Por qué pagar 1.000 euros por un móvil tiene todo el sentido del mundo

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Por qué pagar 1.000 euros por un móvil tiene todo el sentido del mundo

Este pasado año hemos visto como el sector de los smartphones se ha subido al carro de los mil euros. Las empresas como Samsung, Apple e incluso Huawei han lanzado sus primeros dispositivos en superar el millar de euros en precio, y por supuesto, tanto los medios como los usuarios se han echado encima diciendo que es un disparate, que no tiene sentido y que es un abuso. Sin embargo, abro paraguas: pagar esa enorme cantidad de dinero por un móvil tiene todo el sentido del mundo.

Lo que vas a leer a continuación es mi opinión personal al respecto. Entiendo que no la compartas y que no estés de acuerdo, por ello, antes de nada, quiero invitarte a que publiques tu comentario más abajo expresando tus ideas una vez hayas leído el post. Dicho esto, ¿por qué tiene sentido pagar mil o más euros por un smartphone, sea de la marca que sea? Porque una cosa es el precio, y otra muy distinta es el valor.

Precio y valor, dos términos distintos que solemos mezclar en uno solo

Por qué pagar 1.000 euros por un móvil tiene todo el sentido del mundo 2

En el sector de la economía, más concretamente en el ámbito de la inversión en bolsa, precio y valor tienen que diferenciarse muy, pero que muy bien. Warren Buffet, uno de los inversores más famosos del mundo, es claro en su definición: precio es lo que pagas; valor es lo que consigues. Puede parecer una definición demasiado abstracta, pero resume a la perfección lo que un usuario que se compra un iPhone X siente al desembolsar mil euros para salir de la Apple Store con uno en su bolsillo.

La principal diferencia entre el precio y el valor es que el primero es objetivo. El precio es el dinero que se paga para obtener un bien o servicio, se puede cuantificar y medir y depende de la oferta y la demanda, lo que hace que fluctúe y cambie con el paso del tiempo. El valor es completamente subjetivo, depende de lo que ese bien o servicio signifique para la persona, ya valga 10, 100 o mil euros.

En el caso que nos atañe, ¿qué compras cuando compras un iPhone X, un Galaxy Note 8 o un Huawei Porsche Design Edition? Un móvil, sí, ¿pero qué más? Compras un estatus, una cualidad, una experiencia. ¿Parece absurdo? Sí, ¿pero quién no tiene guardado por ahí un juguete de cuando era pequeño? Yo, por ejemplo, tengo un cojín que mi abuela me cosió cuando nací. ¿Cuál su precio? No llegará a los 5 euros. ¿Cuál es su valor? Para mí, infinito, puede que para ti ninguno. Y ahí es donde está la diferencia.

Cuando pagas mil euros compras algo más que un smartphone

Sé que no suele gustar, pero voy a usar el iPhone X como ejemplo. Mira la publicidad de Apple, ¿qué vende? ¿Un teléfono? ¿Una cámara de fotos? ¿Un MP3? No, el teléfono siempre queda en segundo plano, porque lo que Apple vende es una experiencia, una forma de ser, de ver la vida, de usar la tecnología. No vende un iPhone o unos AirPods, vende la emoción de la música, lo que se siente al ver un atardecer en compañía.

Cuando una persona se compra un iPhone X está comprando el “poder sentir” esas experiencias y el estatus social que dicho dispositivo lleva implícito. Tú, como usuario, sé sincero: ¿qué piensas si ves a un hombre con traje redactando un mail desde un iPhone X? Que es un hombre de negocios que seguramente tenga algo gordo entre manos y que ese mail que está escribiendo es muy importante. Ahora cambia la situación, quita el iPhone y pon, qué te digo yo, un HTC o un LG. La cosa cambia, ¿verdad?. Puede parecer una tontería, y lo es, pero así es nuestra forma de ser.

Por qué pagar 1.000 euros por un móvil tiene todo el sentido del mundo 3

¿Es que acaso no puedes hacer exactamente lo mismo que el señor trajeado desde un Xiaomi? Sí, pero el estatus social no es el mismo, aunque nos duela. ¿Se puede aplicar esto a un Galaxy Note 8? Lo pongo en duda, por el simple hecho de que Android arrastra el estigma de que “es para pobres”, “va lento”, etc, etc, etc. En una ocasión tuve la oportunidad de hablar con un directivo de una famosa empresa española cuyo nombre no voy a revelar, y le pregunté por qué usaba un iPhone (yo usaba un Galaxy S7 edge por aquellos entonces). Su respuesta fue:

Porque si estás en una mesa de negocios hablando con alguien que va a darte un contrato millonario y sacas un Android la imagen que das dista mucho de la que quieres dar en realidad. Puede que ese teléfono tuyo sea más potente que un iPhone, pero el estatus que el iPhone te concede no lo concede el tuyo.

Y me tuve que callar, ya que tenía más razón que un santo. ¿Por qué? Porque pagar mil euros por un smartphone tiene sentido para la persona que lo compra, por el valor que obtiene. El precio queda reducido a un plano secundario, y el valor se convierte en protagonista. Por esto, querido lector, pagar mil euros por un móvil tiene todo el sentido del mundo.

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Apple iPhone X, Huawei Mate 10, Opinión, Samsung Galaxy Note 8, Smartphones Android
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion