Close Button

Si bien puede parecer un poco sorprendente, cuando la implantación del 4G está casi empezando, aún la mayoría de gente no tiene dispositivos compatibles con dicha tecnología y la información que conoce el usuario normal es más bien poca, el 5G ya empieza a cobrar vida entre bastidores y llegará con novedades muy interesantes.

Llegada del 5G

Hasta ahora, más o menos cada 10 años, ha ido apareciendo una nueva tecnología de comunicación. Tenemos que retroceder hasta el año 1.981 para encontrar la primera generación de telefonía móvil, y desde entonces, su desarrollo ha sido constante. El 4G, tal y como lo conocemos hoy, es el estándar más reciente y convive con el 2G y el 3G para crear las redes de telefonía que usamos a diario.

Ya lo hemos comentado en anteriores artículos y me parece importante destacar, que el 4G del que disponemos en España ahora mismo y que las operadoras están comercializando, realmente no cumple con los mínimos exigidos para ser considero como tal, si no que debería ser un 3.9G. Si bien se ha mejorado mucho la velocidad respecto al 3G que había hasta ahora, el 4G real (LTE-Advanced, que ya empieza a asomar por algunos sitios) tiene unas velocidades mucho más altas, lo que supone un salto mucho más importante de lo que hemos visto hasta ahora. Así, el LTE sería como un paso intermedio entre el pasado y este futuro tan cercano.

Pues como decía, tendríamos que esperar la llegada del 5G para 2.021, siguiendo esa tónica de una nueva generación cada 10 años, pero países como Corea del Sur están intentando adelantar su lanzamiento para incluso el 2.017. Será muy complicado que un desarrollo tan importante se pueda realizar en tan poco tiempo, pero con lo que sí que se debe continuar es la investigación previa y, por ello, como podemos leer en GSMArena, la Unión Europea y el país asiático han firmado un acuerdo para desarrollar conjuntamente esta nueva generación de comunicaciones móviles.

Internet de las cosas

El acuerdo incluye una inversión de 700 millones de euros por parte de la Unión Europea, aunque a esto se le debe añadir la investigación de las empresas, que se prevé que puede costar hasta 5 veces más. Por el momento, el objetivo de los europeos es el desarrollo del 5GPPP (5th generation Public Private Partnership), mientras que los coreanos destinarán sus inversiones en el 5G Forum, pero con la intención de que más adelante se firme un memorándum conjunto.

No voy a entrar a describir las partes más técnicas del 5G, pero de cara al usuario, podríamos resumirlo en que aportará una velocidad muy similar, si no superior, a la que puede llegar la fibra óptica. Con esto no me refiero a los tan famosos 100 Mbps que se están ofertando actualmente, si no a conceptos mucho más parecidos al 1 Gbps que ha empezado a implantar Google en EE.UU. o los 10 Gbps que planea para el futuro.

Con contenidos multimedia que cada vez tienen más calidad y más usuarios día tras día, otro aspecto muy necesario es la mejora de la capacidad de la red. Con la llegada del 5G, estaríamos hablando de un incremento de entre 500 y 1.000 veces respecto al tamaño actual. Con esto, lo que posibilitamos es también la aparición de nuevos usos de Internet, como el que aportará el llamado “Internet de las cosas” y que nace como el siguiente paso a la poco explotada domótica. De esta forma, muchos de los aparatos que nos rodean, podrán estar conectados a la red de forma permanente, pudiendo acceder a ellos allí donde estemos.

La teoría realmente parece muy interesante y los aspectos técnicos relacionados también nos permiten pensar en que la red dejará de ser como la conocemos hoy en día y pasará a formar parte de absolutamente todo. Aún queda mucha investigación por delante, pero la firma de este acuerdo nos permite ser bastante positivos de cara a la consecución futuros éxitos.

¿Conocéis algunos detalles del 5G? ¿Creéis que la tecnología debe avanzar de cara a llevar la red a todos los aparatos que nos rodean?

Temas relacionados: 5G

Comentarios
Facebook
Twitter
Whatsapp
Pinterest
Telegram
COMPARTIR