Close Button
Compartir

Cuando la mejor defensa de un producto consiste en atacar al rival pero no resaltando las excelencias del producto propio, sino con ataques a los defectos del rival, por no usar otros términos, llegamos a un punto en el que se pierden los papeles y cualquier ápice de razón queda ensombrecido por unas desafortunadas declaraciones.

Steve Jobs no era santo de mi devoción, pero pese a ello he de reconocer que gozaba de un carisma, de una aura, de una visión de futuro que muy lejos queda de todo lo que representa la figura de su sucesor, Tim Cook. Un CEO más, una marioneta de empresa que mal hace en ser la imagen de una marca como Apple que con declaraciones como las efectuadas recientemente no hace más que demostrar que Apple, pese a quien pese, no es la que era.

Muy lejos quedaron los tiempos de innovación, de marcar el camino y pese a que sus ordenadores personales siguen siendo lo mejor que encontramos en el mundo de la informática, sus dispositivos móviles no solo han perdido terreno, sino que ahora siguen los pasos marcados por la competencia, sobre todo Android.

Y es respecto al sistema operativo de Google, al que Tim Cook ha desatado en su última entrevista, una agria polémica, haciendo suyo el odio que ya tenía Steve Jobs. Tim Cook habla de, y perdón por la expresión, de un sistema operativo de mierda y que la experiencia de Android en una tablet es una mierda estirada sin nada que aportar. Declaraciones que se suman a las de hace meses calificando al resto de móviles como chatarra.

Pero por si esto no es suficiente para levantar polvareda, también cita a Motorola y su reciente venta a Lenovo por parte de Google, aduciendo que muy pocas empresas son capaces de dedicarse al mundo del hardware y del software y hacer de esta forma la competencia a Apple.

No me sorprende. Parece una transición lógica. Google se ha desecho de algo que le está haciendo perder dinero, algo con lo que no están comprometidos. Pienso que es muy difícil hacer hardware, software y servicios, y unirlos todos en uno. Esto es lo que hace a Apple tan especial. Es realmente duro, así que no me sorprende que no quieran hacer eso.

Y para rematar la faena, una comparativa de la fragmentación de Android en la que hace un paralelismo con la unión Europea frente a los Estados Unidos. Si señor, todo un acto de patriotismo, tanto empresarial como nacional.

La otra cosa es que Windows solo hace una cosa. Android es como Europa. Europa es un nombre que para alguien de América no entenderá por qué Europa es un montón de países juntos que no son como los estados de EEUU. Son muy distintos. Android es muchas cosas. ¿Cuántas personas que usan un Kindle saben que están usando Android? Y ves como Samsung también lo está haciendo poniendo cada vez más capas de software por encima. Creo que es el día y la noche. La comparación es absurda.

No voy a usar ninguno de los términos o pensamientos que, tras leer estas declaraciones, discurren por mi cabeza, pues sería caer en el mismo error. Como usuario de Apple durante muchos años (4 generaciones de iPhone y 3 de iPad han pasado por mis manos junto con mis actuales ordenadores), tengo un cariño especial por la marca, pese al camino que ha tomado, por lo que no me gusta que alguien con este perfil guíe los designios de tan insigne empresa.

Porque vamos a pensar… ¿desde cuando Apple no lanza algo rompedor? Mucho hablar de productos geniales en los que están trabajando, pero por ahora no hay nada de nada y así llevamos años. Sin embargo si ha optado por tabletas de 8 pulgadas como el iPad mini o ver crecer la pantalla del iPhone (¿próximamente de 5 pulgadas?), aspectos que seguramente provocarían una profunda decepción en Steve Jobs.

Con estas declaraciones Tim Cook pone de manifiesto que tiene miedo, un pavor espantoso a unos datos en que los que Android deja a iOS en pañales y lo que es peor, la proyección de uno y otro ofrece una perspectivas poco favorables de cara a la manzana mordida.

No voy a entrar a juzgar si iOS 7 es mejor o peor, si el iPhone 5s, una gran máquina, podría haber sido algo más o si Apple debe optar por uno u otro camino, aspectos para los cuales los compañeros de Applesencia, de forma razonablemente crítica, van a cubrir con mucha más profundidad.

En este artículo solo quiero poner las desafortunadas declaraciones de Tim Cook, que bien alimentadas por el miedo o bien con el objetivo de contentar a los usuarios cegados por la marca, solo sirven para engrandecer por un lado la figura de Android y por otro lado para servir de lápida en la que llorar la desaparición de Steve Jobs, una perdida que ha dejado sumida a Apple en un laberinto del que le va a costar encontrar el camino de salida.

Temas relacionados: iPhone

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!