Honeycomb cumple 5 años y la experiencia en tablets Android sigue dejando mucho que desear

COMPARTIR 0 TWITTEAR

motorola-honeycomb

Parece mentira, pero tal y como desvela el titular ya han pasado 5 años desde que saliera a la luz Android Honeycomb 3.0, ¿a qué se os ha pasado el tiempo volando? A Google desde luego que sí, mucho más de lo que por lo visto se esperaban, o al menos lo suficiente como para no haber podido dar tanta importancia a crear un progreso más revolucionario para sus tablets.

El 5 de enero de 2011 Google anunciaba su versión del famoso sistema operativo diseñado explícitamente para las tablets, siendo la primera en poseerlo el Motorola Xoom, que salía también al mercado a principios del 2011. Se esperaba un gran camino por recorrer, pero lo cierto es que en 2016 las cosas han cambiado mucho, pero no precisamente a mejor.

Un nuevo reto en el momento más propicio para hacerlo

Los chicos de Mountain View decidieron en el año 2011 contar con la experiencia de Matías Duarte como diseñador de interfaces en PalmOs para proponerle crear una versión de Android optimizada para tabletas. Y así fue como con el nuevo miembro del equipo diseñaron una versión con un toque futurista. Tenía tonos de negro, azul y luces de neón, un Android Honeycomb que parecía llegado directamente del futuro.

XOOM

Intentaron captar al consumidor explicando que las aplicaciones estaban optimizadas para las pantallas grandes, algo que por fin cambiaba a la antigua forma de estirar las aplicaciones para que ocuparan todas las pulgadas de nuestra tablet, ¿pero sería ésto suficiente para acabar con los problemas que traían de cabeza a Google desde hacía años?

Es cierto que Honeycomb fue una verdadera evolución en el mundo de las tablets, por primera vez los programadores se interesaban de verdad en intentar mejorar, optimizar y crear aplicaciones para estos dispositivos. Google hizo un esfuerzo por traer un navegador más atractivo, un editor de vídeo y dar forma a algunas promesas más que pusieron sobre la mesa, pero la realidad al final fue que mucho de todo lo que se dijo quedó en humo, llegando poco a materializarse de verdad.

Existieron muchas actualizaciones de Android que traían novedades, aunque luego sufrían revisiones importantes. Ice Cream pulió muchas cosas, pero no las suficientes como para que la tuviera que sustituir Jelly Bean. En conclusión, sacaron una oleada de parches que más que arreglar el problema difundían aún más el caos.

Las tablets Android continúan abandonadas

Lo que se puede extraer de esta historia es que Android 3.0 Honeycomb llegó demasiado tarde, estando ya el iPad de Apple un año en el mercado cuando el primero salió a la luz. Además, los fabricantes se aferraban al uso de Gingerbread con todo tipo de horrorosas personalizaciones. Con Honeycomb el mercado de las tabletas se fue asentando, tal y como se expone en este artículo de Xataka.

Android-Honeycomb-desfasado

Salieron al mercado una gran cantidad de dispositivos, como el convertible de ASUS, el primer Samsung Galaxy Note 10.1 o el Xperia Z tablet, pero todo ello se fué diluyendo con cada “novedad” y teniendo en cuenta que las versiones de Android para tablets cada vez iban disminuyendo.

Hoy en día solo podemos decir que no se aprovechan bien el tamaño de las pantallas, concretamente se puede ver la tendencia de estirar los tamaños para rellenar el espacio de la misma, por lo que aún les queda un largo camino que recorrer a los de Mountain View si quieren arreglar la gran tira de problemas que aún arrastran desde hace años.

Google, queremos un buen Android para nuestras tablets

Si queremos llegar a una conclusión clara, podemos estar todos de acuerdo en que la situación de las tablets se ha visto claramente desmejorada. Los fabricantes hicieron bien en creer que serían unos dispositivos que venderían mucho, incluso que podrían ser realmente útiles para los consumidores. Por la línea roja que no debemos pasar es que no hayan optimizado el sistema de las tablets para no tener que quedar horrorizados con lo que vemos en pantalla.

Mucho deben aprender de lo que están logrando con los smartphones, donde nos encontramos hoy en día con un estupendo Android Marshmallow 6.0, un sistema actualizado para que los dispositivos de gamas más bajas puedan disfrutar también de las últimas versiones que aparezcan de las manos de Mountain View. Es una hoja de ruta que deben seguir con los dispositivos de grandes pulgadas si quieren salvar su mercado, o por lo menos no dejar que se vaya atrofiando poco a poco hasta perderse del todo.

Seguro que muchos de vosotros sois poseedores de una tablet, más potente o más limitada, pero probablemente con el mismo problema que todas las demás, su farragoso software. ¿Qué le pediríais a Google si tuvierais la posibilidad de darle algunos consejos sobre nuevas herramientas y mejoras?

Archivado en Android, Android 3.0 Honeycomb, Historia de Android, Tablets Android
    COMPARTIR 0 TWITTEAR

    También te puede interesar

    Comentarios

    ¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

    follow us in feedly

    Nuestros blogs