Close Button
Compartir

Los mayoría de los principales fabricantes de smartphones están poniendo de moda en sus terminales de alta gama el cuerpo unibody, exceptuando marcas como Samsung y LG, que siguen apostando por la batería extraíble en muchos de sus terminales.

Bateria Samsung

La duda de los terminales unibody surgió hace ya un tiempo. Tenemos ejemplos como los del HTC One M8 con su cuerpo metálico, en el que la marca taiwanesa ha querido dotarle de un aspecto premium, o el Sony Xperia Z2 con su cuerpo de vidrio era indispensable convertirlo en unibody para conservar su delgadez y su protección al polvo y agua.

Como apuntábamos al inicio del artículo, los buques insignia de dos marcas surcoreanas, siguen apostando por la batería extraíble y se puede observar en sus últimos smartphones insignia. El LG G3 ha sido presentado como un terminal con posibilidad de extraer su batería, además de su sencillo desmontaje, al contrario que su antecesor, el LG G2, que estaba sellado completamente. Mientras que el Samsung Galaxy S5, no solo conserva la característica de la gama Galaxy de tapa y batería extraibles si no que también ha conseguido incorporar la protección al polvo y agua de forma satisfactoria.

Terminales con batería extraíble

Una de las ventajas de tener acceso a la batería, es la posibilidad de adquirir una batería de repuesto para situaciones en las que estemos alejados de un cargador durante bastante tiempo. Otra situación, aunque poco frecuente, es que el terminal se congele por un error interno y al extraer la batería podremos reiniciarlo de manera radical y efectiva.

Por último, podríamos nombrar la alta personalización que supone tener la batería reemplazable, ya que una empresa externa puede ofrecer una batería de mayor capacidad compatible con el terminal o una tapa trasera con un diseño distinto al de origen.

Terminales unibody

Entre las ventajas del smartphone unibody estaría sin duda el diseño, ya que suelen presentar menor grosor, menor peso y mejor estética en general, ya que su construcción en un chasis único facilita todos estos aspectos físicos.

Uno de los aspectos más temidos de estos terminales es el reemplazo de la batería. Puesto que no puede hacerse de manera sencilla, en la mayoría de los casos tendremos que acudir al servicio técnico para que nos cambien la batería, con el agravante de que si terminase la garantía el coste podría ser bastante alto.

Si el terminal en cuestión no dispone de protección contra el agua, tampoco podremos retirar la batería, un paso fundamental para intentar salvar el smartphone en caso de accidente acuático.

Así pues, ¿prefieres terminales con batería extraíble o con chasis unibody?

Temas relacionados: Samsung Galaxy

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!