Reflexiones sobre Qualcomm Snapdragon 801, sus variantes y el mercado

Última actualización el 08/04/2014 a las 13:40

Durante el pasado Mobile World Congress hemos asistido a la presentación de tres terminales que han destacado sobre el resto.

Por una parte el gran LG G Pro 2 y frente al modelo de LG, el inefable Samsung Galaxy S5 y el Sony Xperia Z2.

Recreación de un chip de Qualcomm

Estos dos últimos nos dejaron bastante fríos por lo que pudimos ver era una evolución escasa. Tanto es así que el Sony Xperia Z2 ya tiene fecha de caducidad esperando su sucesor para el mes de septiembre u octubre.

Sin embargo ambos compartían en un principio una característica común como era el uso de un procesador Qualcomm Snapdragon.

Y decimos en un principio porque aquí hay que hacer una reseña.

Encontramos un baile de datos

En el apartado acerca del teléfono de los modelos de ambas marcas que pudimos probar, se observaba que ambos hacían uso de un procesador Qualcomm Snapdragon 800.

Por otra parte, una voz autorizada dentro de Samsung nos afirmó que el modelo coreano haría uso de un procesador Qualcomm Snapdragon 805 del que se espera su llegada tras el verano y con el que tendría un acuerdo de uso exclusivo durante un tiempo.

A estos datos ahora debemos sumar que es la propia Qualcomm la que habla de otro modelo, el Qualcomm Snapdragon 801.

Como todos sabréis, se trata de un procesador vitaminado del Qualcomm Snapdragon 800 y que trata de paliar el ansia de novedades antes de la llegada del Qualcomm Snapdragon 805 que llegará tras el verano.

Así, el fabricante de procesadores se ha descolgado con unas declaraciones cuanto menos, sorprendentes. Desde Qualcomm se reconoce que aunque según ellos ambos teléfonos, el Sony Xperia Z2 y el Samsung Galaxy S5 hacen uso del mismo procesador, el chipset en cuestión es distinto, pues hay dos versiones del Snapdragon 801.

Así mientras el Samsung Galaxy S5 monta un chipset Qualcomm MSM8974-AC a 2.45 GHz, y con una GPU que llega a los 578 MHz el Sony Xperia Z2 monta un Qualcomm MSM8974-AB a 2.3 GHz y con una GPU que se queda en los 550 MHz, siendo un modelo potenciado de la ya conocida gama de los Qualcomm Snapdragon 800.

De esta forma se ha expresado Jason Woodmansie, Digital Marketing Manager de Qualcomm:

Pedimos perdón por la confusión, y aunque hay una parte específica en la denominación que los diferencia, ambos forman la gama Snapdragon 801.

Galaxy S5 Octa-Core de metal

¿Es conveniente esperar?

No vamos a entrar en batallas con cifras sobre el rendimiento ofrecido por uno y otro, pero si a reflexionar sobre la poca claridad que estamos encontrando en este sentido, tanto por parte de Qualcomm como de de los propios fabricantes.

Encontramos terminales que, sobre todo en el caso de Sony, no pasan de ser una ligera revisión del modelo anterior, no justificando de este forma el lanzamiento de uno o incluso dos revisiones por año a precios escandalosos.

Unas verdades a medias, ocultadas de forma interesada para no mostrar a muchos poseedores de un Sony Xperia Z1 o un Samsung Galaxy S4 que las diferencias con los modelos actuales son casi imperceptibles en muchos aspectos de forma que estos potenciales compradores puedan en un determinado momento, llegado el caso, a caer en la tentación y adquirir el nuevo terminal.

Está claro que el paso adelante que si supondrá una relativa diferencia será el Qualcomm Snapdragon 805, al menos una diferencia algo más notable, pero este no llegará hasta la segunda mitad de año, en una nueva hornada de terminales como ya pudimos comprobar en 2013 con la gama Qualcomm Snapdragon 600 y los Qualcomm Snapdragon 800.

Mi opción de esta forma pasa por esperar. Esperar a esa época, con la llegada del posible LG G3 o quién sabe si del HTC M8 para buscar una opción real de cambio.

¿Que opinión te merece este baile de datos en los actuales terminales? ¿Te tienta alguno de ellos o visto lo visto prefieres esperar?