Así es el iPhone X, visto por un usuario de Android

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Destacada iPhone X

Somos de Android, nos gusta Android, y lo utilizamos en nuestro día a día. Sin embargo, la competencia aprieta, y hay que conocer sus puntos fuertes y débiles para saber el margen de mejora que tenemos en nuestros móviles. Aunque algunos piensen que no se pueden comparar los iPhone con los terminales Android, ya que comparas una marca con cientas, sí que se pueden comparar.

Durante los últimos años, Apple se ha mantenido al margen de la innovación a nivel de diseño, manteniendo las mismas líneas ya vistas en el iPhone 6, presentado en el 2014. En 2017 todo cambió, presentando el móvil que vino a celebrar su décimo aniversario, el iPhone X. Un terminal que rompe con el clasicismo, el conformismo y el inmovilismo que tenía Apple con sus productos móviles.

Samsung y Google son, básicamente, quienes sientan las bases de cómo evolucionará el mercado Android, y es totalmente lógico mirar a este iPhone X, para saber el margen de mejora que pueda tener un S9, o un futuro Pixel 3. Vamos pues, a hacer un análisis del iPhone X desde la perspectiva de un usuario Android. ¿Es suficientemente bueno? ¿Vale realmente los 1.159 euros que piden por él? Vamos a verlo.

iPhone X, una vista desde fuera

Vivimos en dos mundos distintos

iPhone X Review

Si algo tengo claro, es que los usuarios de iOS y los de Android viven en dos mundos distintos. Cuando te acostumbras a un solo teléfono y no cambias jamás de marca, es totalmente lógico que cada nuevo modelo te parezca un gran avance. En Android, podemos elegir entre cientos de marcas, y todos sabemos que unas innovan más que otras.

Para un usuario de Apple, el reconocimiento facial es algo casi del futuro, para un usuario Android es una función olvidada que estamos volviendo a rescatar. Lo mismo sucede con la carga rápida, inalámbrica, resistencia al agua, y todas las “novedades” que Apple presenta. Es importante aclarar este punto, por si eres usuario de Apple, ya que quiero que comprendas que no puedo sorprenderme con cosas que ya había visto en Android.

En cuanto a ti, fiel usuario de Android, seguro que te viene bien conocer cómo está evolucionando la competencia, ya que es un buen modo de analizar si Android ha llegado al nivel que se esperaba o no. ¡Al lío!

El iPhone X, un ejercicio de diseño y ergonomía

iPhone X Colores

Que este móvil te parezca más o menos atractivo, depende 100% de tus preferencias personales. En mi caso, me parece precioso, está muy bien construido, y es todo un ejercicio sobre cómo deberían hacerse las nuevas generaciones bezel-less-. Más allá de esto, admito también que es el móvil más cómodo que he probado en mi vida. Tiene una pantalla de 5,8 pulgadas en el cuerpo de -ojo-, prácticamente un iPhone 6S/7/8, cuya diagonal de pantalla se extiende a lo largo de 4,7 pulgadas. Es decir, 5,8 pulgadas en el cuerpo de un iPhone de 4,7, nada mal.

La clave en el diseño del iPhone X, es que es el primer móvil del mercado con formato 19:5:9. Esto, lo hace aún más estrecho que un Samsung Galaxy S8, y consigue un alto de 14,32cm, prácticamente el mismo tamaño que el iPhone 8 convencional.

El formato 19:5:9 hace que podamos usar el móvil con una mano, que no se note que lo llevas en el bolsillo, y que la experiencia a la hora de interactuar con él sea sencillamente brutal. Se consigue así, con el mismo tamaño de pantalla que un Samsung Galaxy S8 -con relación 18:5:9-, tener un tamaño mucho más pequeño y ergonómico, así que aquí, nos quitamos el sombrero, siendo honestos.

Primera pantalla OLED de Apple, primer acierto

iPhone X notch pantalla

Tras años apostando por la tecnología IPS, Apple ha decidido confiar en Samsung para incorporar un panel OLED en su terminal de décimo aniversario. La pantalla del iPhone X está extremadamente bien calibrada, anima a usar el True Tone -al contrario que en los iPhone con panel IPS-, y tiene un nivel de brillo, nitidez y contraste espectaculares. Azulea prácticamente igual que la del Google Pixel 2 XL, pero en casi ningún medio de Apple lo van a admitir, así que ya te lo decimos nosotros. Esto no interfiere en el uso diario, los humanos miramos las cosas de frente, llamadme raro, y si no me importaba en el Pixel, no me importa en este terminal.

Aclarar que las últimas unidades del Google Pixel 2 XL vienen con un panel corregido, con mejores ángulos de visión. Hemos podido comparar el iPhone X con un Pixel de última remesa, y los ángulos de visión, si bien son mejores en el iPhone X, no difieren demasiado del terminal de Google.

A plena luz del sol, sí que me ha dado la impresión de estar un poco encima de la gama alta Android. El True Tone adapta la pantalla a las condiciones lumínicas de una forma increíble, y ya no amarillea tanto como en versiones anteriores, todo queda muy natural. ¡Ah! Olvidaba el notch, porque sí, te olvidas de él, incluso viendo vídeos en pantalla completa. En mi opinión no es ningún problema, y prueba de ello es que ya hay algún que otro gran fabricante Android copiando esta “ceja”.

iOS 11, optimizado solo para el mejor iPhone

iOS 11 iPhone X

Sé que iOS 11 no ha sentado muy bien en algunos iPhone anteriores, pero en el iPhone X es una maravilla. No, a pesar de tener el mismo procesador del iPhone 8 y 8 Plus, no se siente como sus hermanos, el X funciona mucho más fluido. La respuesta de la pantalla es notoriamente mejor que la de mi Pixel 2 XL, todo funciona más suave -y yo pensaba que no podía haber nada más suave que un Pixel 2-, y es que la latencia en iOS sigue siendo espectacular.

El Touch Sample Rate es de 120hz, lo que permite una experiencia con el panel extremadamente fluida, sin necesidad de un panel 120hz. En cuanto a iOS, nada nuevo. Muy funcional, con opciones interesantes como grabar la pantalla y editar capturas de pantalla, con aplicaciones de calidad, y muy limitado si eres amante de la personalización.

Es sencillamente imposible explicar la respuesta de un panel sin dar al usuario la oportunidad de probarla. Apple lleva trabajando el tema de la latencia desde hace tiempo atrás, y en Android nos está costando muchísimo llegar a este nivel. A fin de cuentas, nuestra interacción con el móvil se basa en tocar su pantalla táctil, y el iPhone X es el móvil que mejor sensaciones nos da en este aspecto.

El tema de los gestos es algo que veremos en Android, y que fabricantes como OnePlus o Xiaomi ya están copiando. Es la mejor forma de interactuar con el móvil, sin botones, sin líos, todo se mueve a donde tu dedo ordene. La curva de aprendizaje es mínima, y en apenas unas horas ya estás acostumbrado.

No he echado en falta ninguna app ni función de Android, más allá del desastroso sistema de notificaciones que tiene el iPhone. No te voy a engañar, quiero la fluidez del iPhone en Android, y es algo que, por más esfuerzos que ponemos, no logramos conseguir. Y no, ese SpeedTest en el que un OnePlus abre las apps más rápido que un iPhone no demuestra nada, la experiencia de usuario no se mide así.

Face ID, una alternativa -que no un sustituto- al lector de huellas

iPhone X notch

El Face ID está muy bien, pero el lector de huellas está mejor. Como bien sabrás, el iPhone X realiza un escaneo 3D de nuestra cara, y al ayudarse de un sensor infrarrojo, permite desbloquear el terminal en ausencia total de luz. Es rápido, es preciso y es seguro, pero tiene algunos fallos que nos obligan a introducir la contraseña. Sí, 2018, y tienes que poner la contraseña en un móvil de 1.100 euros.

Face ID sigue sin ser una alternativa real al lector de huellas. A pesar de que su funcionamiento es notable, sigue estando por debajo en velocidad, eficacia y precisión respecto a los lectores de huellas tradicionales.

Recién levantado, en la cama, jamás logra desbloquear, ni en condiciones de mucha reflectancia de la luz del sol. En el resto de ocasiones, funciona muy bien, pero he echado en falta el lector de huellas de mi Pixel 2 XL, la verdad sea dicha. Donde sí me he sorprendido es en la integración de las apps con el Face ID. En este caso, suele funcionar mejor que el log in por lector de huellas, ya que todo se hace forma automática. Abres la app, reconoce tu cara, y estás dentro.

Otro tema del que nunca han hablado en los medios de Apple, es de el desmesurado gasto de batería del Face ID. Nos ha costado unos cuantos días de pruebas descubrir el consumo energético de estos sensores, pero es real, e influye bastante en cómo vamos a llegar de batería al final del día.

Batería, de vuelta al iPhone 7

iPhone X puerto

Los primeros días que usé el iPhone, tuve una de las peores autonomías que jamás había tenido. Tras haber actualizado y reestablecido de fábrica, la batería en reposo gastaba a razón de un 15% por noche, y cada hora que pasaba se iba gastando más y más. Esto, se debe a dos principales motivos.

El primero es que en los iPhone, cuando llega una notificación se enciende la pantalla. En el iPhone X, al encenderse la pantalla se activa el Face ID, por lo que si recibes muchas notificaciones, el Face ID estará prácticamente activo todo el día, drenando tu batería.

iPhone X

La solución a esto pasa por dejar el móvil boca abajo o en el bolsillo cuando no lo vayas a usar, el sensor de proximidad impedirá que se encienda la pantalla. Con este sencillo truco, he conseguido que los reposos sean brutales. El segundo motivo es que por defecto viene activado que el Face ID esté activo todo el día, para adaptar el brillo y el sonido cuando estás mirando. Por suerte, podemos desactivar esto desde los ajustes, y evitar así que Face ID esté analizando constantemente si estamos atendiendo o no al dispostivo.

Por primera vez en un iPhone, vemos en las estadísticas el proceso pantalla de desbloqueo. Según el uso que le demos al terminal, este proceso llega a estar por encima de aplicaciones tipicas como WhatsApp e Instagram, con un porcentaje de batería consumida bastante alto. Seguimos sin poder ver el tiempo de pantalla exacto, pero tras haber probado tantos dispositivos Android, no es difícil estimarlas a ojo.

En algunos medios habrás oído que la batería del iPhone X es similar a la de los modelos Plus, y lo siento, pero es algo completamente falso. La propia Apple, afirma que la batería del iPhone X dura 2h más que la del iPhone 7, la cual ya era escasa. En uso, le calculamos unas 4h de pantalla, rozando las 5 en condiciones muy favorables. Una autonomía similar a la de un S8, un Note 8 o un OnePlus 3, básicamente.

Venimos de probar recientemente el iPhone 8 Plus, y con exactamente el mismo uso, llegabábamos a casa con un 30% de la batería, mientras que con el iPhone X o llegamos al 15%, o directamente se nos apaga. También hemos probado el iPhone 7, y los consumos de este décimo modelo son prácticamente iguales, por lo que no es algo de lo que puedan presumir. La carga, en mi caso, es bastante rápida con el cargador del iPad, aunque si no tienes este por casa, tu experiencia no será tan satisfactoria.

Cámara de fotos

samsung galaxy s9 vs iphone x

Viniendo de un Google Pixel 2XL, esperaba un gran downgrade en calidad, y así ha sido. La cámara del iPhone X es excelente, muy similar a la del 8 Plus -es normal, comparten sensor-, con un buen rango dinámico, un enfoque rapidísimo, y una app de cámara que funciona de una forma espectacular. Sin embargo, tiende a quemar los cielos, a no procesar correctamente el ruido de noche, y en definitiva, no se mantiene al nivel que se le exigiría a un móvil de casi 1.200 euros.

La cámara delantera, está bastante por debajo de la gama alta Android, y si la comparo con el Pixel… Mejor ni hacerlo. El modo retrato delantero es bueno, pero le cuesta bastante hacer bien el corte. Lo que sí he notado es un mejor rendimiento con baja luz respecto al iPhone 8 Plus, algo que se agradece. Para muestra un botón, así que te dejo con una galería de imágenes que hemos hecho con el iPhone X.

Destacar también que el iPhone almacena las imágenes en HEIC, un formato de alta eficiencia muy superior al JPEG, por lo que ahorraremos almacenamiento interno. La grabación de vídeo también es sobresaliente, aunque a pesar de tener doble OIS, la estabilización es notablemente peor que la de un Pixel 2.

Detalles y conclusiones

Animojis iPhone X

Si algo me ha gustado en el iPhone X, son los detalles. Por ejemplo, como ahora no hay lector de huellas y si desactivas el que la pantalla se active sola, necesitas pulsar power para activar el móvil, han aumentado el tamaño de dicho botón 2 o 3 veces más. De esta forma, cada vez que coges el iPhone, el dedo pulgar cae sí o sí en este botón power, que además nos servirá para pagar con el móvil e instalar aplicaciones con el Face ID.

La integración de las apps con el Face ID es aún mejor que la que tenemos con un lector de huellas. Por ejemplo, en mi app del banco, tan solo tengo que abrirla, me reconoce la cara en menos de un segundo, y ya estoy dentro. Otro detalle que ya encontré en los iPhone 8, es que es el único móvil de cristal que no resbala. No me preguntes cómo lo hacen porque no lo sé, pero tiene un cristal con buen grip, el dedo no se desliza.

En resumen, el iPhone X es uno de los mejores móviles de 2018, aunque sinceramente, pensamos que su precio no está justificado. ¿1.159 euros porque Apple haya decidido cambiar el diseño -cosa que debió hacer hace tiempo- y por un Face ID que sigue verde? Lo cierto es que por la friolera de 300 o 400 euros menos, tenemos alternativas como el Samsung Galaxy S8 o el propio Note 8, que compiten directamente con este modelo. Es cierto que el soporte de actualizaciones y rendimiento de los iPhone suele estar por encima, pero no es mejor que un Google Pixel 2 XL, que podemos encontrar por menos de 800 en Orange.

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Análisis, Apple iPhone, Apple iPhone X, Opinión
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion