que era algo así como una plataforma para compartir ideas públicamente, pero ahora ya permite compartir de forma sencilla noticias, imágenes, vídeos o audio ayudando a los usuarios a discutir y conversar sobre eventos actuales de muchas más formas.

Estados de WhatsApp

Los estados de WhatsApp, algo así como las Stories en la mensajería.

El curioso caso de WhatsApp, y cómo hacer crecer un servicio de mensjería

El apartado de WhatsApp seguramente sea el más complicado de estudiar, y es que Facebook pagó la friolera de 18.000 millones de dólares por la base de usuarios del servicio de mensajería instantánea más popular a nivel global, que nació como eso estrictamente, un servicio de mensajería instantánea heredero de los Messenger o Google Talk de antaño.

La idea diferenciadora de WhatsApp fue vincular el número de teléfono móvil a la cuenta del servicio, mucho más sencillo e intuitivo que las direcciones de correo electrónico utilizadas hasta entonces, e integrarse con las agendas de nuestros smartphones para facilitar la comunicación.

En todo caso, monetizar una app de este tipo no era sencillo, y aunque comenzaron cobrando 1 euro al año a los usuarios pronto entendieron que el camino no era ese porque opciones como Telegram eran totalmente gratuitas integrando más opciones. Es por ello que quizás el modelo de WhatsApp ha evolucionado para parecerse cada vez más a otras plataformas sociales.

Hoy en día WhatsApp ya dispone de videollamadas o la posibilidad de compartir contenidos multimedia de todo tipo, además de los 'Estados' como su propio servicios de historias y últimamente también los mensajes que se autodestruyen adoptando conceptos de Snapchat.

Están por completarse su editor de vídeos al más puro estilo TikTok, la funcionalidad multidispositivo de Telegram, la posibilidad de comprar y pagar a través del propio servicio de mensajería u opciones más profesionales de WhatsApp Business al más puro estilo de Slack, Skype o similares.

Terminará seguro WhatsApp siendo una especie de servicio de mensajería integral completado con opciones de otras redes sociales, e incluso podríamos ver peticiones de los usuarios tan recurrentes como los chats secretos, la edición de mensajes enviados que también se pide a Twitter e incluso las reacciones a mensajes al más puro estilo de Slack o Teams, con emoticonos directos. Son muchas las peticiones pero ya sabemos que Facebook va a su ritmo, muy despacito... ¿O cuánto lleváis vosotros esperando el WhatsApp multidispositivo?

7 funciones que WhatsApp tendría que añadir cuanto antes

Temas relacionados: Instagram, Redes sociales, TikTok, WhatsApp

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!