5 días con el Pixel 4 XL: mejor que nunca, pero, ¿suficiente?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Google Pixel 4 XL, color Clearly White

¿Qué queda por contar de un móvil del que se sabía absolutamente todo, meses antes de ser anunciado? Mucho. Más de lo que imaginas. Tras meses plagados de filtraciones de todos los colores,el Google Pixel 4 por fin está entre nosotros, y llega junto a un renovado portfolio de dispositivos made by Google con el que los de Mountain View quieren dejar clara su posición en el terreno del hardware.

En Andro4all ya hemos podido pasar un tiempo usando a fondo el nuevo teléfono estrella de Google. No el suficiente como para poder analizarlo y emitir unas conclusiones finales –el análisis completo llegará muy pronto–, pero sí para entender cuál es la idea de Google con este terminal, y qué deberías esperar si decides comprarlo.

Google Pixel 4 XL, impresiones tras varios días de uso

¿Qué hay en la caja?

Google Pixel 4 XL, trasera en color blanco con boton naranja

Al recibir tu Pixel 4 o 4 XL, te encontrarás ante una pequeña caja de color blanco con un diseño similar al de las anteriores generaciones. En ella, además del propio teléfono, viene incluido un cargador rápido de 18W junto a un cable USB-C a USB-C, el adaptador Quick Switch –que podrás utilizar como USB OTG– y los papeles varios que probablemente jamás vayas a leer.

Y me temo que eso es todo. A diferencia de los Pixel 3, los nuevos Pixel 4 no incluyen auriculares USB Tipo C, ni tampoco un adaptador de USB-C a minijack de auriculares de 3,5 mm. De modo que si tienes intención de usar tus auriculares de toda la vida, no te queda otra que comprar un adaptador por tu cuenta.

¿Cuánto cuesta y dónde puedes comprarlo?

En España, puedes comprar tanto el Pixel 4 como el Pixel 4 XL de manera oficial a través de la tienda online de la compañía desde este 21 de octubre. Además, si decidiste reservar el teléfono tras su presentación el día 15, recibirás una pantalla inteligente Nest Hub de regalo.

Google Store | Pixel 4

Su precio es de 759 euros para el Pixel 4, y 899 euros para el Pixel 4 XL. ambos en configuraciones con 64 GB de almacenamiento interno. Curiosamente, son más baratos que los anteriores Pixel 3, cuyos precios partían desde 849 y 949 euros.

En nuestro caso, la unidad que hemos podido probar corresponde a un Google Pixel 4 XL en color “Clearly White”, con 64 GB de almacenamiento.

¿Qué cambios trae el Pixel 4?

Pixel 4 XL en la mano

Con esta cuarta generación de teléfonos, Google se ha centrado en seguir mejorando aquellos aspectos que hacen que un Pixel sea un Pixel, pero no se ha olvidado de introducir novedades que con las que aportar aún más valor a la experiencia con esta serie de dispositivos.

Diseño y pantalla

Uno de los aspectos que más ha variado frente a las pasadas generaciones de la familia Pixel es el del diseño. Como el de otros modelos presentados este año, me temo que se trata de una estética controvertida que no agradará a todos por igual –aunque siendo sinceros, ¿acaso es posible lo contrario?–.

Pixel 4 XL, imagen destacada

En esta ocasión, nos encontramos ante un teléfono construido en aluminio y vidrio, exactamente igual que el Pixel 3 del año pasado. No obstante, por primera vez perdemos el acabado trasero en dos tonos, para pasar a un panel totalmente liso, disponible en acabados brillo –solo en el color negro– o mate. Además, se suma un módulo cuadrado al que el equipo de diseño de Google se refiere como “Pixel Square”, encargado de albergar el renovado sistema fotográfico del teléfono.

A la mano, el Pixel 4 XL se siente bastante agradable gracias a que los bordes están cubiertos de lo que Google denomina un “acabado híbrido mate”, que recuerda a la textura de los Google Pixel 2. Además, su trasera es extremadamente suave, y el cristal pulido ofrece un acabado casi gomoso, que ayuda a que el terminal no se resbale con facilidad. Además, es bastante delgado y no se siente demasiado pesado. Al menos no tanto como otros modelos que he podido probar recientemente como el OnePlus 7T Pro.

En mi opinión, es un smartphone bonito y con un diseño reconocible, gracias a la forma en la que Google juega con el contraste entre las diferentes texturas y los colores. De entre todos, además, el modelo blanco, “Clearly White” me parece el más atractivo de los tres tonos en los que los Pixel 4 están disponibles.

Pixel 4, camara y boton lateral

Viajando a la parte delantera encontramos una de las grandes evoluciones de este año: la pantalla. Rodeada de unos márgenes relativamente reducidos en los laterales y la parte inferior, y con una frente algo más pronunciada, está claro que este diseño no pasa desapercibido. Habrá quien no pueda aguantar la falta de simetría del frontal, y habrá quien lo prefiera en lugar de una muesca, sobre todo teniendo en cuenta la tecnología que incluye en su interior. Yo, personalmente, me identifico en este segundo grupo.

Sobre la pantalla en sí, comentar que un año más ha recibido la mayor puntuación en el análisis de Display Mate, superando a la del iPhone 11 Pro Max. En mi experiencia, se trata de una pantalla de muy buena calidad, con unos ángulos de visión excelentes y una reproducción de color precisa aunque con tonos vivos, sobre todo en el modo de color “automático”. Sí que se puede llegar a echar en falta un mayor nivel de brillo en exteriores, aunque lo cierto es que la diferencia frente a otros modelos no es mayúscula.

Andro4all en Google Pixel 4

Pero la pantalla del Pixel 4 esconde dos ases bajo la manga: en primer lugar, una tasa de refresco de 90 Hz que hacen que todo se mueva con suma suavidad. He de decir, eso sí, que recomiendo encarecidamente activar la opción de forzar los 90 Hz a través de los ajustes para desarrolladores, aunque eso suponga sacrificar autonomía.

Por otro lado, se encuentra el sistema Ambient EQ, que como en los últimos iPhone de Apple, se encarga de ajustar la temperatura de color de la pantalla según la luz ambiental. En mi experiencia, es una de esas funciones que no echarías en falta si no estuviera presente, pero que cuando lo está, no quieres deshacerte de ella.

Motion Sense y Face Unlock

Pixel 4, desbloqueo facial

Tras el nuevo diseño y la genial pantalla, aterrizamos en la tercera de las grandes novedades del Pixel 4: Motion Sense. Escondidos bajo el marco superior de la pantalla, se encuentran un total de cinco sensores distintos, más la cámara frontal y un radar basado en la tecnología Soli de Google.

Este último es el encargado de dar vida a Motion Sense, un sistema de control gestual en el aire, que permite controlar algunas funciones del dispositivo sin necesidad de tocarlo. Aunque entraré más detalle en el momento del análisis, he de decir que, si bien a día de hoy su utilidad es algo limitada, es lo suficientemente preciso y la tasa de fallo no es muy elevada.

Sí que he de detenerme en la que, para mi, es la mejor característica derivada de Motion Sense, como lo es la activación de la pantalla ambiente por aproximación. Basándose en los datos recogidos por el radar, y combinándolos con una serie de algoritmos, el dispositivo es capaz de detectar si nos encontramos cerca de él y mostrar, o no, la pantalla ambiente.

El resto de sensores integrados están destinados única y exclusivamente al sistema de reconocimiento facial. Por fin, Google ha llegado a la conclusión de que el lector de huellas es un sistema biométrico que tarde o temprano debía desaparecer –y no podrás cambiar mi opinión al respecto–, y que un método de desbloqueo facial lo suficientemente avanzado, rápido y preciso puede llegar a sustituirlo sin problemas. Y así es.

El desbloqueo facial del Pixel 4 es el más rápido que haya probado, superando incluso –por poco, todo hay que decirlo– al de los últimos iPhone y con unos niveles de precisión y fiabilidad excelentes. Ni siquiera necesitas encender la pantalla para desbloquear el teléfono. En cuanto el radar Soli detecta que te acercas al dispositivo con la idea de desbloquearlo, el sistema se activará y te llevará a tu pantalla de inicio, o a la última aplicación que tuvieras abierta si así lo deseas –puedes activar esta opción en los ajustes–.

Pixel 4 XL, parte delantera

Ahora bien, es necesario comentar algo al respecto de este sistema. En los últimos días, en las redes han aparecido pruebas que muestran cómo el Pixel 4 puede ser desbloqueado cuando tenemos los ojos cerrados. Esto sin duda supondría un problema grave de seguridad. No obstante, todo apunta a que tarde o temprano se introducirá la opción de permitir el desbloqueo con los ojos cerrados, o no. No hay que olvidar que el dispositivo aún no ha llegado a sus primeros compradores, y por tanto no cuenta con una edición definitiva de su software.

Otro detalle a tener en cuenta, es que la carencia de lector de huellas dactilares implica una desventaja clara, que con suerte será solventada en pocos meses. Y es que hasta que los desarrolladores no actualicen sus aplicaciones para apuntar a la API 28 de Android e implementen la API BiometricPromtp, no será posible usar el reconocimiento facial para autorizar pagos o iniciar sesión en apps y servicios.

Fotografía

Google Pixel 4 XL De noche

Aunque el recorrido de Google en la fotografía móvil viene de muy atrás, cada nueva generación de la serie, los Pixel se han convertido en la referencia en términos de calidad fotográfica gracias, sobre todo, a los avances de la compañía en términos de fotografía computacional.

No obstante, este año también hay novedades importantes en lo relativo al hardware, pues por primera vez encontramos dos cámaras a la espalda del Pixel 4. Una, principal, de 12 megapíxeles de resolución, y otra, “telefoto”, de 16 megapíxeles con zoom óptico 1,8x.

Este segundo sensor existe porque Google quiere potenciar aún más su sistema Super Res Zoom que ya estaba presente en el software desde los Pixel 2, mejorando aquellas capturas en las que es necesario acercarse al sujeto a fotografiar, pero no es posible hacerlo físicamente.

Pero Google no quiere darle demasiada importancia a la existencia de este sensor, para así demostrarte que el grueso del trabajo recae sobre el software, incluso cuando estás haciendo una foto con zoom. De hecho, en la app de cámara ni siquiera hay un acceso directo que permita saltar del sensor principal al telefoto.

Aunque, de nuevo, me ahorro mi valoración final para el análisis, es muy probable que Google se haya vuelto a sacar de la manga la mejor cámara vista hasta ahora en un smartphone, y teniendo en cuenta lo alto que estaba el listón por culpa del iPhone 11 Pro, es algo digno de admirar.

Ahí van algunos ejemplos:

Ficha técnica del Google Pixel 4 XL

Google Pixel 4 y Pixel 4 XL, ficha técnica
EspecificacionesGoogle Pixel 4Google Pixel 4 XL
Dimensiones147 x 68,9 x 8,2 mm. 162 gramos160,4 x 75,2 x 8,2 mm. 193 gramos
PantallaAMOLED de 5,7 pulgadas Smooth Display a 90 Hz con Ambient EQAMOLED de 6,3 pulgadas Smooth Display a 90 Hz con Ambient EQ
ResoluciónFull HD+Quad HD+
ProcesadorQualcomm Snapdragon 855
Adreno 640
Qualcomm AI Engine
Pixel Neural Core
Qualcomm Snapdragon 855
Adreno 640
Qualcomm AI Engine
Pixel Neural Core
RAM6 GB LPDDR4x6 GB LPDDR4x
Sistema operativoAndroid 10
Actualizaciones del sistema y de seguridad aseguradas durante 3 años
Android 10
Actualizaciones del sistema y de seguridad aseguradas durante 3 años
Almacenamiento64/128 GB UFS 2.164/128 GB UFS 2.1
CámarasTrasera: dual de 12 MP Dual Pixel + 16 MP Telefoto zoom óptico x1,8
Frontal de 8 MP
Trasera: dual de 12 MP Dual Pixel + 16 MP Telefoto zoom óptico x1,8
Frontal de 8 MP
Batería2.800 mAh con carga rápida USB-PD de 18W3.700 mAh con carga rápida USB-PD de 18W
OtrosAltavoces estéreo, USB Tipo C, Motion Sense, 100 GB gratis en Google One durante tres mesesAltavoces estéreo, USB Tipo C, Motion Sense, 100 GB gratis en Google One durante tres meses
SeguridadDesbloqueo facial, chip Titan MDesbloqueo facial, chip Titan M

Valoración inicial

Pixel 4 XL, trasera

El Pixel 4 es un Pixel, de eso no hay duda. La nueva generación de la serie de teléfonos de Google mantiene su esencia, y es de agradecer que la compañía se haya atrevido a dotar a sus nuevos teléfonos de características diferenciadoras, que con un poco de afinación, puedan llegar a ser realmente útiles y convenientes.

¿Justifica eso sus 899 euros? Me temo que la respuesta a esa pregunta quedará respondida en la review dentro de unos días, pero si algo tengo claro ahora mismo, es que este puede ser, al fin, el teléfono más ambicioso y completo de la historia de Google. Ese que muchos llevábamos años esperando.

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Análisis de móviles, experiencia de uso, Google Pixel 4, Google Pixel 4 XL, Opinión
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion