Qué es el efecto acuarela, por qué sigue existiendo y cómo puedes evitarlo

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Cámara del Samsung Galaxy S10 Plus

El efecto acuarela es eso de lo que has oído hablar, pero cuyo significado, probablemente, desconozcas. Este, hace referencia a la pérdida de detalle generalizada en una imagen, debido a la reducción de ruido que se aplica a la misma.

Los fabricantes siguen cometiendo los mismos errores con el procesado de las cámaras, aunque hay una causa que “lo justifica”. Por norma general, los usuarios prefieren fotografías algo sobreexpuestas y con una cantidad de ruido mínima. Por otro lado, mercados como el chino cobran gran importancia para las firmas, y un procesado de la piel agresivo es bien recibido por la cultura asiática.

Pese a que su presencia es algo generalizada, hay algunas formas para evitar el efecto acuarela en tus fotos. Aclaramos pues, al detalle, qué es el efecto acuarela, cómo podemos evitarlo, y el resto de razones por las que los fabricantes siguen sin evitar su aparición.

Un viejo conocido en la fotografía móvil

Efecto acuarela

El efecto acuarela lleva haciendo acto de presencia desde, prácticamente, los orígenes de la fotografía móvil. Sin embargo, lejos de desaparecer, sigue campando a sus anchas en buena parte de los terminales actuales, incluso en aquellos que cuestan más de 1.000 euros. Los algoritmos de procesado entienden que se ha de reducir el ruido a toda costa, lo que se traduce en que texturas que requieren de prácticamente toda la información que ha captado el sensor, como las de la piel, acaban despareciendo en pos de un “maquillado” de la imagen que la suaviza por completo.

Terminales como el LG G2 pusieron de moda el efecto acuarela. Por aquel entonces, se trataba de un problema notorio, que afectaba a prácticamente la totalidad de las imágenes que se tomaban con él. Actualmente, los principales damnificados son las fotografías de retrato y las tomas nocturnas.

Buen ejemplo del efecto acuarela –no del todo generalizado, sino a la hora de procesar la piel–, lo encontramos en las últimas alternativas de Samsung, los Galaxy S10 y S10+. El problema viene de años atrás, ya sufrido en las antiguas generaciones. No obstante, parece que más que un error de procesado se haya convertido en una seña de identidad de la firma a la hora de procesar la piel. Este, entre otros, pudiera ser uno de los principales motivos por el que las firmas que sufren el efecto acuarela no reaccionan al mismo, al haber mercados que lo demandan y mercados que, aun sufriéndolo, no reaccionan en contra –el usuario medio no repara en si la fotografía tiene más o menos detalle en la piel–.

Más allá del procesado de la piel, nos encontramos con terminales que ofrecen una buena cantidad de detalle de día, y efecto acuarela por la noche. En condiciones de baja luminosidad, el ruido aumenta, y la única solución de algunos fabricantes pasa por reducir este ruido a toda costa, sufriendo, inevitablemente, el ya comentado efecto.

Al sobreexponer una imagen –añadir luminosidad de más a la escena– solemos generar algo de ruido, y este mismo ruido, junto al que ya había en la fotografía, se elimina de la forma más agresiva posible, creando este efecto. Apple sufrió el efecto acuarela en sus últimos iPhone, que “lavaban” el rostro en exceso en los selfies. Sin embargo, la compañía no tardó más que unas semanas en solucionarlo, devolviendo el detalle que se había perdido.

Se ha de entender que las fotografías tienen ruido, por mínimo que sea, y que la reducción del mismo se ha de hacer de forma controlada, y teniendo claro que no vamos a empeorar el resultado final. Te dejamos con un ejemplo de fotografía tomada con una cámara profesional, con una sensibilidad ISO 100, por lo que el ruido que aparece es mínimo.

imagen con ruido vs imagen sin ruido

En un simple vistazo las imágenes parecen similares, aunque en una se ha conservado el ruido original de la fotografía, y en otra se ha reducido al máximo. Al ampliar, notamos cómo en la imagen en la que hemos reducido el ruido, hemos acabado con la textura original de la piel, creando un efecto de maquillaje, el sujeto parece un muñeco de cera.

Foto sin lavar

Foto lavada

Cómo evitar el efecto acuarela

Selfie

Si el problema radica en que el móvil pretende reducir el ruido a toda costa, pudiéramos pensar que disparar con una sensibilidad ISO baja para reducir dicho ruido pudiera solucionar el problema. El problema viene cuando el terminal, independientemente del ruido que haya, acaba con las texturas de la piel, al ser esta su forma de procesar la imagen. Si disparamos de forma manual y aun así el terminal hace de las suyas, la única solución pasa por evitar que el móvil procese la foto.

Esto se consigue disparando la fotografía en formato RAW, y editándola nosotros al gusto. De esta forma, tendremos una fotografía con toda la información original, sin el procesado del teléfono –ergo sin la reducción de ruido–. El principal inconveniente de esto es, en primer lugar, el tiempo que perderíamos procesando de una en una nuestras fotografías a personas y el segundo que actualmente no existen terminales capaz de almacenar un RAW con información de profundidad, por lo que perderíamos el efecto bokeh.

Todo esto nos lleva a concluir que a efectos prácticos y cotidianos, poco o nada puedes hacer para evitar el efecto acuarela, más allá de pensártelo dos veces antes de comprar un terminal que lo sufra –si es que esto te preocupa–.

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Fotografía y edición en Android
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion