HTC, ¿qué te ha pasado?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

htc-11-rumores-espec-2

Lo intentaron con su último flagship, el HTC 10, del cuál ya os hablamos. No se rinden ni siquiera con el futurible HTC 11. HTC sigue luchando por su hueco en el mundo de la tecnología, pero han perdido bastante el rumbo. Y no precisamente por ellos solos.

Ojo, lejos de ser hater –ni mucho menos– de los taiwaneses que dieron vida al Google Pixel, les tengo un respeto bestial por la hazaña de haber sido los pioneros en Android. Pero con las últimas noticias, tales como el cierre de la delegación de HTC en España y sus continuos números rojos, me veo en la obligación de analizar lo que le le ha ocurrido a esta marca tan emblemática.

Inicios gloriosos

Todos recordamos a HTC con cariño si nos fijamos en el pasado. Dieron vida a nuestro pequeño Andy de la mano del HTC Dream, un smartphone que si bien no era el más bonito del mundo, sentó las bases para lo que sería un exito sin precedentes en el mundo de la telefonía móvil. Sucesivamente, una amalgama de buenos dispositivos les dieron su merecido reconocimiento.

htc-dream-700x500

Junto con míticos como el HTC Wildfire o el polémico HTC Chachacha, para bien o para mal, tuvieron impacto, y el necesario. Unos se vendían como churros, y otros quedaban olvidados en el catálogo, y no importaba. Porque sus diseños chocantes y su innovación consiguieron hacer grande lo que es Android hasta hoy. Y como dicen: todo llega a su fin.

El descenso a la tierra

htc-10-camara

Como dijo Artie Ziff en Los Simpsons, la burbuja estalló. Con el boom de Android, multitud de marcas se quisieron subir al carro –otras tardaron, como Nokia. Ehem, ehem– y se crearon las llamadas gamas. Según tus deseos, podías adquirir el que quisieras, y la clave para hacerse eco era la relación calidad precio, lejos del éxito ancestral de las viejas marcas.

Samsung lo petaba con la Saga S, LG hacía lo propio con su saga G, y hasta Sony tuvo su piquito con la Z –madre mía, el abecedario–. Y HTC no tuvo mucho rumbo fijo en esta posición. Los modelos se confundían entre las gamas y los catálogos, y ninguno tenía un camino fijo. Fallos en las actualizaciones, combinaciones de hardware algo extrañas…

Quizás te interese: HTC M8, análisis

El acabóse

Y esto, amigos míos, derivó en que ya apenas nadie compraba smartphones de HTC. Samsung y Apple dominaban –y dominan– y con el aumento del mercado chino, todo fue a peor. Los flagships de HTC eran continuistas y aburridos, poco destacados en el mercado. Y sobre todo, y a mi opinión, el mayor error de todos, eran caros.

htc-one-m8

Un ejemplo claro es el HTC 10. Pagar 800€ por un hardware que por supuesto no era el más top del mercado y el elevado precio de las gamas inferiores ha sido un error desproporcionado. Marcas como Xiaomi o Samsung ofrecen smartphones de gamas inferiores, con precios decentes. Lejos del chinerío, por supuesto.

Y a esto se le suma el desprestigio de la marca. Huawei tiene claro que si quiere alzarse victorioso, debe tener nombre. HTC se vendió a Google con el Google Pixel, y precisamente al haberse vendido tantísimo este smartphone, los taiwaneses han perdido la oportunidad de perder prestigio por un parche a una solución temporal. Y eso no es así.

No caigas, Taiwán

Siempre se puede salir de todo, pero HTC debe marcarse un rumbo fijo y claro. Deben tener una estrategia en vez de buscar parches, y ponerse al nivel de gigantes como Samsung y coger mercado chino como OnePlus. Y no siempre se consigue de la mano de la gama alta. Si quieres resurgir, HTC, ponte fuerte, y camina, no gatees.

¿Crees que HTC renacerá de sus cenizas?

¡Síguenos en Telegram para enterarte de lo más destacado del día y de las mejores ofertas Android!

Archivado en Empresas, HTC, HTC 10
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs