Samsung Galaxy Watch, análisis: al mejor smartwatch para Android solo le falta… Android

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Samsung Galaxy Watch, primer plano

Uso smartwatch desde hace más de 2 años. Y sí, soy de los que cree en la utilidad y la conveniencia de llevar uno de estos pequeños dispositivos en la muñeca las 24 horas –o al menos, mientras la batería aguante–. Pese a ello, soy consciente de que el sector de los relojes inteligentes basados en Android o compatibles con dispositivos Android no ha terminado de despegar, y una buena parte de la culpa es de la propia Google y sus idas y venidas con Wear OS.

Por ese motivo, algunas compañías han apostado por desarrollar su propia plataforma de software destinada a relojes inteligentes. Samsung fue una de las primeras, tomando Tizen como base y creando Wearable OS basado en su sistema operativo propio para dar vida a los relojes de la serie Gear S. Pero en 2018, la compañía decidió decir adiós a la nomenclatura Gear, y dar paso a su primer reloj de la serie Galaxy, el Samsung Galaxy Watch. Y aunque muchos pensábamos que este sería el primer reloj de la compañía en llegar con Wear OS en su interior –y de hecho, así lo apuntaban los rumores–, finalmente vimos un dispositivo basado en Tizen, que mantenía la filosofía de los anteriores modelos lanzados por la marca.

Ahora, el reloj ya lleva un tiempo entre nosotros, y se postula como una de las mejores alternativas para aquellos que no quieren un reloj basado en Wear OS, ni tampoco tienen un iPhone para poder usar un Apple Watch como reloj personal. Pero, ¿es realmente el mejor reloj que un usuario de Android puede utilizar? Para despejar todas las dudas, hemos probado a fondo durante días el Samsung Galaxy Watch, y esta ha sido nuestra experiencia.

Índice de contenidos:

Samsung Galaxy Watch, características y especificaciones

Samsung Galaxy Watch, ficha técnica
ElementoEspecificaciones
DimensionesModelo de 46 mm: 46 x 49 x 13 mm. 63 gramos de peso sin correa.
Modelo de 42 mm: 41,9 x 45,7 x 12,7 mm. 42 gramos de peso sin correa.
Correa intercambiableSí. De 22 o 20 mm (depende del modelo)
PantallaModelo de 46 mm: 1,3 pulgadas (33 mm), Circular Super AMOLED Full Color Always On Display. Cristal Corning Gorilla Glass DX+
Modelo de 42 mm: 1,2 pulgadas (33 mm), Circular Super AMOLED Full Color Always On Display. Cristal Corning Gorilla Glass DX+
Resolución360 x 360 píxeles
ProcesadorSamsung Exynos 9110. Doble núcleo a 1,15 GHz
MemoriaModelo LTE: 1,5 GB RAM + 4 GB memoria interna
Modelo Bluetooth: 768 MB RAM + 4 GB memoria interna
Sistema operativoTizen Based Wearable OS 4.0
Conectividad3G/LTE (Solo versión 4G), Bluetooth 4.2, Wi-Fi b/g/n, NFC, A-GPS/Glonass
BateríaModelo de 46 mm: 472 mAh
Modelo de 42 mm: 270 mAh.
Ambos con carga inalámbrica.
SensoresAcelerómetro, giroscopio, barómetro, HRM, luz ambiente
Resistencia5 ATM + IP68 / MIL-STD-810G
Funciones de detección de actividadLector de frecuencia cardíaca, detección de actividad automática, control automático de sueño
OtrosBixby, Samsung Pay, eSIM, bisel rotatorio, altavoz, micrófono,

Lo mejor del Samsung Galaxy Watch

Diseño y pantalla

Samsung Galaxy Watch en la muñeca

Si el aspecto físico es importante a la hora de elegir un móvil, lo es aún más cuando lo que se va a adquirir es una pieza de moda que irá en nuestra muñeca durante las 24 horas a la vista de todo el mundo. El Galaxy Watch de Samsung aprueba con nota este apartado, y se coloca como uno de los relojes inteligentes con mejor diseño del mercado actual, gracias a su caja metálica disponible en tonos plateado, oro rosa y negro, con correas intercambiables y un bisel de plástico marcado con distintos índices. Pese a su fantástica apariencia y calidad de construcción, he de decir que soy de los que prefería el diseño del Samsung Gear S3 en su variante Classic a la del nuevo Galaxy Watch.

También encontramos dos botones a los laterales de la caja, que servirán para ir atrás o volver al home. Además, la correa del reloj es intercambiable por cualquier otra de 20 o 22 milímetros dependiendo del tamaño del reloj –42 o 46 milímetros, nuestra unidad de pruebas es la segunda–. Y hablando de tamaño, si bien no es uno de los relojes más grandes que he probado, cuenta con un tamaño y grosor considerable, y sin duda es recomendable probarse los dos modelos distintos antes de decidirse por uno u otro.

Pese al tamaño, eso sí, el reloj no se siente para nada pesado, ni siquiera a la hora de hacer deporte. Esto, además, ayuda a que llevar puesto el reloj a la hora de dormir no sea molesto, y de este modo se pueda sacar partido de la función de detección de sueño incorporada.

Pese a su tamaño, el Galaxy Watch no se siente pesado, ni siquiera a la hora de hacer deporte con él puesto.

El aspecto más importante del diseño del reloj, y sin duda uno de los que más llama la atención en este caso, es la pantalla. Con 1,3 pulgadas de tamaño y una resolución de 360 x 360 píxeles –o 1,2 y 240 x 240 en el modelo “pequeño”–, el panel Super AMOLED de este Galaxy Watch es el mejor que hayamos visto en cualquier reloj inteligente compatible con Android del mercado.

La surcoreana es especialista en este tipo de pantallas, y una vez más, vuelve a dejarlo claro. Tanto a nivel de brillo, como de contraste o ángulos de visión, me temo que no hay ningún otro smartwatch con una pantalla capaz de plantar cara al panel del modelo de Samsung.

Autonomía

Pantalla del Samsung Galaxy Watch

Utilizando desde hace más de un año un smartwatch Fossil Q Explorist con el anticuado procesador Qualcomm Snapdragon Wear 2100, pasar a usar este Galaxy Watch con su chip Exynos 9110, infinitamente más eficiente que el modelo de Qualcomm, ha sido como pasar de la noche al día.

Poder llegar a la noche con más de un 50% de batería restante en el reloj es todo un lujo, del que desafortunadamente no todos los usuarios de un smartwatch compatible con Android pueden disfrutar. Por tanto, si buscas un reloj inteligente y no estás dispuesto a cargar un dispositivo más cada día, el Galaxy Watch es tu candidato.

Funciones

Samsung Galaxy Watch, deteccion de actividad

Si hay algo que no falta en el Galaxy Watch son funciones. Cada rincón del reloj está repleto de pequeños detalles y sorpresas –más o menos útiles–. Desde un adorable sonido que imita el tic tac de las agujas de un reloj tradicional, hasta un modo agua que bloquea la interacción con la pantalla para evitar toques fantasmas producidos por líquidos y que al desactivarse emite un sonido para expulsar cualquier rastro de agua que pudiera haberse colado en el altavoz, hasta una opción de “alta sensibilidad” que permite usar la pantalla del reloj incluso con guantes.

Si hay algo que no falta en el Galaxy Watch son funciones. Cada rincón del reloj está repleto de pequeños detalles y sorpresas.

Sí, puede que para muchos sean detalles superficiales o que no aporten una utilidad real, pero a menos que la intención sea inundar el mercado de los relojes inteligentes de clones con las mismas características y funciones, son estos detalles los que realmente marcarán la diferencia entre uno u otro reloj. Y sin duda, el Galaxy Watch va bien servido en este sentido.

Lo peor del Samsung Galaxy Watch

Software

Pantalla y software del Galaxy Watch

Un año más, Samsung vuelve a apostar por Tizen, aunque nos pese. A excepción del Samsung Gear Live lanzado a mediados del año 2014, todos los relojes inteligentes de la compañía han estado basados en su propia plataforma de software, y año tras años Wearable OS basado en Tizen, sigue sin estar a la altura. Como tampoco lo está Bixby, el asistente integrado en la plataforma, que hoy por hoy sigue sin estar en español.

El funcionamiento es rápido y fluido, y la interfaz de usuario es lo suficientemente amigable pese a que al principio puede resultar algo compleja, sobre todo si nunca has usado un reloj con Tizen. Además, se incluyen varias aplicaciones presintaladas que resultan de utilidad, como Samsung Health, Pay, Buscar mi teléfono, Música, Galería, Tiempo, Altímetro y Barómetro y otras utilidades interesantes… pero eso es todo.

Al acceder a la tienda de aplicaciones Galaxy Apps, todo lo que encontramos son miles de esferas distintas –un punto a favor en términos de personalización, qué duda cabe–, y aplicaciones o bien creadas por Samsung, o bien creadas por desarrolladores independientes que poco tienen que ver con las compañías más importantes. En otras palabras, no esperes poder utilizar aplicaciones como Google Maps, Telegram, Pocket Casts, Google Assistant, Google Pay, ni ninguna otra herramienta que probablemente utilizarías en un reloj con Wear OS. Y las que hay –como es el caso de Spotify–, son bastante más limitadas y, en definitiva, peores que sus alternativas para otras plataformas orientadas a relojes inteligentes.

Eso, por no hablar de que, en caso de querer utilizar el smartwatch con un smartphone Android no Samsung, te verás obligado a instalar, como mínimo, cuatro aplicaciones diferentes en el móvil para poder asociar el reloj con el teléfono y sacarle todo el partido: Galaxy Wearable, Galaxy Watch Plugin, Samsung Accesory Service, Samsung Health y Samsung Pay. Mientras tanto, con Wear OS basta con instalar la utilidad con su mismo nombre y conectar el reloj. Así de simple.

Para poder usar el Galaxy Watch con un Android no Samsung, te verás obligado a instalar un mínimo de cuatro aplicaciones diferentes en el móvil.

Puede que Wear OS no sea perfecto, en eso estamos todos de acuerdo, pero al menos existen aplicaciones y la plataforma de Google tiene un futuro más o menos claro gracias a los socios de Google y los avances realizado por la compañía en los últimos años, mientras que el sistema operativo para relojes de Samsung fracasa año tras año en su objetivo de atraer desarrolladores de renombre que decidan crear y publicar nuevas aplicaciones para esta plataforma.

Bisel rotatorio

Bisel del Samsung Galaxy Watch

Usar una pantalla táctil de poco más de una pulgada no es lo más cómodo del mundo, menos aún mientras se hace deporte. Por ello, la gran mayoría de fabricantes de relojes inteligentes han apostado por incorporar distintas medidas de navegación a través de piezas mecánicas con las que facilitar la interacción con la interfaz.

En el caso del Galaxy Watch, tenemos un bisel frontal rotatorio fabricado en plástico, que al girar a izquierda a derecha permite hacer scroll en las distintas listas de la interfaz, ya sean horizontales y verticales. Al hacerlo, la rueda emite feedback en forma de sutiles “clicks”, que sin duda se agradece a la hora de navegar entre los diferentes menús del reloj.

Si bien el funcionamiento es bueno, y sin duda se trata de una solución de lo más correcta para paliar la carencia de tamaño del panel, durante su uso nuestra experiencia es que el bisel se “atasca” con más facilidad de lo que nos gustaría, probablemente debido a que el hueco existente entre el propio bisel y la caja del reloj no es lo suficientemente estrecho como para evitar que el polvo y otras partículas se cuelen en el interior. Esto, si bien no afecta al funcionamiento, sí que causa una fricción algo molesta en algunas ocasiones.

Por tanto, pese a ser claramente un fallo menor y que sucede de manera frecuente, sí nos gustaría contar con otros sistemas de navegación alternativos, como la corona giratoria que han usado otros fabricantes de smartwatches como LG con sus Watch Sport y Style, o la propia Fossil en sus últimos modelos. O al menos, que el bisel estuviera fabricado en el mismo material que la propia caja, al igual que en el anterior Gear S3.

Detección de actividad

Deteccion de actividad del Samsung Galaxy Watch

Aunque su apariencia pudiera decir lo contrario, el Samsung Galaxy Watch es un reloj principalmente enfocado a deportistas. Gracias a Samsung Health y a los diversos sensores que incluye el reloj, la detección de actividad debería ser uno de sus puntos fuertes… o eso pensábamos.

No habrá problemas a la hora de analizar el ritmo de carreras, paseos, rutas en bici o actividades de natación, del mismo modo que podríamos hacer con otro reloj o pulsera de actividad enfocada a la actividad física. Además, la detección automática funciona bien cas siempre, y el reloj será capaz de detectar qué actividad estamos realizando sin necesidad de interacción por nuestra parte. Sin embargo, sí encontramos imprecisiones de manera frecuente en la detección del ritmo cardíaco, y una carencia notable en el número de actividades ajenas al ejercicio cardiovascular.

Pese a sus capacidades en términos de detección de actividad, nos encontramos con una carencia notable en el número de actividades ajenas al ejercicio cardiovascular.

Por ejemplo, mientras que en el caso de los relojes con Wear OS podemos comenzar un entrenamiento y dejar que el reloj mida de manera automática los ejercicios realizados durante una rutina de gimnasio para finalmente generar un informe completo con ejercicios, series y repeticiones realizadas, en el caso del Galaxy Watch nos tocará seleccionar uno a uno cada ejercicio que vamos a realizar –que por cierto, es bastante más limitado con respecto al número de actividades disponibles en Google Fit a través de Wear OS– modificando los objetivos manualmente y sin la posibilidad de comenzar la actividad cuando así lo deseemos –el reloj tendrá que detectar automáticamente cuándo estamos en la posición para comenzar el ejercicio, y en ese momento comenzará a medir las repeticiones–, lo cual me ha llevado a, en varias ocasiones, descartar por completo registrar el entrenamiento a través del reloj debido a cierta falta de sensibilidad a la hora de detectar la posición de inicio del ejercicio.

Afortunadamente, la gran mayoría de estos problemas vienen a causa de Samsung Health, y no del reloj en sí. Por ello, confiamos en que Samsung sea capaz de paliar todas las carencias que actualmente encontramos en la plataforma de actividad física, y de ese modo las capacidades del Galaxy Watch en este sentido se sitúen a la altura de las de sus rivales más directos.

Samsung Galaxy Watch: opinión y reflexiones finales de Andro4all

Samsung Galaxy Watch en muñeca

El Samsung Galaxy Watch es un gran reloj, y no hay duda de que cualquiera que busque un smartwatch inteligente compatible con Android debería tenerlo muy en cuenta –siempre y cuando no dependa demasiado de los servicios del “ecosistema” de Google–. Es muy difícil, casi imposible, encontrar un reloj inteligente a la altura de este modelo en lo que a hardware se refiere, tanto a nivel de diseño como de prestaciones, y solo por eso debería situarse en lo alto de tu lista de candidatos a la hora de elegir un reloj para usar con su dispositivo Android. Más aún, si ese dispositivo también es de Samsung.

Es muy difícil, casi imposible, encontrar un reloj inteligente compatible con Android a la altura de este modelo en lo que a hardware se refiere.

Las pocas pegas que le encontramos están relacionadas, en mayor o menor medida, con el software que Samsung se ha empeñado en utilizar pese a existir plataformas claramente superiores en cuanto a integración con otros servicios, y con un futuro algo más prometedor que el de Wearable OS basado en Tizen. Sobre todo, porque da la sensación de que la gran mayoría de desarrolladores de renombre se han olvidado por completo de la plataforma de Samsung, y han centrado sus esfuerzos en desarrollar apps para los sistemas de referencia como lo son Wear OS y WatchOS.

Eso no significa, por supuesto, que haya que descartar el Galaxy Watch por su software, ni mucho menos. La detección de actividad es lo suficientemente buena, las notificaciones funcionan bien, y el propio sistema incluye bastantes herramientas nativas, tantas, que apenas se necesita recurrir a aplicaciones de terceros. El problema es que, a diferencia de los smartphones, un reloj, por muy inteligente que sea, es mucho más que un dispositivo electrónico, y una buena parte de las personas que lo compren buscarán poder disfrutar de su smartwatch durante 3, 4, 5 años o más, y sinceramente dudo que una plataforma a la que los desarrolladores han dado la espalda, esté preparada para convivir con sistemas alternativos que se encuentran en evolución constante, y que cuentan con el apoyo de las principales compañías.

A favor

+ Pantalla
+ Buen diseño y calidad de construcción
+ Prestaciones
+ Autonomía

En contra

– Software
– Detección de actividad: número limitado de actividades

Conclusiones

Por prestaciones, diseño y funcionalidades, el Samsung Galaxy Watch es uno de los relojes más completos y avanzados que los usuarios de dispositivos Android podrían comprar. Sin embargo, con la llegada de nuevos chips como el Snapdragon Wear 3100 y las recientes versiones de Wear OS, la superioridad de los relojes Samsung ya no es tan evidente como lo era hace un par de años, y las carencias en cuanto a software salen a relucir más que nunca. El Samsung Galaxy Watch apenas aporta innovación con respecto al Gear S3, pero supone un salto iterativo muy digno por sus nuevas funcionalidades y añadidos a nivel de detección de actividad física.

Puntuación


7.5 Samsung Galaxy Watch

Un precioso reloj inteligente de lo más completo, cuyo software limita su potencial al apenas existir apps populares compatibles. Recomendable si tienes un móvil Samsung y estás familiarizado con los servicios de la marca.

Precio y dónde comprar el Samsung Galaxy Watch

El Samsung Galaxy Watch salió a la venta a finales del pasado 2018, a un precio de 399 euros en su variante de 46 milímetros con conectividad 4G, y algo más barato, 329 euros, en la modalidad de 46 milímetros Bluetooth. También está la posibilidad de adquirir el modelo de 43 milímetros en varios colores distintos, a un precio que hoy por hoy se sitúa ya por debajo de los 300 euros.

Actualmente, todas las variantes del reloj han sufrido una importante depreciación, y cualquiera de ellas se puede conseguir a precios muy competitivos, tanto en la tienda oficial de Samsung como en otros comercios habituales.

Samsung | Galaxy Watch

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Análisis de wearables, Samsung Galaxy Watch, Smartwatches Android, Tizen OS
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs