Google Pixel 3: mi experiencia tras más de un mes de uso

COMPARTIR 0 TWITTEAR

El Google Pixel 3 tiene el mismo sensor de cámara que el PocoPhone F1

El día 19 de noviembre publiqué mi análisis completo del Google Pixel 3. El modelo de la anterior generación, el Google Pixel 2 XL me gustó, y fue mi móvil personal durante prácticamente todo el año pasado. Sin embargo, le seguía faltando ese algo, esa calidad que esperaba de una firma como Google. Hasta la fecha, mantengo que “ahora sí”. Este tercer modelo es la mejor evolución que ha habido en la línea de productos de Google, y que es esa clase de móvil que hay que tener en la mano antes de juzgarlo.

Tras más de un mes de uso, la llegada de actualizaciones –alguna que otra ha llegado a cambiar aspectos importantes en el mundo Android– y el escenario de movernos en fechas en las que toda la gama alta Android de 2018 ha sido presentada, podemos trazar un mapa de los puntos clave de este dispositivo.

Google Pixel 3: características y especificaciones

Google Pixel 3
Dimensiones145,6 x 68,2 x 7,9 mm. 148 gramos de peso.
PantallaOLED de 5,5 pulgadas HDR con Gorilla Glass 5, 443ppi, soporte a HDR (certificación UHDA). Ratio de contraste 100.000:1
Resolución y densidadFull HD+ (2.160 x 1.080píxeles). Formato 18:9
ProcesadorQualcomm Snapdragon 845 de 64 bits octa-core (2.5Ghz + 1.6Ghz) y 10 nm
GPUAdreno 630
RAM4 GB LPDDR4X
Sistema operativoAndroid 9.0 Pie
Almacenamiento64/128 GB no ampliables mediante tarjetas microSD. Almacenamiento gratuito e ilimitado en Google Fotos durante 3 años
CámarasTrasera de 12,2 MP f/1,8 con OIS y PDAF. Modo fotomatón, Night Shift, Top Shot y HDR+ auto. Frontal dual de 8 + 8 MP f/1.8 y f/2.2 (ultrawide)
Vídeo1.080p@60 FPS y 4K@30 FPS. Slow Motion en 1.080p@120 FPS y en 720p@240 FPS
Batería2.915 mAh con carga rápida USB-PD y carga inalámbrica Qi. Compatibilidad con Pixel Stand
OtrosProtección IP68, Lector de huellas dactilares trasero Pixel Imprint con soporte para gestos, Active Edge, Google Lens, Always on Display, USB Tipo C, almacenamiento ilimitado en Google Fotos, LED de notificaciones RGB, Double Tap To Wake, amplificador de audio adaptativo, Pixel Visual Core V2, Now Playing, Chip Titan M
Conectividad4G/LTE, NFC, WiFi 4×4 MIMO, Bluetooth 5.0, GPS y Dual-SIM
ColoresBlanco (Clearly White), negro (Just Black), rosa (Not Pink)

Diseño made by Google, para lo bueno y para lo malo

Pixel 3 mes de uso

A través del monitor de tu ordenador podrías ver al Google Pixel 3 como un terminal de diseño anodino y poco premium, nada más lejos de la realidad. Aún recuerdo el wow que se me escapó al sacar este terminal de la caja, en concreto, en su versión Clearly White. El cristal por fin es cristal, aunque con un acabado mate que evita las huellas. No he tenido “la suerte” de comprobar si se microaraña o no, ya que lo he utilizado con la preciosa funda azul de tela que me envió Google. El terminal gusta. Es cierto que no es tan vistoso como un iPhone XS, Galaxy Note 9 o Huawei Mate 20 Pro, pero este diseño es la marca de la casa, y no considero mala decisión haber apostado por él. Lo único que echo de menos es la curvatura pronunciada del cristal. En el Google Pixel 2 XL los laterales se curvan bastante. No llega a ser edge, pero es bastante más pronunciado que el 2.5D habitual. En el caso del Pixel 3 encontramos un cristal bastante plano –algo que por otro lado ayuda a que no haya problemas con los cristales templados–.

google

Según la unidad que compres del Pixel 3 el botón power tendrá un color de acento. En nuestra unidad es de color verde menta

En esta unidad –el Pixel 3 “pequeño”– no hay presencia del notch, a cambio de tener biseles notables. El terminal no luce mal, pero es cierto que no sigue las líneas de diseño de 2018. Lo que agradezco es el tamaño, y es que el Google Pixel 3 es el único tope de gama de 5.5 pulgadas 18:9 del mercado. Perfectas, las dimensiones son sencillamente perfectas. Un terminal que se adapta bien al bolsillo, manejable a una mano y lejos de los 16 centímetros de rigor con los que cuentan los flagships de 6 o más pulgadas. El mercado necesitaba un gama alta compacto, y esta es la única alternativa posible –dentro de Android–.

Un diseño notable, que no sobresaliente, que puede plantear dudas si se pone en contexto con su precio. Google ha querido ser conservador, ha dado el salto a los materiales premium y logra pasar el examen, aunque espero que para la próxima generación añadan algo de riesgo, y que todos podamos ver una cuarta generación Pixel con un diseño más rompedor.

Un software que enamora

Android Pie está cerca de llegar a los Samsung Galaxy S8, S9, Note 8, Note 9 y Note 7 FE

Hablar de un Pixel es hablar de “Android Puro”, aunque esta es una afirmación incorrecta. Google personaliza su ROM, con pinceladas que mejoran aún más la experiencia de usuario. Destacar, como te contaba hace unos días, que el Google Pixel 3 logra ser el Android más fluido del mercado, con una latencia de 50ms en el caso del modelo XL, y 52ms en el caso del modelo normal. El scroll, deslizar la barra de notificaciones, la respuesta del teclado… El terminal es el sinónimo de la fluidez más absoluta, y Android Pie es el culpable.

Encontramos algunas opciones para configurar los colores de la pantalla, Bienestar Digital, los nuevos menús de Batería Inteligente, un sistema de Brillo Adaptativo, el sistema de control por gestos, integración con Google Assistant… Es cierto que el control por gestos es mejorable, aunque tras unas semanas de uso aprendes a convivir con él, y los resultados no son malos.

Consistencia es la palabra que define al rendimiento del Pixel. No encontramos lags, caídas de frames en juegos, aplicaciones que le cueste mover… Sí, es un gama alta y lo mueve todo, pero el rendimiento no decae en ningún momento, algo que sí sucede en algunos terminales top con capa de personalización.

Cada mes, recibo el último parche de seguridad. En cuanto esté disponible la alpha de Android Q podré instalarla en mi móvil, y no tengo que preocuparme durante 2 años de cuántos meses tardará mi fabricante en actualizar. Este es el valor principal del Pixel, sale una actualización, actualizas.

Batería, porque no todo iba a ser perfecto

pixel

El Google Pixel 3 es capaz de llegar al final del día, pero no le pidas mucho más. Los 2915mAh se antojan algo escasos para este terminal, y pasar de 4h de pantalla no es tarea demasiado fácil. Teniendo en cuenta que es un móvil que pide a gritos hacer fotos, jugar, ver vídeos, le pedimos algo más de autonomía a la siguiente generación.

En cuanto a la carga, lo he estado utilizando con Pixel Stand, la nueva base de carga de Google. Se ha convertido en un imprescindible para mí, configurada como marco digital de algunos de mis viajes. Llegar a casa, poner el móvil en la base y que muestre imágenes del álbum de fotos que quieras es una de esas cosas que no quieres perder una vez las tienes. El tiempo de carga no es extremadamente rápido, pero se las apaña suficientemente bien.

Multimedia: lo que define a un gama alta

Cámara, hablemos de la cámara, todo el mundo quiere hablar de esta cámara

pixel

La cámara. Un sensor, 12 megapíxeles. Sin gran angular, sin doble cámara, sin un botón mágico que activa la IA y sin motores neurales. Google demuestra que esto no es necesario. Google se vale de sus algoritmos de procesado de imagen y del chip visual core, que en esta generación sí que participa de forma activa en el proceso de toma de las fotografías.

En condiciones diurnas, me he encontrado con resultados sobresalientes. Gran grado de detalle, nitidez y contraste –quizás demasiado de este último– y un balance de blancos que tiende al neutro, evitando amarilleos. El modo retrato también es excelente, en algunos casos nos obliga ajustar el blur desde Google Fotos, ya que en esta generación es más agresivo, pero sigue aprobando con nota. Sin embargo, la magia llega de noche, con Night Sight. Este modo supone un antes y un después en la fotografía de Google. Un modo capaz de obtener fotografías en condiciones de prácticamente ausencia de luz, así como de llegar a mejorar las fotografías diurnas.

La cámara frontal es indiscutiblemente mejor que la de cualquier otro smartphone, con los mismos resultados de la cámara trasera –lleva el mismo sensor delante y detrás–, y un segundo sensor gran angular –con algo menos de calidad– que permite hacer selfies mucho más panorámicos.

Pantalla, del aprobado “raspón” al sobresaliente

Instagram se vuelve más accesible para personas con problemas visuales

El panel del Google Pixel 3 está por fin a la altura de lo que se le exige a un móvil de gama alta. Buenos ángulos de visión, buen nivel de contraste, nitidez… Echo en falta algo más de brillo, y quizás algo menos de saturación –esto último es algo muy típico en las OLED Android–, pero en líneas generales es un panel sobresaliente.

Audio: esto te hace mirar los marcos de otra forma

Base Google Pixel 3 con USB C

Uno de los puntos fuertes de los Google Pixel es el apartado auditivo. En este caso el terminal cuenta con doble altavoz estéreo frontal, la mejor ubicación y sistema posibles. El audio es rotundo, de calidad y sin apenas distorsión. No echoen falta más grave ni continuidad en el sonido, sencillamente es un sonido de diez.

Mención aparte para los Google EarBuds, los auriculares tipo C que incluye la caja, que son espectaculares. El sonido es bueno, claro, tienen gran ergonomía, integración con Google Assistant. Son los mejores auriculares incluidos actualmente en la caja de un móvil, y esto es algo de agradecer en un móvil de este precio.

Conclusiones finales

pixel

El Google Pixel 3 es de esos móviles que enamoran. Hace check en cámara, rendimiento, audio, actualizaciones, pantalla… Es cierto que se deja por el camino aspectos como el diseño o la autonomía de dos días, como en algunas alternativas de la competencia, pero ya queda en manos del usuario elegir si prefiere mejor diseño y batería a cambio de actualizaciones tardías y capas pesadas, para gustos…

La “experiencia Google” tiene un precio de 859 euros, cosas de la gama alta. Un terminal con una vida útil algo superior a la del resto de sus rivales directos, con una cámara sólida, estable y constante, un resto de apartados multimedia sobresaliente y esa tranquilidad de estar actualizado en cuanto la última versión de Android está disponible.

El Google Pixel 3 no es el móvil más completo, pero es el que mejor experiencia ofrece en el mercado, de lejos.

En nuestro caso, mantenemos que para el amante de Android el Google Pixel 3 es el mejor móvil del mercado, si bien hay alternativas más que interesantes en la gama alta. Un año más, Google nos deja claro que la experiencia de usuario no pasa necesariamente por el hardware, y que la optimización del software es la auténtica clave para crear un buen producto.

¡Síguenos en Telegram para enterarte de lo más destacado del día y de las mejores ofertas Android!

Archivado en Análisis, Google, Google Pixel, Google Pixel 3 XL
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs