6 maravillas del iPhone que jamás disfrutaremos en Android

COMPARTIR 0 TWITTEAR

No hay duda de que Android es un sistema operativo con posibilidades prácticamente infinitas y que con el paso del tiempo mejora cada vez más. Es más personalizable, completo y nos brinda posibilidades que no son realizables en iOS, aunque el sistema operativo “rival” también cuenta con algunas bondades de las que queremos hablar hoy.

No se trata de comparar un sistema y otro, sino de recalcar algunas de las características de iOS que nos encantaría disfrutar en Android, y que por las particularidades de nuestro SO no podremos tener.

Lo que jamás disfrutaremos en Android

Airdrop

Sí, hay decenas de aplicaciones para transferir datos de Android a PC y viceversa sin cables, pero ninguna funciona como Airdrop. Este es un sistema de transferencia con el que contaban los Mac, y que llegó a iOS en su séptima versión. Los datos se envían encriptados, un punto bastante a tener en cuenta. Mediante este sistema podemos enviar fotografías, vídeos, páginas web y prácticamente todo tipo de archivos, con la comodidad que nos da la interfaz del usuario.

La principal bondad de Airdrop viene de la mano de la usabilidad. Compartir archivos entre Mac, iPad o iPhone es una experiencia exquisita con ciertos intangibles que no se pueden describir. Es la filosofía de tocar y que funcione que tan presente está en Apple.

Para enviar un archivo por Airdrop solo hemos de darle a compartir archivo. La interfaz del iPhone está pensada para esto, y veremos una parte bastante amplia del menú compartir dedicada al envío vía Airdrop. La velocidad de transferencia es sencillamente increíble, ayudándose de Bluetooth y WiFi para lograr su cometido. Como decíamos, en Android existen alternativas, pero ninguna tan cómoda.

Llegada de novedades y apps exclusivas

En contadas ocasiones nos encontramos con grandes apps que solo se encuentran en Android pero a la hora de generalizar, tenemos todo lo contrario. Fortnite fue una de las grandes muestras de lo que puede llegar a tardar en salir una app para Android, aunque en este caso Samsung fue la principal culpable. No obstante, incluso después del periodo de exclusividad, el juego más famoso del mundo no se encuentra ni se encontrará en la tienda de aplicaciones de Google, mientras que en iOS se puede descargar sin menor problema.

Algo similar sucede con las novedades de WhatsApp, Facebook, Instagram… Todo acaba llegando siempre antes a iOS. El desarrollo para este sistema operativo suele ser más rentable y sencillo, y es que Apple proporciona un sistema operativo unificado, para el que es bastante más sencillo desarrollar. No hay necesidad de adaptar una app a miles de dispositivos, y eso ayuda a actualizar y generar nuevas apps.

Integración de calidad con apps de terceros

Si bien en Android contamos con un gran número de aplicaciones de terceros, estas a veces se plantean como alternativas poco recomendables. En los últimos años, estamos viendo esto con las aplicaciones de cámara. La mayoría de ellas no tienen acceso a las librerías propietarias de cada marca, por lo que no tenemos el mismo procesado, la misma calidad de imagen, o acceso a funciones básicas como el modo retrato.

En Android los desarrolladores tienen acceso a las funciones del teléfono, pero no de una forma tan profunda como en iOS. Cada fabricante tiene ciertas peculiaridades, y estas impiden que una aplicación genérica funcione a la perfección, ya que no está pensada para tu terminal, está pensada para todos.

En iOS las cámaras de terceros se comunican directamente con la cámara nativa de Apple, tomando esta y todas sus configuraciones como base, y no partiendo desde cero como en Android. Esto se traduce en aplicaciones de cámara y vídeo que conservan la calidad original de la app nativa, y que logran incluso mejorar los resultados.

Otro claro ejemplo lo vemos en aplicaciones como Instagram. Una misma fotografía sacada por ejemplo de una DSLR, se verá mejor si la subimos desde un iPhone. Lo mismo pasa con las Stories, GIFs y con la utilización de la cámara stock. El único Android que se salva aquí es el Pixel, que permite a Instagram comunicarse con su cámara nativa vía Visual Core. En el resto de fabricantes, las fotos que hagas desde Instagram perderán bastante calidad.

Actualizaciones inmediatas

Essential nos ha demostrado que es posible que un terminal Android actualice a ritmo de Pixel. Solo hace falta una ROM limpia y ganas de actualizar. Estos dos puntos clave no son precisamente el baluarte de muchas de las grandes firmas Android, que cuentan con capas de personalización pesadas y con meses de espera para actualizar a la última versión de Android. Sería demagógico pedirle a Google 5 años de actualizaciones como en iOS, pero obligar a los fabricantes a actualizar en un plazo prudencial no sería nada descabellado.

La gran G ha puesto herramientas como Treble al servicio de los OEM para agilizar los procesos pero, como siempre, al final acaba actualizando quién le da prioridad a este tema, y algunos terminales que en su día costaban más de 1.000 euros siguen en Android Oreo, sin previsiones de pronta actualización.

Buen valor generalizado de reventa

El 27 de marzo de 2018 se lanzó el Huawei P20 Pro a un PVP de 899 euros. En el mes de octubre, poco más de medio año después, el terminal puede conseguirse con gran facilidad por entre 400 y 500 euros, precintado, en cualquiera de los grandes foros o páginas web de venta de smartphones. Una depreciación de más del 50% en cuestión de meses, aplicable a grandes firmas como Samsung, LG, Sony…

En los iPhone sin embargo, un iPhone X que costaba 1.159 euros se puede comprar por unos 750/800 euros, una depreciación importante, pero bastante más controlada y cercana a al 35/40%. Si quieres un iPhone nuevo, debes comprar el que salga. Si quieres un Android nuevo, consulta las webs, porque todos los días salen dispositivos.

Interés por la optimización, no por los números

Una de las principales ventajas del iPhone es que, técnicamente, no tienen competencia. Y no, esto no significa que Android no rivalice con los iPhone es, sencillamente, que el iPhone sale al mercado con el hardware que decide Apple, sin fijarse demasiado en los procesadores, RAM, y demás specs brutas del resto de los fabricantes Android.

En Android la guerra por los megapíxeles, las cámaras, la RAM y el aumento de los números es una constante. Dejando de lado algo tan importante como la optimización del sistema. Un iPhone funciona con 3 GB de RAM y una sola cámara de 12 megapíxeles, en Android parecemos necesitar 3 o 4 cámaras con un mínimo de un sensor con 40 megapíxeles, 10 GB de RAM y baterías de 4000mAh que no durarán mucho más respecto a los menos de 3000mAh que ofrece, por ejemplo, un iPhone XR.

Evidentemente, esto no justifica la escasa resolución del iPhone XR, el despropósito de casi 3h para cargar un iPhone, o que Apple esté retrasando la llegada del USB Tipo C en los iPhone hasta límites insoportables.

¡Síguenos en Telegram para enterarte de lo más destacado del día y de las mejores ofertas Android!

Archivado en Apple iPhone, Curiosidades, iOS
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs