PowerVision PowerEgg X, probamos el potente dron todoterreno que huevo parece

COMPARTIR 0 TWITTEAR

PowerVision PowerEgg X, probamos el potente dron que huevo parece

¿¡Que existe un huevo que vuela!? Pues va a ser que sí amigos, o al menos en parte, porque este huevo sobredimensionado que veis en la imagen de cabecera es realmente un transformer que se convierte en el PowerVision PowerEgg X, uno de los drones más potentes que podrás comprar por menos de 1.000 euros, aderezado con una dotación de accesorios generosa y muchas sorpresas para dejaros boquiabiertos.

Y es que no es para perderse la oportunidad de conocer un dron con forma de huevo, sobre todo porque PowerVision ha querido competir en el creciente segmento de los drones con una opción versátil, todoterreno, que combina diversas funciones para hacernos felices a casi todos.

De hecho, no es un dispositivo extremadamente económico pero sí compite bien entre los drones más potentes del mercado, y además en su caso parte de un diseño muy llamativo y compacto para hacerse un dispositivo enormemente funcional, con la opción de usarlo como videocámara al uso o montar un cuadricóptero eléctrico con app para smartphones incluida y una experiencia que ha crecido con el paso de los días.

¿Queréis ver qué nos ofrece el dron que huevo parece? Pues vamos a ver qué ha dado de sí esta prueba del PowerEgg X de la compañía china PowerVision… ¡Despegamos!

PowerVision PowerEgg X, probamos el potente dron que huevo parece

Un dispositivo compacto, pero completo y con mucho que ofrecer

En nuestro caso hemos podido disfrutar de la versión PowerEgg X Wizard que incluye toda la dotación mostrada, un completísimo pack que sube hasta los 1.149 euros pero que incluye no sólo el dron y sus accesorios básicos, sino también una batería extra, aspas de reemplazo para el cuadricóptero y todo lo necesario para convertir al dron en un aparato resistente al agua y sumergible ampliando así esas capacidades todoterreno.

En todo caso el PowerEgg X se puede adquirir por 849 euros en su modalidad básica Explorer, que incluye un maletín de transporte de gran calidad junto con todo lo necesario para hacer volar a este huevo: el propio dron, una funda de tela, hélices de repuesto, la batería recargable, el control remoto, una correa de muñeca para usarlo como cámara de vídeo y una cabeza para trípode además obviamente del cargador.

Y es que sí, el compacto PowerEgg X -que mide 16,5 × 10 centímetros y pesa 522 gramos- puede usar como una cómoda videocámara de mano gracias a la correa, o montarle las hélices para su funcionamiento en modalidad de dron, creciendo así en tamaño y peso hasta los 862 gramos pero pudiendo volar hasta 30 minutos de forma continua.

PowerVision PowerEgg X, probamos el potente dron que huevo parece

La autonomía en modo de videocámara supera las 3 horas y media, gracias a una batería de 3.800 mAh que se carga mediante un transformador de 50W incluido, y que dispone de dos puertos USB para cargar a la vez teléfono móvil y control remoto del dron. De hecho, este control es un mando de tamaño considerable con un soporte para el smartphone adaptable a anchos de 65 hasta 84 milímetros, con su propia batería de 3.500 mAh y compatibilidad con móviles que tengan conectores Lighting, Micro USB y USB-C.

Respecto al propio dron, dispone de un chipset de origen desconocido con CPU de cinco núcleos y GPU mononúcleo, procesador de imágenes dedicado y una NPU de doble núcleo para gestionar la IA del dispositivo, que dispone de 6 GB de memoria interna y un slot para tarjetas microSD donde guardar nuestras grabaciones en resolución hasta 4K.

Y ya para terminar con esta descripción básica, cabe destacar que la conectividad con tu smartphone se realiza a través de la app Vision+ 2, disponible tanto en App Store de Apple como en Google Play Store de forma totalmente gratuita. La peor parte es que sólo está disponible en perfecto inglés o en chino.

PowerVision PowerEgg X, probamos el potente dron que huevo parece

La sencillez de transporte, montaje y uso como seña de identidad

Ya os comentaba que el PowerEgg X viene guardado en un maletín de transporte de mucha calidad, donde todos los elementos caben de forma perfecta y puede guardarse y transportarse el dron sin miedo a golpes, pérdidas o roturas, de una forma muy cómoda y funcional.

Parece que PowerVision ha pensado primeramente en la funcionalidad, de hecho, a la hora de diseñar este dron con forma de huevo, que se monta y desmonta de un modo sencillísimo en base a guías o rieles plásticos donde se insertan las hélices o las correas, protegiendo además el gimbal de forma efectiva con un elemento plástico desmontable.

Se trata probablemente de uno de los drones más versátiles por su sencillez de transporte y montaje, que si bien condiciona el uso del dispositivo, también nos permite precisamente guardarlo con total seguridad cuando no vamos a utilizarlo. No es incómodo montarlo, ni tampoco un proceso lento, y eso es clave.

PowerVision PowerEgg X, probamos el potente dron que huevo parece

Y si ensamblarlo no es un problema, usarlo tampoco porque el fabricante ha pensado en todo tipo de momentos en los que podamos requerir una cámara estabilizada y con IA, ofreciendo la posibilidad no sólo de volarlo sino también de usarlo como videocámara de mano o sobre un trípode.

Es esta versatilidad su mejor credencial, de hecho, pero también es cierto que puede levantar críticas el hecho de PowerVision no se haya centrado en su uso como dron, en vuelo, pues éste es realmente el motivo de compra y se requiere este proceso de montaje siempre que queramos usarlo en el aire.

PowerVision PowerEgg X, probamos el potente dron que huevo parece

Creciendo en posibilidades, y mirando a un futuro alrededor del smartphone

Entrando ya en este punto más de experiencia, hemos de reconocer que ciertamente el dron nos ha dejado muy buenas sensaciones, pero también que estamos ante una unidad recién nacida con los problemas evidentes de juventud de este tipo de dispositivos.

De hecho, la app Vision+ 2 que se requiere para interconectar smartphone y aparato de vuelo, es una recién llegada a Google Play y sólo estaba disponible en la App Store de Apple en su lanzamiento, por lo que tuvimos que descargarla desde la web de PowerVision de forma directa para empezar a trastear el PowerEgg X.

Y no estaba exenta de problemas, pues a veces incluso llegaba a desconectarse en vuelo o sufría pérdidas constantes de calidad, algo que al menos PowerVision ha ido puliendo con sucesivas actualizaciones que nos anticipan un futuro alentador siempre que el fabricante mantenga este nivel de desarrollo.

De hecho, la app es muy completa, y permite controlar desde cualquier smartphone todos los aspectos del dron, tanto en vuelo como en modo de cámara IA, sirviendo como visor a distancia de lo que está viendo el PowerEgg X en cada momento.

Obviamente los controles de vuelo se ejecutan desde el mando de control remoto, que tiene varios botones integrados para acceder a distintas acciones rápidas como el cambio entre modos de vuelo o la toma de imágenes, pero el smartphone gana protagonismo en su soporte permitiéndonos controlar todos los parámetros de vuelo de un dispositivo que cuenta con posibilidad de funcionamiento en modo sencillo, medio o profesional según nuestras capacidades de pilotaje y control.

Usándolo en modo fácil el PowerEgg X se vuelve lento y preciso, tomando vídeos o imágenes muy estables sin necesidad de una pericia enorme en vuelo de drones, mientras que en profesional podremos volar a tope de power alcanzando hasta 65 kilómetros por hora y aguantando vientos de hasta 38 km/h.

PowerVision PowerEgg X, probamos el potente dron que huevo parece

El vuelo es muy estable, casi sorprende, y además tenemos posibilidades mucho más avanzadas, con seguimiento automático de personas, por ejemplo, modo de auto composición que nos permite seleccionar un objetivo y mantener el foco de la cámara sobre él de forma totalmente autónoma, o un modo de emergencia que se vale del GPS + GLONASS para volver al punto de origen sin intervención en caso de quedarse sin señal o sin batería.

El modo QuickShot también es capaz de centrar la cámara en un objetivo y grabar un clip de vídeo realizando un vuelo predefinido, algo útil en ciertas situaciones con vuelos en círculo, hélice, cohete o elipse como otras opciones del mercado.

Por último cabe destacar que la calidad del vídeo también es sorprendemente buena, como hemos comentado hasta resolución 4K a 60 fotogramas por segundo, FHD hasta 120 fps y HD hasta 240 fps, sirviéndose del gimbal para una estabilización de notable resultado y aceptables clips de vídeo.

PowerVision PowerEgg X, probamos el potente dron que huevo parece

Importante comentar que el alcance de la señal del control remoto es de hasta 6 kilómetros, con imágenes en FHD en tiempo real en el smartphone, y que la carcasa impermeable incluida en la versión Wizard hace posible volar incluso con lluvia totalmente al aire libre, pues el control remoto es también resistente al agua.

Por si os lo preguntabais, las fotografías que puede tomar el PowerEgg X son de hasta 12 megapíxeles, con una lente f/1.8 y angular de hasta 170º. Conectarlo al smartphone en modo cámara nos permite ver en tiempo real lo que estamos grabando, y esta conexión se hace mediante una red WiFi que radia el propio dron.

PowerVision PowerEgg X, probamos el potente dron que huevo parece

PowerVision PowerEgg X, conclusiones y opinión de Andro4all

Pues bien, partiendo de la base de un dron tan peculiar en tamaño y forma, lo cierto es que este PowerVision PowerEgg X nos ha dejado muy buenas sensaciones sobre todo para principiantes como yo mismo, que no estoy habituado a pilotar este tipo de UAVs.

Los modos de vuelo hacen que la curva de aprendizaje sea muy adecuada, y la facilidad de transporte, montaje y configuración consigue que la experiencia con el dron que parece un huevo sea más que satisfactoria y no sólo sorprendente por el factor de forma.

Es además un dispositivo versátil, que se puede usar como videocámara al uso o como dron, y que sabe que realmente es el smartphone el que debe centrar la experiencia aprovechando así una reducción de costes en un controlador que convive con casi cualquier teléfono a las mil maravillas, dejándole al teléfono la parte dura del visor y controlador de parámetros.

La parte negativa está en su juventud, aunque PowerVision ha ido mejorando la app a una velocidad enorme, y en que su forma de huevo te obliga a montar y desmontar cada vez que quieras volar o guardar el dispositivo. La contrapartida está en un maletín de transporte de mucha calidad, donde ordenar dron y accesorios evitando problemas, caídas y roturas.

Destacable su estabilidad en vuelo, las opciones inteligentes y la grabación a resolución 4K, además del vuelo impermeable en un dispositivo que cuesta menos de 1.000 euros en su versión básica. ¿Queréis saber más? Pues aquí os dejamos con toda la información cortesía de PowerVision:

En Andro4all | Roborock S5 Max, análisis: el robot que aspira, pasa la mopa y friega para que tú recuperes tu tiempo
Más información | PowerVision

Sigue toda la actualidad de Android en nuestro canal de Telegram oficial, ¡somos más de 50.000 miembros!

Sigue a Andro4all

Archivado en Tecnología
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

Otras webs de Difoosion