7 claves para hacer tus fotografías más profesionales y 3 apps que te ayudarán

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Hace unos años, me resultaba imposible imaginar que con un smartphone se podrían realizar trabajos profesionales. Ojo, y quede claro ante todo, que jamás se podrá comparar un smartphone con una cámara profesional. Seguramente hayas visto vídeos y comparativas de réflex y smartphones, siendo pocas las diferencias ya que en estos test no se hace más que disparar en automático. Las cámaras profesionales están hechas por y para la posterior edición de los gigantescos archivos que arrojan, y un RAW de cientos de megas arrojado por una cámara profesional siempre estará a años luz del archivo que ofrezca un smartphone.

No obstante, como fotógrafo, he de decir que el Google Pixel 2 XL me ha ayudado a dejar la cámara en casa cuando salgo de vacaciones, algo de agradecer. Hoy, te cuento varias claves para hacer que tus fotografías luzcan profesionales, algo que está al alcance de todo aquel que tenga un poco de gusto y ganas de aprender sobre fotografía.

7 claves para hacer tus fotografías más profesionales

El encuadre

El principal error que cometen los usuarios es no encuadrar bien las fotos. Encuadrar no significa que la foto deba estar simétrica o estrictamente ajustada a la cuadrícula, sino que el ángulo de la foto tenga sentido, que nos diga algo. Una foto extremadamente plana, típica, que cualquiera tomaría en un momento, no es una foto bien encuadrada. Debes buscar siempre el lugar más alto o bajo y la perspectiva más llamativa para que la foto tenga impacto.

Como verás, la imagen de arriba está dividida en tres partes: la ciudad en la parte inferior, el predominio del agua y del azul en la parte media, y la playa y montaña en la parte superior. Un buen encuadre logra dividir una fotografía en varias partes que forman un conjunto, por lo que te animamos a probar diferentes formas de hacer tu foto, hasta que tengan el ángulo perfecto.

El lugar

Suele decirse que cualquier lugar es bueno para hacer fotos si tienes talento pero… seamos honestos, si el sitio es espectacular, la foto saldrá mejor aún. Esto es algo que no depende de tu smartphone, sino de ti mismo, debes buscar los lugares más llamativos. Una simple búsqueda en Google puede ayudarte a buscar localizaciones, y si no, sencillamente andando por tu ciudad siempre encontrarás rincones a fotografiar.

Lugares con color, que permitan imágenes contrastadas y llamativas. Viajar y conocer sitios nuevos es ideal para aprender sobre fotografía, así que no pierdas la oportunidad si la tienes.

El color, todo reside en el color

Hace unos años, el tratamiento del color en las imágenes era bastante básico. Todo se basada en revelar el RAW para hacerlo lo más realista posible, ponerlo en blanco y negro, o ese falsísimo efecto HDR que se solía utilizar en las fotos de paisaje. Con la llegada de Instagram, Tumblr, Flickr y demás, empezó a tomar más importancia el tratamiento del color en la imagen. Si vemos las grandes cuentas, vemos cómo los notos vivos, pero con un pequeño lavado, están más de moda que nunca. El blanco y negro ha pasado casi a la historia, los colores tienen más impacto en redes, y un look lavado permite un efecto vintage que suele gustar bastante.

No tengas miedo a darle a la imagen un tono y look distinto al que tiene la foto original. Al final una fotografía es algo tuyo y solamente tuyo -hasta el momento en el que vendes la foto-, así que debes editarla a tu gusto, crear tu propia imagen personal. Lo ideal es editar la fotografía en el ordenador, con programas como Lightroom. Si no puedes o no tienes conocimientos, siempre puedes descargar aplicaciones para editar en tu teléfono Android. Hay muchas, pero vamos a recomendarte las 3 que nos son más útiles.

Para conseguir estos efectos de color, debes aprender un poco de edición avanzada. En estos casos, no basta con subir la saturación y el contraste, sino que debes aprender a manejar las curvas de tonos. Es bastante sencillo de entender, ya que la primera parte de la curva -mitad izquierda- pertenece a los tonos bajos, la parte media a los tonos medios y la alta a los tonos altos, ¿a que tiene sentido? Si por ejemplo, creas un punto en la parte baja y lo bajas -valga la redundancia-, tu foto quedará más oscura. Si tocas la parte alta de la curva, estarás tocando altas luces, todo tiene lógica y es más intuitivo de lo que crees.

No podemos explicarte la curva a fondo ya que es algo complejo, pero quédate con lo básico, primera parte bajas luces, media medias luces, alta altas luces. Después de jugar con la curva, debes aprender a utilizar el HSL. Hue, Saturation, Lightness, hacen referencia a matiz, saturación y luminosidad del color. Aplicaciones como VSCO Cam o Lightroom te permiten usarlo, y debes aprender a hacerlo, ¿por qué?

Porque si dominas el HSL puedes manejar cualquier color de la fotografía a tu antojo. Puedes convertir el azul en turquesa, el verde en naranja, el rojo en rosa… Dominar el color es de vital importancia para darle el look que queramos a la fotografía, y notarás una brutal diferencia en cuanto toques algo de estos ajustes.

En la propia app de VSCO te explican muy bien cómo utilizar el HSL, así que échale un vistazo y cuando lo domines, pasa a editar el Lightroom. Un fotógrafo que trata bien el color obtendrá resultados espectaculares, mientras que uno que se limita a revelar los colores reales del RAW no destacará demasiado.

Conociendo tu cámara

El principal motivo por el que uso el Google Pixel 2 XL es por su HDR+, un modo que permite que, sea la situación que sea, el teléfono sea capaz de recuperar la información. Otros, preferirán los controles manuales del Huawei P20 Pro, la saturación del Galaxy S9, la IA del Mi Mix 2S. Es muy importante que te anticipes a tu teléfono, y que pienses en cómo saldrá la foto antes de que la hagas.

Si vas a ciegas, y sencillamente disparas esperando “a ver qué foto hace”, no te van a salir bien. Primero mira la escena, y luego imagínate cómo debería salir la foto con tu teléfono. Sí, esto lleva ineludiblemente a una conclusión, cuanto mejor sea tu cámara, menos problemas tendrás, y es que por más que la gama media mejore, siempre tendrá ciertas limitaciones que la gama alta no sufrirá. Sin embargo, con un gama media puedes obtener resultados decentes, aunque sepas que la fotografía no va a lucir espectacular siempre queda la edición.

Salvo que uses un Pixel o un iPhone, usa el formato RAW

El tratamiento de la imagen en los Google Pixel y iPhones es prácticamente perfecto, además, arrojan archivos de grandísima calidad muy editables así que sin rodeos, evita el RAW si tienes uno de los dos. En el resto de teléfonos, el procesado no está tan mimado, por lo que seguramente hagas tú un mejor procesado del archivo que el propio teléfono.

El modo RAW se activa desde los ajustes del teléfono si tiene cámara manual y soporte para el mismo. El RAW es un archivo bruto que no se puede subir a ningún sitio, debes revelarlo antes -editarlo- y exportarlo en JPEG. Son archivos pesados, así que ten en cuenta que si haces muchas fotos, puedes tener algún problema con la memoria interna de tu teléfono.

No hagas retratos mal recortados, por favor

Salvo los Google Pixel, iPhone y Xiaomi, la mayoría de teléfonos Android no tienen un buen modo retrato. Sabemos que para muchos en suficiente con que el fondo esté algo desenfocado, sin importar que haya alguna imperfección, pero jamás podrás hacer un buen retrato si el recorte no es perfecto. El desenfoque tiene que ser perfecto, no se puede dejar un solo pelo, gafa, parte de ropa… El objetivo del modo retrato es emular a las réflex, por lo que si hay fallos aquí, la foto está fallando su cometido.

Si el modo retrato falla, prueba otro ángulo, otro tipo de foto, y si directamente no sale bien, no lo uses. Una foto mal desenfocada da una impresión horrible, así que esto es algo que debes tener en cuenta.

Haz 50 fotos, quédate con una

Fotografías realizadas con el Google Pixel 2 XL

Si editas y subes cada foto que haces, nunca tendrás margen de mejora. Haz muchas fotos, muchísimas, pero quédate siempre con las mejores, con unas pocas. Hace poco estuve de vacaciones, haciendo un álbum de Google Fotos con más de 300 capturas. ¿Sabes cuántas fotos hay editadas en mi PC? Menos de 50. Las fotografías que subas deben ser sobresalientes si quieres actuar como un profesional, así que elige tu mejor captura, edítala y compártela, porque esa foto es única.

Siguiendo estas claves, con empeño y ganas de hacer fotos, no tenemos duda de que te convertirás en todo un profesional con tu teléfono. Coge tu smartphone, sal ahí fuera y hazlo lo mejor que puedas, los resultados hablarán por sí solos.

¡Síguenos en Telegram para enterarte de lo más destacado del día y de las mejores ofertas Android!

Archivado en Aplicaciones Android, Consejos sobre Android, Fotografía Android
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs