Sobre cómo WhatsApp está diseñada para que estés enganchado a ella todo el día

COMPARTIR 0 TWITTEAR

WhatsApp destacada 700x500

Posiblemente no te hayas dado cuenta, pero pasas más tiempo del que crees mirando la pantalla de tu móvil. La prueba más evidente de esto es el tiempo de pantalla activa que puedes consultar en los ajustes de tu dispositivo. Muchas veces nos alegramos cuando conseguimos ocho horas de pantalla activa, sin darnos cuenta de que eso significa un 30% de nuestro día. Cuando consigues que la batería de tu móvil aguante ocho horas encendidas, lo que en realidad has conseguido es pasar un tercio de tu día mirando una pantalla.

Lo más interesante es que, en realidad, no es del todo culpa tuya. Los smartphones, las aplicaciones, el propio ecosistema móvil están diseñados para mantenerte enganchado a él. Todo ello sin que te des cuenta. La adicción a los smartphones es una realidad, y el 45% de los jóvenes españoles de entre 18 y 24 años se consideran adictos. En este artículo conocerás cómo funciona este “poder de atracción” y cómo todos esos pequeños estímulos que recibes sin ser consciente consiguen mantenerte pegado al móvil.

Todo en tu móvil está pensado al milímetro para mantenerte enganchado

Facebook Messenger para Android

Para empezar, métete entre ceja y ceja este término: diseño persuasivo. Es una técnica de diseño que, en pocas palabras, es capaz de activar las zonas de tu cerebro encargadas de desarrollar hábitos y, por ende, crear adicciones. El ejemplo más evidente es el “Escribiendo…” de WhatsApp. Cuando ves ese texto, automáticamente tu cerebro genera una pequeña cantidad de estrés porque sabe que está esperando una respuesta que no sabe cuándo llegará y cómo será.

¿Cómo es esto posible? Los tres puntitos que aparecen en Facebook Messenger cuando alguien te está escribiendo, o el “Escribiendo…” de WhatsApp estimulan lo que se conoce como FOMO (Fear of Missing Out o “Miedo a perderse algo”). Lo que las apps hacen con este tipo de pequeños estímulos es aumentar la generación de dopamina y darte una recompensa, es darle un sentido a que te quedes mirando la pantalla. En el caso de WhatsApp es la recepción de una respuesta, pero puede ser desbloquear un cofre en Clash Royale o subir de nivel en PUBG.

En realidad es “muy básico”, y el perro de Pavlov es el mejor ejemplo. Iván Pavlov, un psicólogo ruso, hizo el siguiente experimento con su perro: ponía un metrónomo y le mostraba comida al animal hambriento, que babeaba ante esta. Repitió el experimento a lo largo de varias semanas, hasta el punto de que el perro empezó a babear cada vez que oía el metrónomo, aunque no hubiese comida. ¿Por qué? Porque había establecido un nexo causal entre el sonido del metrónomo y la recepción de comida. Nosotros hacemos lo mismo con las respuestas en WhatsApp.

“Desliza hacia abajo para actualizar”

Xiaomi redmi 5 plus twitter logo

Este es otro gesto que todos tenemos muy asimilado y que, además, hacemos de forma inconsciente. Cuando estás en Instagram, haces scroll mirando más y más fotos o vídeos que nunca acaban, hasta que te aburres. Entonces solo tienes que volver arriba, deslizar y, ¡boom!, más fotos y vídeos. Esto parece nimio, pero es una forma de recompensa como lo es una respuesta en WhatsApp.

Twitter, Instagram o Facebook funcionan exactamente así. Te mantienen enganchado porque sabes que solo tienes que deslizar hacia abajo para obtener más contenido. Esta acción es fácil, sencilla, intuitiva y también genera dopamina. Piénsalo la próxima vez que deslices para actualizar en tu Instagram, ¿por qué lo has hecho? ¿Qué esperabas conseguir? Facebook tiene la respuesta, y la usa para mantenerte ahí donde estás.

Tu dosis diaria de likes

Facebook Android 2

Esto también está más que estudiado, y de hecho lo hemos tratado más de una vez en Andro4all. El ser humano es un ser social, y necesita sentirse parte de un grupo mayor. ¿Adivinas cómo se consigue esto en redes sociales? Exactamente, con los likes, FAVs y retweets. Hemos establecido este tipo de interacciones como sinónimo de aprobación y aceptación. Si mi nuevo selfie tiene muchos likes significa que soy muy aceptado y que gusto, y vicevers. Los likes, tal y como ya habrás adivinado, también generan dopamina y, por tanto, pequeños picos de felicidad. Y eso engancha.

Cuantos más likes recibes, más fotos querrás subir y más likes querrás tener. De hecho, piénsalo por un momento: ¿quiénes son las personas más populares a día de hoy? Exacto, los que tienen más seguidores en Instagram, más comentarios, más likes. Son más aceptados que nosotros, y nosotros queremos ser aceptados, así que los imitamos. Y todo esto, amigo mío, ocurre sin que te des cuenta.

El símbolo rojo en las esquinas de los iconos tampoco es casualidad

Notificaciones Facebook

¿A qué asocias el color rojo? El rojo siempre ha sido el color de la pasión y el erotismo, pero nuestra sociedad ha hecho que el significado evolucione hasta convertirse en un color relacionado con las señales y con el peligro. ¿Por qué los simbolitos con un número en la esquinas de los iconos que indican que tenemos una notificación son rojos? Pues porque eso nos avisa de que algo pasa dentro, de que tenemos algo pendiente, y eso genera estrés.

Cuando vemos u oímos una notificación en el móvil o descubrimos un puntito que nos señala que tenemos algo pendiente, nuestro cerebro aumenta la producción de cortisol, la hormona culpable de generar estrés, y nos incita a “resolver ese asunto” para que la notificación o el puntito rojo desaparezcan. Así, sin darte cuenta, has vuelto a la aplicación.

Los juegos, más de lo mismo

Clash Royale juego adictivo

En la BBC ponen el ejemplo de FarmVille, el famoso simulador de granjas de Facebook, pero nosotros vamos a usar el de Clash of Clans. Cuando tienes una aldea y empiezas a crecer comienzas a recibir ataques. Estos destrozan tu aldea y te dejan sin recursos, además de mandarte una notificación al móvil para que sepas lo que ha pasado. Inmediatamente, pulsas dicho aviso, ves lo que los atacantes han hecho y te pones manos a la obra para reparar la aldea y recuperar tus recursos atacando.

Es solo un juego, dirás, y no te falta razón, pero el problema es que tú le estás dando valor. Para ti es importante, y eso en términos psicológicos se conoce como “Aversión a la pérdida” y “Falacia del costo hundido”. Dicho de otra forma, lo que tu cerebro piensa es que, habiendo jugado tanto y conseguido tantas cosas, debes seguir haciéndolo para no “desperdiciarlo”.

En conclusión

Como puedes ver, todos los estímulos que recibes en tu móvil, todos los pequeños detalles que hacen que uses más una app u otra, cada notificación, cada animación, todo, absolutamente todo, está estudiado al milímetro. Para concluir, quédate con esto: ¿no te has parado a pensar en que la mayoría de apps más adictivas son gratis y, por lo general, basan su modelo de negocio en mostrarte anuncios? ¿No crees que, cuánto más tiempo pases en un app, más anuncios verás y, por tanto, más dinero generarás? Ahí te lo dejo caer.

Fuentes: The Verge, Human Tech

¡No olvides seguirnos en Instagram para conocer los mejores trucos y apps para tu móvil y en Telegram para recibir el mejor artículo del día!

Archivado en Aplicaciones Android, Opinión
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs