Tu próximo smartphone podría tener un batería 5 veces más grande

Tu próximo smartphone podría tener un batería 5 veces más grande

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Móvil sin batería

Desde la llegada del primer smartphone hasta la actualidad, las prestaciones de estos útiles dipositivos siempre han sorprendido debido a su mejora y satisfacción del público. No obstante, siempre hay un punto que no termina de satisfacer al público y es la duración de la batería.

Por todos es sabido que la autonomía de los teléfonos depende mucho del uso que se les dé, pero teniendo en cuenta lo que han avanzado en otros campos como son la resolución de pantalla o la velocidad de conexiones, se han quedado algo atrás en lo que a batería se refiere. Sin embargo, afirman que a día de hoy siguen buscando la forma de mejorar éste aspecto.

El mal uso de las aplicaciones o incluso el simple hecho de tener instalada alguna que ni siquiera usamos y está consumiendo recursos, hace mermar el preciado porcentaje de energía, y por ello, es conveniente seguir algunos consejos para intentar mejorar la autonomía de nuestro terminal.

Los procesos de carga

Al usuario medio le dura entre uno o dos días descargar la batería de su terminal, y por ello lo debe estar cargando casi a diario. Los últimos avances ofrecen baterías similares a las ya conocidas pero con un tiempo de carga mucho menor, reduciendo el tiempo que debemos conectar el teléfono a la red eléctrica.

Durante los últimos tiempos han salido todo tipo de nuevas tecnologías con las que crear baterías con mayor rendimiento o de mayor calidad, pero finalmente no han sido capaces de desbancar al Li-ion como la tecnología predominante.

Te recomendamos: El futuro de las baterías de nuestros smartphones.

Batería baja

Las investigaciones en nuevas tecnologías

Se ha hablado de nuevos métodos como la utilización de baterías compuestas por litio-oxígeno, las cuales fueron lacrados debido a su alto coste de producción, lo cual no ayudaría nada en el avance. Pero parece que con el comienzo en la utilización del grafeno, puede haber una solución rentable.

Concretamente, gracias a los cátodos de grafeno se puede usar el superóxido de litio en las baterías. Tal como nos cuentan desde Übergizmo, el uso de esta tecnología permite multiplicar por cinco la capacidad de las baterías actuales. Buscando los puntos negativos a estas noticias, podremos encontrar uno muy grande y de importancia: la llegada al mercado general podría tardar incluso una década.

Éste tipo de descubrimientos no suelen llegar a nada al final, sin embargo, en este caso pinta de una manera bastante realista. De todas formas, no niegan que todavía queda un largo proceso de investigación, pero que de momento van por el camino correcto. De hecho, hace no mucho también veíamos a Sony trabajando en una batería de azufre que dura un 40% más.

Móvil cargando

Viendo el panorama actual, parece ser que las empresas se han puesto las pilas y comienzan a buscar la forma con la que satisfacer a los usuarios de una manera superior. La aparición de las baterías de litio-oxígeno ya se había visto antes en el mercado del automóvil, pudiendo fabricar un coche eléctrico con una quinta parte de los costos actuales.

Esto también abriría puertas a tecnologías novedosas, pues una mayor potencia permite un hardware superior (desde pantallas a procesadores). Obviamente los estudios no pueden otorgar una repercusión muy grande actualmente, pero sirven para aclarar dudas y confirmar que se trabaja duramente en la obtención de mejoras en la industria, mejorando la autonomía y la eficiencia energética de los teléfonos móviles.

Archivado en Batería, Investigación, Smartphones Android, Tecnología
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs