Todo lo que necesitas saber sobre los móviles plegables

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Samsung, smartphone plegable

Si nos atenemos a los planes de las principales firmas telefónicas, no hay duda de que el futuro de los smartphones pasa por los diseños plegables. Cada vez son más las compañías que dejan claras sus intenciones de crear teléfonos flexibles, utilizando tecnologías innovadoras a las que, de momento, pocos tienen acceso.

Samsung, LG o Huawei, son solo algunas de las marcas que, en sus hojas de ruta, tienen apuntado el lanzamiento de algún que otro smartphone con cuerpo flexible, que al desplegarse por completo es capaz de transformarse en un dispositivo de gran pantalla similar a una tablet.

A día de hoy, eso sí, son muchas las dudas existentes alrededor de este nuevo formato de smartphones: ¿qué pueden aportar a la industria telefónica?, ¿cuándo se podrán comprar los primeros teléfonos flexibles?, ¿qué tecnologías requiere la fabricación de este tipo de dispositivos? Por eso, hoy intentamos arrojar algo de luz sobre uno de los temas que, junto a la inteligencia artificial, probablemente sea protagonista del panorama móvil durante la próxima década.

Smartphones flexibles, qué son y por qué son –o no– necesarios

Smartphone plegable de Oppo, prototipo

Para comenzar a hablar de smartphones plegables debemos remontarnos a 2011, cuando la versión de Android vigente era Froyo. Fue entonces cuando Kyocera, en un desesperado intento por desmarcarse del resto de fabricantes, lanzaba el Echo, un teléfono con una bisagra central y dos pantallas plegables.

Como era de esperar, un formato tan agresivo en un tiempo en el que no existían las avanzadas tecnologías a las que tenemos acceso hoy día, acabó siendo un estrepitoso fracaso.

Pero no fue el único intento fallido. Seis años más tarde, en pleno 2017, ZTE pretendía que gastásemos más de 800 euros en un teléfono con el mismo formato que el Kyocera Echo, el Axon M. Y es que la premisa de este terminal era exactamente la misma que la del modelo lanzado en 2011: dos pantallas unidas por una bisagra central, que nos permitirían utilizar el dispositivo en diferentes modos, ya sea como un smartphone convencional, o como una tablet sumando la superficie de los dos paneles.

ZTE Axon M

Pero Samsung, LG, Huawei, OPPO y el resto de marcas que pretenden adentrarse en el desconocido segmento de los smartphones plegables, no tienen la intención de seguir los pasos de las dos firmas antes mencionadas. Según el sinfín de patentes registradas por las diferentes compañías, tenemos una idea general de qué podemos encontrarnos en el catálogo de smartphones flexibles de aquí a unos años.

El prototipo de smartphone plegable sobre el que este tipo de firmas trabajan, consiste, generalmente, en un dispositivo con una única pantalla, y no dos como en el caso de los modelos de Kyocera y ZTE. Gracias al uso de tecnologías como P-OLED, estas pantallas serían capaces de plegarse sobre sí mismas sin necesidad de una bisagra central que una las dos partes del cuerpo, y lo mismo con el resto de componentes internos del terminal.

Si las bases están claras, ¿por qué aún no tenemos smartphones realmente flexibles? El verdadero problema es que la mayoría de componentes que forman un smartphone no están preparados para el supuesto uso diario que se le daría a un teléfono de estas características. Sería necesario trabajar en materiales y tecnologías extremadamente resistentes a la par que flexibles. Ron Mertens, fundador de OLED-info, señala lo siguiente al respecto:

Otro desafío en las pantallas plegables es la capa táctil, que también necesita soportar el plegado. La mayoría de las pantallas táctiles usan ITO (óxido de indio y estaño) como el material conductor transparente, pero no es flexible… así que una pantalla plegable necesitará materiales transparentes conductores de próxima generación que se puedan flexionar, tal vez nanohilos plateados, tal vez malla metálica, tal vez grafeno.

Ventajas de los smartphones plegables

samsung-movil-flexible

Que marcas de primer nivel estén destinando grandes sumas de dinero a la inversión de tecnologías relacionadas con los teléfonos plegables, significa que este tipo de dispositivos marcarán un antes y un después en la industria telefónica, aportando ventajas fuera del alcance de los smartphones convencionales. Pero, ¿es realmente así?

Es un hecho que los smartphones plegables con dos pantallas en formato “de libro” no han demostrado una evolución positiva con respecto al formato convencional. Por eso, las principales compañías han decidido huir de esta idea, y centrar sus esfuerzos en teléfonos realmente flexibles. Algunos expertos de la industria relacionan las siguientes ventajas con los smartphones flexibles:

  • Mayor resistencia: Por su naturaleza, las pantallas flexibles son más resistentes que las pantallas táctiles frágiles con frontal de vidrio que se usan en la mayoría de los teléfonos inteligentes actuales. Deberían resistir caídas y golpes sin romperse.

  • Menos espacio ocupado: Los teléfonos flexibles están construidos para aguantar presión, para plegarse cuando los llevas en el bolsillo. Son más ligeros.

  • Más baratos de producir. En principio, la tecnología en la que se basan sus pantallas es plástica e “imprimible”, lo cual significa que la producción de paneles para teléfonos flexibles debería ser mucho más barata.

  • Mejor uso de la multitarea: Dar a las aplicaciones sus propias páginas flexibles dedicadas, cada una con su propia capacidad de procesamiento, podría ayudar a “reducir la carga mental del usuario al cambiar entre aplicaciones”.

Como es lógico, una vez que las bases estén asentadas y los primeros teléfonos flexibles vean la luz con éxito, los fabricantes tendrán la posibilidad de llevar más allá este formato, con funciones más innovadores y otros usos que a día de hoy se escapan de nuestra imaginación.

Cuándo llegarán los primeros smartphones flexibles

Panel OLED flexible fabricado por Samsung

En 2017, cuando todos esperábamos la llegada del Galaxy X de Samsung, su supuesto primer smartphone plegable, la compañía decidió acabar de un plumazo con nuestras esperanzas, asegurando que ni el mercado ni la industria estaban preparados para dar la bienvenida a un terminal de este tipo.

Más tarde, sin embargo, fue la propia gigante surcoreana quien daba indicios de que los últimos meses de 2018 podrían albergar la llegada de los primeros smartphones flexibles totalmente plegables, incluso señalando que su primer modelo con esta peculiaridad comenzaría a ser fabricado en masa en noviembre de este año. Huawei, que tampoco quiere llegar tarde a la fiesta, confirmaba a través de su propio CEO hace unas semanas que su primer smartphone plegable estaría listo en 2018.

No sabemos si las marcas cumplirán sus deseos de lanzar los primeros teléfonos flexibles este año, aunque los analistas apuntan a que antes de 2020 el mercado estará repleto de dispositivos de este tipo. Tampoco sabemos si esta especie terminará por sustituir a los smartphones de toda la vida, o si ocuparán su propia categoría sin forzar a la industria a adoptar el nuevo formato.

Lo que está claro a día de hoy, es que los principales referentes del sector telefónico están trabajando por llevar a la realidad sus primeros teléfonos flexibles, buscando la utilidad real a estos dispositivos que prometen ser el estándar de la telefonía en los años venideros.

¡Síguenos en Telegram para enterarte de lo más destacado del día y de las mejores ofertas Android!

Archivado en Samsung Galaxy X, Smartphones Android, Teléfono plegable
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs