¿Por qué no es obligatorio poner una contraseña para poder apagar el móvil?

¿Por qué no es obligatorio poner una contraseña para poder apagar el móvil?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Contraseña apagar Android

Seguramente tengas algún amigo al que le han robado el móvil en alguna ocasión. Yo conozco a un par de personas que son un imán para ladrones, a los que le han robado dos o tres en los últimos años, y creo que los terminales Android tienen gran parte de la culpa, por el simple motivo de que son fáciles de robar. Me explico: cuando robas un iPhone lo bloqueas por iCloud y listo, se queda hecho un ladrillo que nadie puede usar salvo el dueño, que conoce la contraseña. Un Android no.

Los terminales Android, si te paras a pensarlo, son muy jugosos porque no tienen protección anti robo. Una persona con los conocimientos adecuados o que investigue un poco sabe qué tiene que hacer para que no quede ni rastro del dueño del teléfono, pudiendo así revenderlo sin mayor dificultad. Por eso me pregunto, ¿por qué no implementan una contraseña obligatoria para poder apagar el teléfono?

Con una contraseña todo sería más fácil

Método de bloqueo más seguro

La inmensa mayoría de dispositivos actuales son unibody, es decir, están construidos en una sola pieza. Salvo que tengas conocimientos técnicos avanzados para desmontar un teléfono (que yo creo que el ladrón de móviles estándar no los tiene), es imposible abrir el teléfono para extraer la batería y apagarlo. Sin embargo, casi todos los terminales pueden apagarse si dejas pulsado el botón de apagar, por lo que aunque no se pueda extraer la batería pueden apagarse igualmente.

Hay algunos dispositivos, como los Note 8 y los Galaxy S8, que pueden configurarse para que, si el teléfono está bloqueado, te pida un PIN para poder apagarlo. Esta función, a su vez, inhabilita la pulsación larga del botón de apagado, por lo que la única forma de que el teléfono se apague es o reventándolo contra el suelo –esto es ironía, no te lo tomes en serio– o esperando a que se le acabe la batería. Este sistema no es infalible desgraciadamente, ya que con el código adecuado puedes hacerle un overpass.

Por fortuna, hasta que la batería del teléfono se acabe el usuario afectado por el robo tiene tiempo de sobra para localizar la ubicación del terminal mediante el administrador de dispositivos y su cuenta de Google –por eso es importante recordar tu contraseña de Google–. Los nuevos smartphones tienen una buenísima conexión GPS, permitiendo geolocalizar el terminal en cuestión de dos o tres segundos y seguirlo en directo. Con ello puedes ir a la Policía para que pillen el ladrón y te ayuden a recuperar el dispositivo.

Aunque el sistema tiene fallos

por que telefonos gama alta no tienen dual sim

No es un sistema perfecto, desde luego. Si bien es cierto que una contraseña nos facilitaría mucho el trabajo, la realidad es que todavía hay un fallo importante: la SIM. Si el ladrón quita la SIM y el terminal se queda incomunicado, el administrador de dispositivos no funcionará y no se podrá localizar el terminal. Es verdad que para poder extraer la SIM necesitará el pinchito que viene en la caja, y posiblemente no lo lleve encima, pero tarde o temprano tendrá uno y la podrá quitar.

¿Cómo se puede solucionar esto? Pues con alguna suerte de conexión de datos provisional implementada en el teléfono, de tal forma que el teléfono siga emitiendo señal aunque no tenga SIM durante unas cuantas horas, tiempo más que suficiente para ir a la Policía, denunciar el robo y mostrar la última ubicación conocida. Eso, o que las marcas implementen de una vez las tarjetas SIM virtuales para que no dependamos de un chip extraíble.

¿Qué os parece la idea?

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal.

Archivado en Contraseña, Robos, Seguridad Android, SIM, Smartphones Android
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs