Close Button
Compartir

Por este motivo, hoy queremos plantear una cuestión, preguntándonos algo que hoy por hoy no creemos posible, pero que quién sabe, quizás pueda llegar a hacerse realidad: ¿Y si Google prohibiera también las capas de personalización en smartphones y tablets?

Para tratar de arrojar un poco de luz al asunto, por ahora utopía, hemos querido destacar tres puntos negativos y otros tres positivos, de lo que supondría esta nueva norma en el universo Android. ¡Vamos allá!

Aspectos positivos

Actualizaciones más rápidas

Una de las principales causas por las que las fabricantes tardan tanto en actualizar sus equipos (cuando lo hacen), tiene que ver con las capas de personalización. Adaptar, dar compatibilidad y optimizar estas capas en cada nueva versión suponemos que no es un trabajo precisamente sencillo, lo que se traduce normalmente en un tiempo excesivo desde que la compañía recibe la actualización de manos de Google, hasta que por fin pueden lanzarla a los usuarios.

Actualización 4.4 Nexus 7

Es muy común ver, por tal motivo, cómo las empresas prefieren centrarse en sus topes de gama y en los modelos más recientes para liberar la actualización cuanto antes, y por el camino, van dejando de lado poco a poco al resto de dispositivos que, lamentablemente, caen en el olvido más pronto que tarde. Los usuarios que normalmente adquieren gamas bajas y medias de marcas como Sony o HTC saben de lo que hablo, aunque las demás tampoco lo hacen mucho mejor.

Sin capas de personalización, sería lógico que todo fuera mucho más rápido. Las compañías no tendrían que realizar ese lento proceso de adaptación de las mismas, y por tanto, los tiempos se verían reducidos considerablemente. Además, todos los equipos podrían tener una vida mucho más larga, amén de que no veríamos los bugs y "cosas raras" que a veces aparecen después de una actualización, por no haberla comprobado y optimizado lo suficiente.Primer plano del HTC One (M8) en manos

Un paso hacia la "desfragmentación"

Este punto tiene que ver directamente con el anterior, y es que una actualización más rápida significa una mayor igualdad entre dispositivos, y por tanto, una disminución de la famosa fragmentación que existe en Android. Por supuesto, los buques insignia de las compañías seguirían siendo los más importantes, pero los equipos del resto de gamas no perderían el protagonismo y soporte tan rápido como lo hacen ahora.

El usuario podría así hacerse con equipos más "humildes" sin que vengan las típicas preguntas a su cabeza, resultado del temor y de la experiencia vivida: ¿se actualizará a la última versión? ¿durante cuánto tiempo le darán soporte? ¿será compatible esta aplicación con esta versión anticuada de Android?

Mejor experiencia de usuario

Aunque no todas las capas, muchas de ellas pecan de una pésima optimización y excesivo intrusismo, que favorecen a la aparición del temido lag. A veces nos resulta realmente increíble cómo terminales de los más potentes del mercado, con la última tecnología en sus chipsets, puedan llegar a sufrir este inconveniente, lo cual ensucia en gran medida la experiencia de usuario que cabría esperar. TouchWiz Galaxy S5El TouchWiz de Samsung, aunque ha ido mejorando, se lleva, sin duda, la palma en esto del lag, aunque también las cientos de apps pre-instaladas que suelen traer los dispositivos de la surcoreana ayudan a que salga a la luz. Otras como LG también han sido acusadas de una apariencia demasiado sobrecargada, y por contra, el HTC Sense, sobre todo desde la quinta versión, goza de una gran fluidez siendo para muchos la mejor capa de todas.

Lo que está claro, y más que demostrado, es que dispositivos sin estas capas de personalización, como los Google Nexus o incluso los Motorola Moto, incluyendo el gama baja Motorola Moto E, ofrecen un rendimiento y fluidez generalmente exquisitos de la mano de Android puro.

Tres aspectos negativos

¿Y la libertad de elegir?

Lógicamente, cuando se habla de "prohibición", de forma inherente se habla de "recorte de libertad". Y lo mismo que hay gente que odia las capas de personalización, también habrá gente que las adora, hasta el punto de elegir uno u otro terminal por la capa que lleve.

Sin embargo, no debemos confundir esta prohibición con el resto de libertad, ya que el usuario seguiría teniendo total y absoluto acceso para personalizar su dispositivo --ya sea con root o sin root--, mediante launchers alternativos, mods, o diversas apps de esta índole.

Menos funciones y posibilidades

Sí, estamos de acuerdo en que la mano de las fabricantes en el software aporta muchas cosas negativas, pero tampoco podemos negar las cosas positivas. Muchas de estas capas añaden opciones y posibilidades a Android que sin ellas no serían posibles, o lo serían pero mucho más tarde. Por ejemplo, --y esto es algo que me gusta particularmente-- Samsung añadía en su momento la conocida Multiwindow, que ahora ya es accesible por todos con ciertas apps y con módulos Xposed, pero que cuando lo introdujo por primera vez la firma surcoreana supuso una forma más de explotar la potencia de Android, incluida esa multitarea real que hasta ese momento no habíamos disfrutado en toda su esencia.La multi ventana llega al Galaxy S IIIDe no haber existido TouchWiz por no poder usarse, es muy probable que Samsung ni se hubiese molestado en investigar en el terreno del software, y así como Samsung, las demás compañías, que podrían tomarse esta prohibición como una advertencia por parte de Google para que dejasen de desarrollar software por su cuenta. De haber sido así desde un principio, probablemente no habríamos conocido HTC Zoe, HTC BlinkFeed, o el Knock Code de LG --que ahora podemos tener en cualquier terminal--, por poner unos ejemplos.

Por supuesto, son muchos los desarrolladores que realizan un gran trabajo tanto en Google Play como a través de las grandes comunidades como XDA, y sin ir más lejos, ahí está la experiencia Nexus para demostrarnos que no es necesaria la mano de ninguna tercera compañía para disfrutar de Android.

El ataque de los "haters"

Una norma prohibitiva de este calibre en Android alentaría en gran medida los sentimientos más oscuros de aquellos que "no comparten", por decirlo de alguna forma, la filosofía de este sistema, que tiene como pilar fundamental esa libertad de la que hablábamos.

Con la noticia con la que abríamos este artículo, ya fueron muchos --en su mayoría usuarios Apple, por supuesto--, los que no tardaron en criticar el movimiento de Google, argumentando precisamente un claro ataque a la libertad, y aderezándolo con un acusatorio "y luego hablábais de Apple". Solo hay que imaginarse la situación si esta norma se aprobase...

Apple contra Android

Ahora, por supuesto, queremos saber tu opinión al respecto. ¿Te gustaría que esto llegase a suceder? ¿Qué puntos positivos y negativos ves tú?

Temas relacionados: Samsung

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!