El Efecto Bandwagon o por qué, tarde o temprano, te acabará gustando el notch

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Asus zenfone 5 notch destacada

Notch, la palabra de moda. Hasta hace unos meses nadie sabía que era el notch, y ahora está en boca de todos. Essential lo trajo al mundo, el iPhone X lo popularizó y hoy, salvando un par de excepciones, todos los gama alta lo llevan incorporado. El panorama Android se encuentra dividido entre las personas que creen que es pura moda y las que defienden que queda bien y a las que les gusta. Sea como sea, lo que está claro es que el notch ha llegado para quedarse y que, como afirma el titular de este post, te acabará gustando tarde o temprano. ¿El culpable? El conocido como Efecto Arrastre o Efecto Bandwagon.

El Efecto Bandwagon, traducido literalmente como “Efecto Carroza”, hace referencia a que, por lo general, las personas hacen lo que la mayoría hace. Dicho de otra forma, y reducido a un ejemplo sencillo, si muchos de los chicos de tu ciudad salen a cenar todos los viernes al mismo sitio, es susceptible que tú, más pronto que tarde, también acabes yendo con tus amigos porque “si va tanta gente por algo será”. No es raro que esto también se conozca como “comportamiento gregario”, en relación a cómo se comportan los animales cuando están en manada.

Como señala Andrew Colman en el Diccionario de la Psicología de Oxford, el Efecto Bandwagon se apoya en que “la probabilidad de que los individuos [adopten una actidud o creencia] incrementa con la proporción de quienes ya lo han hecho”. En otras palabras, conforme a más personas les guste el notch de los topes de gama, más personas empezarán a abrazarlo e incluso llegará a gustarles.

El notch te gustará, quieras o ‘notch’

Huawei P20 Lite notch

Esto es algo que ya estamos empezando a ver en la actualidad. Tras el lanzamiento del LG G7 ThinQ, la firma dijo que ese diseño era fruto de una investigación de mercado en la que a 7 de cada 10 usuarios encuestados “les gustaba o no les importaba que [el notch] estuviese presente”. Este es solo el principio. Exceptuando a un par de firmas, todas las empresas fabricantes de smartphones tienen ya un modelo con esta muesca en la parte superior, que viene a ser el buque insignia para este año.

Poco a poco, el notch se convertirá, como en su día hiciera el cristal o la doble lente, en un símbolo de la gama alta. Con un diseño que ahora mismo puede gustar más o menos, los topes de gama son los dispositivos que mejor rinden. Así, el notch se asociará a móviles que funcionan bien, que se actualizan, que tienen las mejores cámaras y en los que los juegos van muy fluidos. El notch, en pocas palabras, se hará deseable –o, más bien, la idea de lo que supone tener un notch en un smartphone–. Como dijo Carl Pei, CEO de OnePlus, en su Twitter, “Aprende a amar el notch”. Es curioso que borrase el tweet minutos después.

“Todo el mundo” que se compre un gama alta en 2018 estará comprando un móvil con notch. Sinceramente, asumiendo que el dinero no fuese un problema, si tuvieras que elegir un gama alta con notch o un gama media/baja con un diseño más normal, ¿qué elegirías? Posiblemente la primera opción. Con el paso del tiempo, muchas personas tendrán un móvil con esta muesca. La mayoría de smartphones lo llevarán incorporado y, poco a poco, todo el mundo lo querrá o, al menos, no le importará que esté.

Un efecto estudiado, comprobado y que te afecta

Galaxy S8 jack 3.5mm

Puede parecer absurdo, pero este fenómeno está más que demostrado de forma empírica. Si te interesa, busca cómo afectó a Ronald Reagan el Efecto Bandwagon en las elecciones estadounidenses de 1980. Esta conducta es la base de la falacia Ad Populum, usado por muchos políticos y oportunistas (“Subir los impuestos es bueno porque la mayoría de nuestro país nos ha votado” o “Muchas personas compran esta marca de móviles, así que debe ser buena” serían dos ejemplos).

El notch, quieras o no, ha llegado para quedarse. Cuando la mayoría de personas lo tengan, tú también querrás tenerlo. Puede que ahora mismo pienses que no, que es feo, antiestético y que no vale para nada, pero recuerda que uno de los pilares sobre los que se asienta el marketing es que todo el mundo piensa que el marketing no le afecta. Si eso fuera así, ¿existiría el marketing?

Al final, de una forma u otra, la psicología nos juega malas pasadas. ¿Por qué dejamos de usar teléfonos de plástico y empezamos a usar móviles de cristal, que se ensucian y rompen con más facilidad? ¿Por qué hemos decidido que es “normal” pagar mil euros por un móvil? ¿Por qué nos rendimos ante la desaparición de la radio FM o del jack de auriculares? ¿Por qué se sigue pensando que Android es de pobres o que iOS es de ricos? Todas estas preguntas tienen una respuesta: porque la mayoría lo acepta o lo piensa.

¡Síguenos en Telegram para enterarte de lo más destacado del día y de las mejores ofertas Android!

Archivado en Curiosidades, Smartphones Android
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs