5 consejos para que tu Android vuelva a funcionar como el primer día

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Seguro que todos y cada uno de nosotros ha buscado en Google la frase “Mi móvil va lento” en alguna ocasión. Android ha mejorado muchísimo con el paso de los años y, con alguna excepción, todos los smartphones que nos encontramos en el mercado, sean de la gama que sean, van rápidos y sin lag. Sin embargo, no podemos dejar de recordar que nuestros terminales son un consumible con una vida útil determinada que, con el paso del tiempo, irá peor, se ralentizará y empezará a “darnos problemas”. Por ello, es importante conocer algunos trucos y consejos que pueden ayudarte a que tu móvil siga yendo bien.

Son cosas muy sencillas que cualquier persona puede hacer. Ya te adelantamos que no hace falta ser usuario root ni instalar optimizadores de memoria –hablaremos de ellos en este artículo, por cierto–. Todo lo puedes llevar a cabo aunque no tengas conocimientos Android avanzados. Dicho esto, y sin más dilación, empezamos.

6 consejos para que tu Android vaya más rápido

Vacía la memoria interna

Uno de los aspectos más importantes cuando hablamos de la velocidad de un móvil es la memoria interna. ¿Por qué? Porque es un chip SSD (Solid State Disk). Estos discos duros tienen una velocidad de escritura y lectura muy superior a la de los antiguos discos SATA, pero tienen el inconveniente de que se vuelven más lentos conforme se llenan. Si tu móvil es de 64 o 128 GB no tendrás problemas, pero si es de 16 o 32… la cosa cambia.

Llenar la memoria de un móvil es relativamente fácil. Fotos, vídeos, música, notas de audio, documentos, apps… Todos estos archivos ocupan espacio. Lo mejor es que hagas una copia de seguridad en tu ordenador, en la nube o en la SD de forma regular y dejes la memoria interna lo más limpia posible. Notarás que el móvil va más rápido y todo se mueve mucho más fluido.

Desinstala los optimizadores de RAM, antivirus y demás apps que no sirven para nada

Android optimiza la RAM en función de tu uso y analiza las apps que instalas en todo momento gracias a Google Play Protect. No hace falta que tengas un optimizador de RAM y un antivirus extra cuando Android cuenta con uno por defecto. Estas apps solo ocupan espacio y emplean mucha memoria RAM, así que lo mejor es que las desinstales. Todo, absolutamente todo lo que hagas con una app tipo Clean Master lo puedes hacer directamente desde los ajustes de tu Android y cerrando manualmente las apps.

Con respecto a los antivirus, ya hemos dicho que Google Play Protect analiza las apps y te avisa de cuando una es maliciosa. Asimismo, Google Chrome analiza las webs que visitamos y nos notifica cuando la web no es segura, bloqueando el acceso a la misma. Android es seguro y está optimizado, así que confía en él.

No necesitas 200 apps, deja solo las que uses

¿De verdad usas todas las apps que tienes en el móvil? ¿Juegas a todos los juegos que tienes instalados? Seguramente no. Yo tengo 18 aplicaciones en mi móvil (además de las que vienen preinstaladas en el dispositivo), y todas las uso a diario. ¿Para qué tener más apps si solo van a ocupar memoria? Mi recomendación personal es que desinstales todas las apps que no uses (recuerda el primer punto: más memoria interna es igual a un Android más rápido).

Por otro lado, es interesante que pruebes a desinstalar apps tipo Facebook y Facebook Messenger. Son apps muy pesadas que están siempre en segundo plano. A Facebook puedes acceder desde el navegador y tener casi las mismas funciones que en la app oficial, y a Messenger puedes acceder usando Messenger Lite. Notarás un cambio radical en el rendimiento de tu móvil.

Actualiza tu móvil siempre que puedas

Y no hablo solo de tu actualizar el firmware de tu terminal, sino también de las apps. Cuando una empresa libera una actualización lo hace para solucionar errores de funcionamiento, fallos y bugs que pueden estar consumiendo más RAM y batería de la que tendrían que consumir. Siempre que veas una notificación de “Actualización disponible”, instálala cuanto antes.

De todas formas, nunca está de más que investigues si hay problemas con la actualización. Algunas veces pueden tener fallos y provocar más bugs de los que arreglan. La tecnología no es perfecta.

Lo mismo ocurre con las apps. Además de añadir funciones, las actualizaciones solucionan fallos de rendimiento. Si una app te está dando problemas, es posible que una actualización lo solucione, así que ten tus apps en la última versión siempre que sea posible.

Si todo lo demás falla, un reseteo de fábrica puntual puede ayudar

No es lo más recomendable, ya que los componentes de tu smartphone se ven sometidos a un gran estrés, pero en situaciones desesperadas, medidas desesperadas. Si nada de lo expuesto anteriormente soluciona el lag de tu terminal, lo único que puedes hacer es reiniciar de fábrica. Esto borrará todos los datos de tu terminal y lo dejará como nuevo. Evidentemente, antes de hacer nada, recuerda hacer un backup de tus archivos en un soporte externo para no perder nada importante.

Mi recomendación es que hagas un hard reset cuando hayas probado todo lo demás y, por supuesto, siempre que instales una major update –de Android 7 a Android 8, por ejemplo–. No tiene que pasar nada, pero puede darse el caso de que haya algún fallo de compatibilidad, archivos residuales, etc.

De todas maneras, y aunque estos cinco consejos pueden venirte bien, debes tener presente que los componentes de los smartphones se van quedando obsoletos con el paso del tiempo. Un móvil que hace cinco años funcionaba perfectamente ahora no lo hará porque 1) sus componentes se han quedado anticuados y 2) las aplicaciones son más pesadas y exigen cada vez más potencia.

¡Síguenos en Telegram para enterarte de lo más destacado del día y de las mejores ofertas Android!

Archivado en Smartphones Android, Trucos Android
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs