Lo peor de Android de 2016

COMPARTIR 0 TWITTEAR

peor-android-2016-note7

A menos de 48 horas para dar la bienvenida a 2017, es la hora de recordar cómo ha sido 2016: Android 7.0 Nougat, la desaparición de BlackBerry, el estreno de Google como fabricante, el avance imparable de las firmas chinas…

Para bien o para mal, hoy toca centrarse concretamente en aquellos fracasos, malas ideas y demás acciones que valen la pena olvidar, es decir, en esta ocasión os traemos lo que en nuestra opinión ha sido lo peor de Android y su mundo en 2016.

Sony

Sony es la compañía que peor lo ha hecho este año. Un mal inicio el el Mobile World Congress más la ligera recuperación antaño de HTC han causado que la firma nipona tenga un lugar en esta lista, siempre desde el punto de vista de sus productos con Android.

En efecto, Sony apostó por un Mobile World Congress discreto, donde nos anunció el fin de la família “Xperia Z” y nos presentó los Xperia X, Xperia XA y Xperia X Performance, tres móviles de tres gamas distintas que no cuajaron en todo el año.

xony-xperia-xa-frontal

Después de algunos meses, Sony no reaccionó: nos presentó la continuación de estos 3 dispositivos (Xperia X Compact, Xperia XZ…) y mostraban los mismos problemas: precios desorbitados y un hardware que no estaba a la altura de sus rivales. Quién quisiera otro Sony Xperia Z3…

Samsung Galaxy Note7

Por supuesto, y como no podía ser de otra forma, el Samsung Galaxy Note7 es de largo el peor suceso de Android de 2016. Por un lado, porque se trataba de un tope de gama, en segundo lugar, porque era fabricado por Samsung, una de las firmas con más reputación del sector, y en tercer lugar, porque no lo supieron (ni saben) remediarlo.

El Note7 iba a ser el segundo buque insignia de 2016 de Samsung y por lo tanto el relevo del S7, además del móvil que iba a eclipsar al iPhone 7. Por otro lado, era la alternativa ideal para aquellos usuarios que deseaban un móvil de unas dimensiones algo más grandes y que el uso de un lápiz inteligente les era esencial, y por último, ¡era el primer android en integrar un lector de iris!

samsung-galaxy-note7

Un fallo en el 80% de sus baterías fue la razón de que la gran mayoría de los Note7 prendieran de forma inesperada, forzando a Samsung a dar la cara y a reconocer que sus Note7 eran defectuosos. A partir de ahí, la firma coreana tampoco supo reaccionar de la mejor forma.

Para empezar, decidieron tomar medidas y lanzar una actualización que evitaba la carga del dispositivo más allá del 60%, evitando así el sobrecalentamiento de la batería. Al ver que ni tan solo así podían evitar que su nuevo tope de gama empezará a arder de forma repentina, decidieron llevar a cabo la retirada del mercado del dispositivo y empezar su plan de sustituciones a nivel global.

Este desastre ha causado entre muchas otras cosas que posiblemente no haya S8 en el próximo Mobile World Congress, que posiblemente sea el fin de la família Note y una pérdida de confianza por gran parte de sus usuarios de ahora en adelante. Hoy en día, pero, más de un millón de personas siguen con un Note7 en la mano.

El intento modular de LG y Motorola

Fue también el MWC donde LG nos introdujo por sorpresa el concepto modular, la principal característica de su nuevo buque insignia, el LG G5. Meses más tarde, Lenovo se sumó a la fiesta con los Moto Mods, pero ni uno ni el otro destacaron por ello.

Por un lado, se trataba del primer smartphone modular de LG, así que su G5 sufrió duras críticas por su diseño: una especie de piel de plástico, algo gordo y una en líneas generales, simplemente era feo. Lo que realmente mató a sus módulos fue su precio, exageradamente caros por la “utilidad” que ofrecían.

lg g5 android 7.0

Por el otro lado, Lenovo sí que se las apañó mejor con sus Moto Mods y sus Moto Z y Moto Z Play, pero en ninguno de los dos casos su diseño modular es el motivo de peso de su compra. Además, la funcionalidad extra que te daba un Moto Mod tampoco valía la pena si lo comparamos con su precio.

Las tablets no remontan

Si algo ya vimos en 2015 fue que las tablets estaban quedando en segundo plano, pero ha sido en 2016 donde nos hemos dado cuenta de que prácticamente están medio muertas, sin ningún avance significativo ni modelos a tener en cuenta.

Ya sea porque el tamaño de los móviles tiende a crecer o porque sus paneles y su potencia cada vez es mayor, las tablets ya no gustan. Lo vemos reflejado en la mayoría de fabricantes: Samsung ha sacado un par de modelos discretos, Sony y Google se han rendido y tan solo las firmas chinas (Huawei, Xiaomi) han despertado alguna atención por sus tabletas. ¿Se morirán en 2017?

Samsung Galaxy View pantalla

Android Wear 2.0

Después del boom de los wearables en 2014 y 2015, estos ban a la baja. Android Wear, el sistema operativo para estos gadgets, no ha sabido reanimar el sector con su versión 2.0, causando así que apenas haya habido avances o un aumento de ventas.

De nuevo, el precio ha sido determinante en ellos: siguen siendo caros para lo que ofrecen. En mi opinión, pero, lo que definitivamente los está eclipsando es la realidad virtual, la moda de 2016 que ha provocado que hasta Lenovo no saqué ningún otro reloj Moto 360 en 2017.

android-wear-2-0-retraso-destacada

Innovación

Por desgracia, este 2016 ha sido algo pobre en innovaciones de cara al mundo Android. A destacar, tan solo he visto:

  • El cambio definitivo de Dalvik a ART

  • El siguiente paso en las memorias RAM: LPDDR4

  • Aumento significativo de las velocidades de almacenamiento de memoria

  • La lenta llegada de los USB Tipo C

Galaxy S7 microUSB

¿Qué crees tú que ha sido lo peor de Android de 2016?

¡Síguenos en Telegram para enterarte de lo más destacado del día y de las mejores ofertas Android!

Archivado en Android Wear, Desarrollo Android, Errores, LG G5, Samsung Galaxy Note7, Smartphones modulares, Wearables
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs