Close Button
Compartir

Finalmente ya está aquí. En un evento que se ha celebrado esta tarde, Apple ha presentado al mayor de sus teléfonos, el iPhone 6 Plus. Eran muchas las voces que reclamaban a la empresa de Cupertino que desarrollara un dispositivo con una pantalla mayor para poder hacer frente a sus rivales de Android, especialmente a Samsung, y finalmente se han decidido.

Con una pantalla de 5,5 pulgadas, el iPhone 6 Plus es un teléfono que se queda entre medio de los dos buques insignia de Samsung, el Samsung Galaxy S5 y el recién presentado Samsung Galaxy Note 4. Como ya acostumbra a ser habitual en la marca de la manzana mordida, durante la presentación no se han mencionado todas las especificaciones del nuevo terminal, pero sí las suficientes como para que podamos enfrentarlo con el nuevo phablet de Samsung y ver qué tiene cada uno de bueno, así que vamos allá.

EspecificacionesSamsung Galaxy Note 4iPhone 6 Plus
Dimensiones153,5 x 78,6 x 8,5 milímetros158 x 78 x 7,1 milímetros
Peso176 gramosN/D
Pantalla5,7 pulgadas con resolución 2560 x 1440 (QHD)5,5 pulgadas con resolución 1920x 1080 (FullHD)
ProcesadorQualcomm Snapdragon 805 con GPU Adreno 420
Exynos 5433 de ocho núcleos a 1,9 GHz
Apple A8 de 64 bits
RAM3 GB de memoria RAMN/D
Sistema operativoAndroid 4.4.4 KitKatiOS 8
Almacenamiento32 GB con slot para tarjetas MicroSD16/64/128 GB
CámarasCámara trasera de 16 megapíxeles con flash LED y OIS. Cámara delantera de 3,8 megapíxelesCámara trasera de 8 megapíxeles con flash LED True Tone y OIS. Cámara delantera HD
Batería3.220 mAh2.915 mAh
OtrosWiFi 802.11 b/g/n, GLONASS, Stylus S-Pen, NFC y tres micrófonosWiFi 802.11 ac, NFC, LTE Cat.4,
Precio de salidaUnos 700 euros799 euros

Diseño

En lo que a diseño se refiere, todo son cuestión de gustos, pero lo que es innegable es que los iPhone cuentan con uno de los mejores dentro del mundo de la telefonía. Con un grosor muy reducido y sus cuerpos metálicos, tienen un aspecto muy reconocible, a la par que Samsung, compañía que también ha ido siguiendo una misma línea en los terminales presentados en los últimos años.

Lo primero que destaca en esta nueva generación de iPhone es que se han redondeado los bordes para hacerlos un poco más amable a la vista y facilitar su sujeción. A parte de esto, el terminal no cuenta con demasiados cambios respecto al resto de versiones presentadas con anterioridad.

Por su parte, el Samsung Galaxy Note 4 ha recuperado un poco el espíritu del genial Samsung Galaxy S II, con unas formas que nos recuerdan mucho a dicho terminal. Además, también se ha hecho uso del marco metálico que vimos por primera vez en el Samsung Galaxy Alpha, un detalle que le otorga un acabado algo más premium que sus anteriores versiones, pero que se queda a medias en la posibilidad de que el cuerpo fuera finalmente enteramente de aluminio.

Un detalle que vemos en ambos terminales es que se ha buscado facilitar la ergonomía y el uso, puesto que los dos cuentan con el botón de desbloqueo en el lateral derecho. Con pantallas tan grandes, colocarlo en la parte superior hubiera sido un error, puesto que dificultaría el acceso a este y a la vez estaría facilitando la posibilidad de que se resbalara de las manos.

Hardware

En este apartado no hace falta decir que el Samsung Galaxy Note 4 será el ganador, como mínimo en lo que a potencia se refiere. Mientras que dentro de la familia Android los fabricantes luchan por usar lo último en tecnología y presentan unos terminales que casi hacen las mismas cosas que un ordenador, Apple se conforma con que el teléfono tenga la potencia justa y necesaria.

De sobras es sabido que la mayoría del tiempo no estaremos usando los cuatro u ocho núcleos de un terminal de gama alta de Android, pero aún así, los usuarios no nos conformamos con esto y queremos ver más. En esta generación de iPhone, vemos como la situación es completamente distinta y, lejos de ser un error o una decepción, el iPhone 6 Plus montará un procesador Apple A8 de doble núcleo de 64 bits con unas características muy parecidas a las del iPhone 5s, pero con un mejor uso de la energía.

Como siempre, el hermetismo en lo que a especificaciones se refiere, hace que sea complicado comparar el hardware de ambos terminales, aunque sí que se pueden valorar ambas filosofías. Samsung busca tener el teléfono más potente a la vez que con un buen equilibrio con la batería, mientras que Apple se conforma con no tener cosas como la multitarea tan desarrolladas, para así conseguir una autonomía mucho mayor y un grosor del terminal más reducido.

Conclusión

Sin lugar a dudas, dos terminales muy distintos enfocados a dos públicos que buscan también cosas diferentes. En el apartado del diseño, el aspecto más importante es el aumento de tamaño que ha experimentado el teléfono de Apple, mientras que vemos como el Samsung Galaxy Note 4 sigue la línea de sus anteriores versiones. Por otro lado, el hardware es el aspecto donde ambos dispositivos distan más, una cosa a la que ya nos hemos ido acostumbrando con el paso de los años.

Sabemos que muy probablemente nunca pasará pero, ¿qué os parecería ver el mismo iPhone presentado hoy corriendo bajo Android? Con un procesador de dos núcleos, lo consideraríamos más anticuado que el HTC Dream.

Temas relacionados: iPhone, Samsung Galaxy, Samsung Galaxy Note

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!