¿Ha terminado el “experimento” de las cámaras pop-up? 2020 está siendo el año del agujero

Última actualización el 17/03/2020 a las 17:15

Las pantallas de los smartphones comenzaron a crecer prácticamente desde el lanzamiento del iPhone original y los primeros terminales Android. Sin embargo, llegamos a un punto en el que sobrepasar unas determinadas pulgadas podía traducirse en un dispositivo incómodo y poco usable. Fue entonces cuando los fabricantes se enzarzaron en una carrera por apurar al máximo los marcos de sus smartphones.

Móviles con camaraa pop-up vs agujero en pantalla

En la primavera del año 2017 llegó el Essential Phone, el primer smartphone con un notch como los que vemos hoy en día. Más tarde, en septiembre de ese mismo año, el iPhone X, encargado de popularizar la ceja. Dado el alcance mediático de los lanzamientos de Apple, su diseño sirvió para animar a muchas otras firmas.

Los fabricantes no tardaron en implementar el notch en sus nuevos lanzamientos. Durante el 2018 asistimos a un auténtico festival de notches de todo tipo, más grandes, más pequeños, redondeados, con forma de gota… Junto a los marcos tradicionales, fueron la única opción durante poco tiempo, pero los sistemas mecánicos y las cámaras pop-up comenzaron abrirse camino.

¿Por qué ocupar pantalla si puedo ocultar la cámara?

Samsung negocia la compra de la empresa responsable de la cámara-periscopio de Oppo

El OPPO Find X nos demostró que existían alternativas al notch. Y qué alternativas. Su sistema mecánico no solo le otorgaba un diseño espectacular, sino que permitía aprovechar un inmenso porcentaje del frontal –un 87% para ser más exactos– con su panel OLED de 6,4 pulgadas.

Durante el pasado 2019 pudimos ver cómo varios fabricantes se apuntaban a la tendencia de las cámaras pop-up, en este caso con sistemas más sencillos que no obligaban a ocultar también las cámaras traseras. OnePlus lanzó el OnePlus 7 Pro –más tarde el OnePlus 7T Pro— con esta tecnología. También Xiaomi, con terminales como los Mi 9T y Mi 9T Pro.

Huawei fue otro de los fabricantes que apostó por estas cámaras ocultas, la encontramos en el Huawei P Smart Z. No la incorporó en ninguno de sus buques insignia, pero sí en una de las familias que más ventas le han aportado en países como España. De la misma manera, otros terminales llegaron el año pasado con esta tecnología. Sin embargo, todo parece haber cambiado con la entrada del año 2020.

¿Qué ha pasado con las cámaras pop-up?

A excepción de firmas como Redmi, que ha mantenido el diseño en sus nuevos Redmi K30, varias firmas han optado este año por una nueva tendencia, el agujero en pantalla. Xiaomi ha escogido el agujero para sus Mi 10 y Mi 10 Pro, incluso todo apunta a que OnePlus añadirá un agujero en el panel de su OnePlus 8 Pro.

Sin embargo, si hay algo realmente curioso, es el caso de OPPO. Incluso el OPPO Find X2, la esperada renovación del flagship chino, ha dejado atrás su característico sistema mecánico que tanto nos sorprendió. No es el único dispositivo de OPPO que ha perdido por completo su esencia, los nuevos Reno3 también fueron presentados con notch y agujero en pantalla.

Aquella “aleta de tiburón”, presente en los OPPO Reno y OPPO Reno2, ha desaparecido, acabando con la principal seña de identidad del terminal chino. Y creo que esta es una de las consecuencias más graves de este cambio, la pérdida de personalidad.

OPPO Reno3 Series

No tengo claros los motivos de estos cambios, aunque, supongo, se deberá a varios factores. Es cierto, un sistema mecánico corre el riesgo de fallar o romperse, pero no parece que ninguno de los dispositivos con cámara pop-up de los que hemos hablado hayan causado demasiados problemas. ¿Es más barato incorporar un agujero en pantalla que un sistema mecánico? Probablemente sí. ¿Es más sencillo? También, y no es necesario dejar un espacio para el mecanismo interno. Lo más probable es que estos dos últimos hayan tenido un gran peso.

Particularmente no me agrada este cambio, me gustan las cámaras pop-up. Me parecen una solución idónea, ya que permiten aprovechar totalmente el panel sin ningún tipo de distracción. Además, teniendo en cuenta que no utilizo en exceso la cámara frontal, no me vería obligado a activar el mecanismo en demasiadas ocasiones. En cualquier caso, parece que ya no hay vuelta atrás.

En un mercado plagado de smartphones prácticamente idénticos, sin detalles genuinos, el agujero en pantalla parece haberse convertido en la nueva tendencia. Y la cosa no terminará aquí, por supuesto, durante el próximo 2021 asistiremos a una nueva corriente.

VER COMENTARIOS

Recomendado