Close Button
×

La importancia de tener aplicaciones de calidad, o cómo Apple ha roto todos los récords

Última actualización el 29/01/2015 a las 00:46

Imagen trasera del iPhone 6 Plus

La guerra entre iOS –Apple- y Android –Google– parece que jamás tendrá fin, ambos son los dos mejores sistemas operativos para móviles actualmente, y salvo que algún tercero como Windows lo evite, esta situación parece ir para largo, muy largo.

El conflicto dialéctico que tenemos los usuarios de estas plataformas puede ser bastante divertido en ocasiones, pero a veces hay que rendirse a la evidencia. La objetividad en todos los ámbitos de nuestra vida es importante, y no podemos negar la obvio. Apple ha logrado algo que cualquier otra marca querría, vender 74,5 millones de unidades registrando un aumento del 46% respecto al año pasado.

Podemos hablar de que si fanboys, manzanitas mordidas o lo que sea, pero iOS vende. Algunos incluso hablarán de que su hardware es superior a cualquier gama alta de Android –mentira–, pero si comparamos la situación de Apple con la de otras marcas importantes como HTC, Samsung o Sony, vemos estados de ánimo muy distintos.

Entonces, ¿cuál es la formula de éxito de iOS? ¿Exclusividad? ¿Hardware puntero? No, nada más y nada menos que un sistema operativo de calidad y cuidado, donde las aplicaciones son las verdaderas protagonistas.

Así es, en un mundo donde el hardware es prácticamente el mismo en todos los dispositivos del mercado, hay que buscar lo diferente. Que el Samsung Galaxy Note 4 haya sido el mejor dispositivo Android del 2014 no ha sido gracias a sus características técnicas, si no porque ha sabido ofrecer algo que ningún otro terminal ha ofertado, un software que a pesar de tener muchas limitaciones –TouchWiz–, eran paliadas gracias al uso del S Pen, ofreciendo una experiencia de usuario inalcanzable en ningún otro dispositivo Android.

Algo similar le ha sucedido a Apple, a sus iPhone y a iOS. Gracias a una tienda de aplicaciones restrictiva y exigente, ha logrado ofrecer algo que Android no ha podido, un ecosistema de aplicaciones casi perfecto. Está claro, el hardware se puede comprar, pero la calidad de los servicios no, y Google Play está –lamentablemente– a años luz de la tienda de Apple.

Aplicaciones chorras, inservibles, algunas incluso con código malicioso, sumado al pasotismo de Google, todo ello ha ayudado a que proliferen las aplicaciones o servicios “basura”. Si además añadimos la facilidad con la que se puede piratear en el sistema de Google —y que cada vez nos cuesta más sacar la cartera–, es normal que los esfuerzos de muchos de los desarrolladores vayan encaminados a la App Store.

Por supuesto, todo esto está cambiando poco a poco. Material Design ha logrado aunar a muchos desarrolladores y sus aplicaciones bajo una misma interfaz, por lo que cada vez más servicios siguen el guión marcado por Google. Google Play se acerca en calidad –en cantidad ya le gana– a iOS y sus aplicaciones y esto es algo bastante bueno para todos nosotros.

El éxito de los de Cupertino reside en ofrecer calidad en sus dispositivos, tanto en el exterior como en el interior. Google quiere ofrecer a sus usuarios dicha calidad con Android 5.0 y Material Design, algo que verdaderamente nos gusta. A la gente se le gana por los servicios ofrecidos, no por la cantidad de RAM que tengan sus dispositivos.

Temas relacionados: Otros Sistemas Operativos

VER COMENTARIOS