Móviles de 600, 700 u 800 euros, ¿merecen la pena el esfuerzo?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Los smartphones han cambiado mucho con el paso del tiempo, y uno de los aspectos más afectados por esta evolución ha sido, sin duda alguna, el precio. Aunque cada vez hay más fabricantes que deciden apostar por las gamas intermedias, o las gamas altas a precios contenidos, otros, en cambio, mantienen su apuesta por los terminales “premium”, cuyos precios alcanzan cifras que superan, en muchas ocasiones, los 600, 700 e incluso 800 euros.

Como es evidente, no todo el mundo está dispuesto a gastar estas cantidades de dinero en un teléfono móvil que reemplazarán por otro en un período relativamente corto de tiempo. Ya sean 2, 4 o 6 años, los smartphones tienen una vida útil limitada.

Así pues, hoy hemos querido reflexionar sobre los últimos lanzamientos en el terreno de la gama alta de la telefonía, y pararnos a pensar si realmente merece la pena el esfuerzo que supone –para algunos– gastar los más de 600 euros que puede costar un terminal “premium” actual.

¿Merece la pena pagar más de 600 euros por un móvil?

Samsung Galaxy S8, pantalla

Si echamos un ojo al mercado actual, veremos que los terminales de gama alta de las firmas más populares oscilan entre los 649 euros que cuesta el Huawei P10, y los 909 euros del Samsung Galaxy S8+, pasando por los 749 de los LG G6 y Xperia XZ Premium. Así pues, aquellos usuarios que deseen hacerse con lo último de las principales compañías, deberán desembolsar una cifra peligrosamente cercana a los 1.000 euros.

En cambio, terminales como el OnePlus 3T, Honor 8 Pro o Xiaomi Mi 6, rondan los 400 euros en sus versiones más top, ofreciendo unas características muy similares a las de los denominados smartphones premium. Como es evidente, estos precios se deben a que los fabricantes que deciden arriesgarse a vender sus terminales top a precios reducidos, tienen un margen de beneficio por venta inferior al de otras marcas.

oneplus-3-motivos-comprar-2

Teniendo esto en cuenta, en un principio podría parecer absurdo comprar un gama alta “de los caros”. Sin embargo, en la mayoría de ocasiones, los terminales más “premium” cuentan con detalles característicos, con los que otros dispositivos más asequibles no pueden competir. Un ejemplo lo tenemos en el Xiaomi Mi Mix, el terminal con mejor diseño y más innovador de Xiaomi hasta la fecha. Si bien es cierto que su precio es relativamente contenido, el alto coste del desarrollo y producción del terminal ha impedido a la firma china comercializar su terminal por el mismo precio que su gama de dispositivos Mi. Y es que la innovación tiene un precio.

Otro de los aspectos donde más diferencias se suelen encontrar si comparamos smartphones “premium” como los gama alta de precio contenido, es el del apartado fotográfico. En muchas ocasiones, estos últimos son capaces de plantar cara a los primeros, pero casi siempre quedan por debajo en cuanto a la calidad de los resultados ofrecidos. Sin embargo, este año la evolución no parece haber sido suficiente como superar a las cámaras de los terminales del pasado año, lo cual desencadena en el siguiente punto.

¿Qué pasa cuando la innovación no es suficiente?

Sony Xperia XZ Premium vídeo

Aunque nos duela reconocerlo, la gama alta de este año apenas ha supuesto una evolución importante con respecto a lo que ya teníamos en el mercado. Sí, los diseños son mejores, y sí, los procesadores son más potentes. Pero, para muchos –entre los que me incluyo–, este no es un incentivo suficiente para desembolsar una cifra cercana a los 1.000 euros en mi próximo terminal.

Y es que la generación de gama alta actual es el ejemplo más caro del estancamiento de la industria. El LG G6 cuenta con un procesador del año pasado, el Huawei P10 más de lo mismo, además de ciertos problemas graves de memoria, el Samsung Galaxy S8 tiene una cámara que no sorprende como sí lo hacía en anteriores ediciones, el XZ Premium un diseño del año 2013… Hemos llegado a un punto en el que, aunque la innovación es cada vez más difícil, los fabricantes continúan aumentando los precios sin ofrecer un valor añadido que justifique este incremento.

Conclusiones

LG g6

Comprar un gama alta de precio reducido, o un gama media-premium, puede ser una de las opciones más inteligentes a la hora de querer ahorrar dinero sin dejar pasar la oportunidad de disfrutar de una buena experiencia de usuario. Sin embargo, los smartphones más “premium” continuarán siendo los que encabezarán el panorama móvil gracias a la innovación y calidad que ofrecen, a cambio, por supuesto, de un precio superior. Otra opción inteligente sería esperar a que los terminales más caros comiencen a bajar de precio, y aprovechar para comprar un terminal de hace unos meses, o de la anterior generación, por un precio notablemente inferior al de su lanzamiento.

Así pues, a la pregunta de si merece la pena gastar más de 600 euros en un móvil, la respuesta, al igual que a muchas otras cuestiones en esta vida, es: depende. Depende de si el usuario está dispuesto a gastar una suma de dinero de tal calibre, y depende de si quiere disfrutar de las innovaciones, por mínimas que sean, o si por el contrario se conforma con un buen rendimiento y una experiencia equilibrada.

Y tú, ¿crees que merece la pena gastar más de 600 euros en un móvil?

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en LG G6, Opinión, Samsung Galaxy S8, Smartphones Android, Sony Xperia XZ Premium
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion