Close Button

Con la proliferación de los terminales que llegan desde China, el mercado de la telefonía está sufriendo un fenómeno por el que antes ya pasaron otros sectores tecnológicos y que afecta a otra industria, de igual manera como es la textil o la juguetera. China es una potencia en expansión, un creciente mercado que demanda mercado pero que a la vez inunda medio mundo con sus productos y como decimos, uno de los mercados más golosos es el tecnológico.

La oleada china

¿Pero de que hablan estos de Andro4all?

Con la llegada de estas marcas hemos visto como la cuota de mercado de las hasta ahora marcas más conocidas ha ido bajando, en algunos casos hasta límites insospechados hace unos años. Casos como el de HTC, del que hace bien poco hemos conocido su nueva propuesta, no dejan de ser curiosos y seguro que no es ni el primer, ni el último fabricante que se encuentra en una tesitura así.

En primer lugar hemos de recordar que no todas las marcas chinas producen terminales de bajo coste y así encontramos ejemplos como Xiaomi, Huawei u Oppo por citar solo tres ejemplos. Estas marcas han robado cuota de mercado a las tradicionales, con unos precios competitivos pero para nada descabellados, precios adecuados a la calidad de los productos que fabrican y que se han visto potenciados por su inclusión en el catálogo de las operadoras de telefonía.

Se trata de terminales de calidad que a precios algo más bajos pueden suponer una alternativa más que interesante para una gran cantidad de usuarios, pero alternativas al fin y al cabo plenamente equiparables en calidad o incluso superiores, a las marcas que todos tenemos en mente.

¿Donde está el problema?

El quiz de la cuestión reside sin embargo en esa gran infinidad de productos que bajo la bandera de Android y muchas veces con grandes parecidos a los terminales más conocidos, sirven de reclamo para muchos compradores. Eso incluso, sin llegar a tocar el tema de los conocidos clones, teléfonos y tabletas copias externas de otros modelos pero cuyo hardware y acabados dejan mucho que desear.

No voy a citar marcas o modelos, pero no han sido pocos los casos de conocidos que me hablan de una nefasta experiencia Android tras haber comprado y usado un terminal de una de estas marcas importado a nuestro país de forma aislada.

Android en china

Usuarios que dicen, afirman, comprar un Samsung Galaxy S4 en su aspecto, al menos hasta el momento en que lo encienden. La sonrisa se desdibuja en ese momento y un gesto de contradicción aparece en el rostro. Google Play no funciona, la pantalla no responde bien o posee un lag “brutal”, todo negativo hasta que vemos como ese terminal ha costado poco más de 100 euros. Solo 300 euros menos que un Samsung Galaxy S4.

Esto causa una mala impresión de Android y su ecosistema, al menos a un gran número de usuarios que no conocen o quieren conocer de las posibilidades que ofrece el mercado.

Dos caminos, mismo destino

Finalmente encontramos dos caminos, bien distintos pero con una misma consecuencia como es la generalización de un gran mercado y una competencia más feroz.

Las grandes marcas parece que no reaccionan ante las oleadas de productos made in China o como ahora se suele decir, made in RPC, y así vemos como no solo no recortan sus precios, sino que los suben.

En el bando contrario, Huawei, Xiaomi o ZTE presentan alternativas muy interesantes y dignas de destacar que seguro hacen que algunos Samsung o Sony se queden sin vender. Pero a la vez y junto a a este hecho, otras marcas desconocidas llegan con oleadas de terminales de baja calidad pero con destacada cuota de ventas.

¿Cual es el futuro? La respuesta está en una adecuación de los precios, cada vez más exagerados (recordemos el nuevo HTC One M8 se vende en 729 euros) y sobre todo de algo que haga a las marcas que quieran sobresalir, destacar sobre el resto.

Ese algo es, aparte de la calidad, un buen y hasta ahora escaso, servicio post venta, de forma que el cliente pueda encontrar un plus que le haga interesante el pagar un poco más. De lo contrario la lucha puede ser cada vez más encarnizada hasta que finalmente algunas marcas, quizás muy conocidas, salgan derrotadas.

Temas relacionados: Samsung Galaxy

Comentarios
Facebook
Twitter
Whatsapp
Pinterest
Telegram
COMPARTIR