El ‘pliegue’ de móviles flexibles y la duda razonable, ¿es este el gran reto del futuro de la industria?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

El gran reto de los móviles flexibles, el 'pliegue' del display Imagen | @MKBHD

A nadie se le escapa a estas alturas que los smartphones se habían estancado un poco, y es que la evolución lógica del hardware y la transición hacia los móviles de gran formato, con su mayor aprovechamiento frontal, nos han traído terminales muy similares entre sí tanto en aspecto como en rendimiento.

La diferenciación se había ido al color y a los degradados, a la IA y a una cámara fotográfica cada vez más importante, pero es cierto que el mercado experimentaba agotamiento y las ventas comenzaban a flaquear, incluso a pesar de los novedosos diseños con cámara retráctil, tan llamativos como frágiles.

Y ante esta tesitura, esperando todavía al 5G y quizás de forma apresurada, la industria ha buscado fórmulas innovadoras como los smartphones plegables para mostrarnos el futuro, aún tomando riesgos, y así animar la maquinaria mediática y las ventas en el presente.

No fueron una sorpresa sino más bien una vieja promesa por fin cumplida, pero a pesar de haber conocido con mucho gusto a los Samsung Galaxy Fold y Huawei Mate X en el pasado Mobile World Congress 2019, son muchas las dudas que quedan alrededor de los móviles plegables, de su durabilidad y de un panel flexible con pliegues no sólo antiestéticos, sino al parecer también “delicados”.

El ‘efecto WoW’, los pliegues y la durabilidad: compromisos contra entusiasmo

Ha sido el propio mercado el que se ha encargado de enseñarnos la realidad de unos smartphones que parecen haberse anticipado a su propia tecnología, y para muestra el botón de las primeras unidades del Samsung Galaxy Fold, cancelado por problemas de juventud nada más llegar a manos de sus primeros usuarios, periodistas especializados ávidos de tocar al primer teléfono plegable del mercado que todavía espera nueva fecha de lanzamiento.

Desde el gigante surcoreano se han mostrado entusiasmados con eso de estar a la vanguardia de la industria una vez más, pero han tenido que disculparse por los problemas con el delicado panel flexible de un modelo a caballo entre un prototipo y un dispositivo de corte comercial, y han pedido tiempo para solucionarlo de forma diligente.

Al menos, es cierto que todavía no había comenzado a venderse al gran público, y que Samsung podrá resarcirse con un mejor Galaxy Fold que cuesta casi 2.000 euros, una friolera de dinero que le impide permitirse semejante fragilidad. Compromisos sí, los early birds ya saben que las nuevas tecnologías tienen su recorrido hasta madurar, ¿pero qué compromisos estamos dispuestos a asumir a cambio de usar los primeros un smartphone plegable?

El entusiasmo del mercado es evidente y lógico, se trata de la próxima gran generación de smartphones y estamos ante el dispositivo electrónico más utilizado del mundo, que nos promete ahora experiencia de tableta y smartphone todo en uno. Unos diseños únicos fruto de la evolución tecnológica que nos ofrecen toda la productividad de una gran pantalla que puede plegarse y guardarse en cualquier bolsillo.

El pliegue estará ahí en las primeras generaciones de flexibles, pero la industria debe buscar soluciones

No sólo el protector no removible y el polvo en el mecanismo de plegado han suscitado preocupación a la vista de los primeros vídeos en mano del Galaxy Fold, y es que el pliegue que se ve justo en el centro del panel flexible es más que evidente sobre todo con el dispositivo apagado. Cerrar y abrir una película plástica de forma constante provoca que se estire y se contraiga desarrollando ese pliegue, tal y como sucede si doblamos un póster y luego volvemos a desdoblarlo.

Quienes lo han probado afirman que el pliegue está ahí y es posible vivir con él, no se aprecia con el panel encendido y no compromete la funcionalidad del dispositivo desplegado, pero es ciertamente “feo” y genera dudas sobre la durabilidad del panel a corto o medio plazo.

Es un problema potencial, y aunque Samsung ya está revisando el protector plástico para mejorar su implementación es verdad que los fabricantes tienen que encontrar soluciones a un pliegue que parece será el denominador común de la primera generación de smartphones plegables.

El gran reto de los móviles flexibles, el 'pliegue' del display

En ello se encuentra ya Corning, la firma que está detrás de los famosos vidrios Gorilla Glass, templados químicamente para ofrecer la mejor protección a los dispositivos móviles del presente, y que busca ya una solución de vidrio flexible a la par que resistente arañazos y durable que reemplazaría a los paneles plásticos protectores implementados en los smartphones plegables actuales.

Eso sí, dice Corning que su tecnología no estará lista hasta dentro de un año o dos, por lo que las primeras generaciones de los teléfonos plegables van a tener pliegues sí o sí y van a tener que demostrarnos no sólo su utilidad, sino también que la relación precio/prestaciones es justificada y que su durabilidad es la más adecuada para unos dispositivos dirigidos sin duda a ‘heavy users’ que buscan lo mejor.

En Andro4all | Huawei Mate X vs. Samsung Galaxy Fold: el ‘efecto WoW’ lo gana Huawei para sorprender al mundo

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Huawei Mate X, Móviles plegables y flexibles, Samsung Galaxy Fold
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs