Fotografía Android para dummies (II): la velocidad de obturación

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Fotografía Android para dummies la velocidad de obturación

La semana pasada empezamos con una sección llamada “Fotografía Android para dummies”, una colección de artículos publicados cada semana con los que queremos ayudarte a que le saques todo el partido a la cámara de tu Android. En la primera edición hablamos de los megapíxeles y de por qué no son tan relevantes a la hora de hacer fotos. Hoy le llega el turno a la velocidad de obturación, uno de los apartados más importantes y que, bien dominado, puede darnos unos resultados espectaculares.

Para que entiendas mejor cómo funciona la velocidad de obturación voy a pedirte que te imagines un ojo. ¿Lo tienes? Bien. La cámara sería el ojo completo, el sensor sería la retina, y la velocidad a la que parpadeas sería la velocidad de obturación. ¿Y qué es el obturador? Es el dispositivo que se encarga de regular la cantidad de luz que recibe el sensor, o dicho de otra forma, la cantidad de luz que entra en nuestro ojo imaginario. ¿Y para qué sirve? Para congelar –o no– el movimiento.

¿Cómo funciona la velocidad de obturación?

Velocidad de obturación

La velocidad de obturación, como te adelantábamos antes, sirve para medir la cantidad de tiempo que el sensor de la cámara estará recibiendo luz. Siguiendo con el ejemplo del ojo, la velocidad de obturación establecerá a qué velocidad parpadeará y, por tanto, cuánto tiempo estará el ojo recibiendo la luz que rebota del sujeto al que está mirando. En fotografía estos tiempos suelen ser muy rápidos, por lo que se miden en fracciones de segundo.

1″ significa que el obturador estará abierto durante un segundo, 1/25 que estará abierto 0,04 segundos, 1/250 que estará abierto 0,004 segundos, y así sucesivamente. Es importante que sepas que cuando pasas de un valor a otro estás multiplicando o dividendo por dos la cantidad de luz que le entra a la cámara. Cuanto mayor sea el divisor (la cifra de la derecha), más rápida será la velocidad, es decir, más rápido parpadeará nuestro ojo ficticio. Así, la velocidad de obturación se divide en dos:

  • Velocidades rápidas o tiempos cortos: todas aquellas inferiores a 1/60 (1/250, 1/1000, 1/4000…)
  • Velocidades lentas o tiempos largos: todas aquellas superiores a 1/60 (1/30, 1″, 2″…)

Usando velocidades rápidas podremos congelar la imagen (foto superior izquierda), aunque esa rápida velocidad tiene que ser compensada con apertura de diafragma o ISO –veremos ambas en próximas ediciones–. Usando velocidades lentas, la cámara recibirá luz durante mucho más tiempo y podrás hacer fotos más creativas con técnicas como el Light Painting (foto superior derecha), aunque para ello necesitarás un trípode.

¿Cuál es la mejor velocidad de obturación para echar fotos?

Andro4all hecho con light painting

La mejor velocidad es la que se adapte a la foto que estás tomando. Si vas a capturar a un futbolista en el momento justo en que golpea un balón necesitarás velocidades muy rápidas. Si quieres capturar el trazo de luz de los fuegos artificiales necesitarás velocidades lentas. Si quieres fotografiar las estrellas necesitarás una velocidad muy, muy lenta –y, posiblemente, algo más que un smartphone–. Depende, siempre, de qué estés fotografiando.

Sin embargo, se suele decir que la velocidad de obturación para “andar por casa” es 1/125, velocidad suficiente para capturar el movimiento y obtener una imagen nítida. Lo mejor es que vayas probando por ti mismo en diferentes situaciones y aprendas con la experiencia. De todas formas, la semana que viene volveremos con otra edición de “Fotografía Android para dummies”, donde te enseñaremos algo que seguro que te va a encantar.

¡Síguenos en Telegram para enterarte de lo más destacado del día y de las mejores ofertas Android!

Archivado en Fotografía Android, Trucos Android
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs