3 cosas que los usuarios Android (y de tecnología en general) deberíamos cambiar ya

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Trucos iconos Android

Con la penetración de la tecnología en nuestras vidas se han abierto varios debates que son dignos de tratar en la esfera pública. Rara es la semana que no surgen noticias sobre vulneraciones de la privacidad, piratería, sobre polémicas en redes sociales, etc. Estos días, sin ir más lejos, hemos tenido varias publicaciones al respecto, como la multa a Facebook y WhatsApp por cruzar datos entre sí. El problema, más allá de lo que esto supone, es que cuando estas cosas ocurren tendemos a actuar con absoluta pasividad e indiferencia.

Este es uno de los muchos ejemplos que podríamos dar sobre comportamientos ‘mejorables’ de los usuarios de tecnología, pero hay muchos más. En este artículo he elegido los tres que me parecen más evidentes, y como ya habrás podido deducir, lo que vas a leer es mi opinión personal al respecto. Por ello, antes de nada, me gustaría invitarte a que compartas la tuya en los comentarios.

¿Y cuáles son los comportamientos que los usuarios de tecnología, creo, debemos mejorar? Pues aquellos relacionados con la privacidad, con la piratería y con el debate en redes sociales y medios online. Pero no nos enrollemos más, empecemos.

Debemos preocuparnos más por nuestra privacidad e intimidad

Como saber todo lo que Facebook sabe sobre ti

Este apartado surge a raíz de la sanción impuesta a Facebook y WhatsApp que comentamos anteriormente, que ha sido de 300.000 euros a cada una de las empresas. Tu privacidad, al menos en España, vale eso. ¿Qué son 300.000 euros para Facebook? Nada. Los pagará gustosos y seguirá actuando a sus anchas. El problema es cuando surgen comentarios como “me da igual lo que Facebook sepa de mí” o “no tengo nada que ocultar”. Desde mi punto de vista, no es cuestión de que te importe más o menos lo que sepan de ti. Es cuestión de que una empresa, que en la vida va a rendirle cuentas a nadie, está haciendo con tus datos lo que le viene en gana sin que tú le hayas dado permiso.

Los usuarios de tecnología debemos meternos entre ceja y ceja que algo que es gratuito siempre tiene un precio: nuestros datos. Ya hemos hablado de lo mucho, mucho, mucho que Facebook sabe sobre todos y cada uno de nosotros y, sin embargo, nos mantenemos pasivos al respecto. Está muy bien quejarse en redes sociales, está bien opinar, pero de nada sirve si no hacemos algo para cambiarlo. ¿Cuántas de las personas a las que le importa su privacidad han desinstalado WhatsApp tras la noticia de esta semana? Piénsalo fríamente. No tengo las cifras, pero seguro que muy pocas –o ninguna–.

Otro aspecto importante es la intimidad. Con la llegada del formato efímero –Instagram Stories, Snapchat, Estado de WhatsApp, etc–, los usuarios hemos vendido no solo nuestros datos, sino nuestra vida personal. Nos sentimos protegidos con una cuenta privada o ante el hecho de que las fotos desaparecen en 24 horas, pero lo cierto es que nunca podremos saber el alcance que una captura de pantalla puede llegar a tener.

Aplicación de Instagram para Android

Puede sonar tremendista, pero hay webs en las que los usuarios intercambian fotos y vídeos de personas obtenidas de forma ilícita. Es curioso, porque la mayoría de ellas son fotos descargadas desde Facebook o, directamente, capturas de pantalla de Instagram. Y ojo, no hay que irse a la Deep Web para ello. Sin embargo, y a pesar de que sabemos lo rápido que funciona Internet, no tenemos pudor en publicar cualquier cosa privada. Creemos que las fotos de WhatsApp, Snapchat o Instagram se borran cuando las borramos nosotros, pero no es así. Se borran de la plataforma, del ámbito visible, pero están bien guardadas en los servidores de las compañías.

Tenemos que ser celosos de nuestra privacidad e intimidad. Mi premisa es “No publiques nada que no te gustaría ver en una de las pantallas de Time Square”. ¿Te daría vergüenza que tu última foto en la playa saliese allí? Entonces, ¿por qué la subes a una red global? Por supuesto, cada uno es libre de hacer lo que le de la gana, siempre y cuando sepa apechugar con las consecuencias.

Debemos ser conscientes de que las cosas tienen un precio que hay que pagar

Spotify para Android

La maldita cultura de lo gratuito. Hace unas semanas nos hacíamos eco de que Spotify estaba restringiendo el acceso a las aplicaciones piratas y modificadas, y muchas personas, para mi sorpresa, se echaban las manos a la cabeza. ¿De verdad tienes derecho a indignarte porque una plataforma de pago defienda su producto y sus ingresos? ¿En qué mundo vivimos? No puedo evitar recordar un comentario de un usuario que leí en Facebook. Este daba las gracias a todos los que pagaban por Spotify y Netflix porque, gracias a ellos, “los artistas pueden seguir teniendo ingresos” y él “podía seguir aprovechándose” usando apps para escuchar música gratis –no diré el nombre de la app, por supuesto–.

Este comportamiento, además de lamentable, es hipócrita. Nos quejamos de la corrupción, de que si tal o cuál persona ha robado X dinero, del abuso de las empresas, pero después no tenemos la decencia de pagar 10 tristes euros por música o películas y series ilimitadas. Consejos vendo, pero para mí no tengo.

Google Play Store

Otro aspecto importante es el de las aplicaciones, y aquí miro a los usuarios de Android (aunque se podría aplicar a los que piratean programas en Windows y Mac). Detrás de cada aplicación y juego hay un trabajo arduo y largo y, a pesar de ello, no nos cortamos un pelo en buscar “descargar no-sé-qué apk” en Google para piratearla. Si un juego es de pago es porque el desarrollador quiere obtener un beneficio de su trabajo, y lo que tú estás haciendo al piratearla es robarle. Punto y pelota. Y no vale la excusa de “la pirateo y si me gusta la compro”, porque podrías comprarla, probarla y devolverla si no te gusta.

Lo que no termino de entender es por qué lo digital tiene menos valor que lo físico. Parece que como es una app, que no existe, no es tangible, no se puede tocar, pues no pasa nada. Pero nada más lejos de la realidad. Ponte en el lugar de la persona a la que estás robando. Imagina que llega final de mes y tu jefe decide que no te va a pagar por tu trabajo, y que este mes no cobras porque “eres demasiado caro y no voy a pagar tanto por ti”. ¿Cómo te sentaría? Posiblemente le meterías fuego a la oficina, ¿verdad? ¿Acaso tu trabajo vale más que el de un desarrollador? Piénsalo.

Debemos saber que no siempre llevamos la razón en todo

Moto g5s twitter

Para acabar este post no puedo dejar de hablar de uno de los comportamientos más deleznables de Internet: el querer llevar siempre la razón. Si eres usuario activo de redes sociales te habrás dado cuenta de que, desde hace unos años hasta ahora, la gente no opina para llegar a acuerdos o para abrir un debate sano, sino que opina para llevar la razón. Todos estaremos de acuerdo en que es desagradable que alguien te lleve la contraria y, lo peor, te demuestre que estás equivocado, pero esa es la vida.

No siempre tenemos la razón. Todos nos equivocamos y pensamos cosas que, en realidad, no son perfectas. Un ejemplo más que evidente es la guerra iOS vs Android. ¿Por qué uno tiene que ser mejor que el otro? Por favor, todos sabemos que ambos distan mucho de ser perfectos. Sin embargo, los dos SOs tienen puntos positivos, y no hay ningún problema en reconocerlo. No hay problema en decir “Android gestiona las notificaciones mejor que iOS” o “iOS tiene una mejor gestión de la batería en segundo plano”. El problema es que ahora todos nos sentimos ofendidos, parece que siempre estamos siendo atacados, cuando no es así.

Bq_Twitter

En mi opinión, este es uno de los principales problemas de los usuarios de las redes sociales y medios digitales –entre los que me incluyo, por supuesto–. Nos negamos en rotundo a aceptar que podemos estar equivocados y que hemos sido derrotados en un cruce de argumentos, cuando esa es, precisamente, la parte más bonita de las discusiones y debates: yo cedo, tú cedes, y llegamos a un punto común. Pide un deseo el día que veas algo así en Twitter o Facebook.

En definitiva: creo que los usuarios tenemos que aprender que 1) tenemos una privacidad e intimidad por la que debemos luchar; 2) no todo es gratis y hay cosas por las que hay que pagar; y 3) no siempre llevamos la razón cuando discutimos online. Esta es mi opinión, y ahora me gustaría conocer la tuya.

¡No olvides seguirnos en Instagram para conocer los mejores trucos y apps para tu móvil y en Telegram para recibir el mejor artículo del día!

Archivado en Aplicaciones Android, Juegos Android, Opinión, Privacidad, Redes sociales
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs