Huawei P40 Pro+, análisis: la cámara más avanzada vista en un móvil queda eclipsada por una experiencia frustrante

El móvil de gama alta más ambicioso de Huawei, a prueba.

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Quería enamorarme del Huawei P40 Pro+. Y casi lo consigo. No solo tiene la cámara que más he disfrutado de entre todos los móviles que he probado hasta ahora –incluyendo el Pixel 4 XL, también es todo un portento en lo relativo a rendimiento y autonomía, y tiene uno de los diseños más pulidos con una fantástica calidad de construcción que lo hacen poco menos que una joya. Pero los compromisos que supone el hecho de no contar con los servicios de Google llegan a eclipsar buena parte de sus bondades.

Tras haber analizado tanto el Huawei P40 como su hermano mayor, el Huawei P40 Pro, ahora pasa por nuestra mesa de pruebas el modelo más ambicioso de la serie P40, justo antes de su aterrizaje oficial en España. El P40 Pro+ comparte buena parte de su ficha técnica con el P40 Pro, si bien suma ciertos rasgos que lo hacen uno de los teléfonos más innovadores de todo el catálogo de móviles de la marca, y que durante los últimos días he podido exprimir a fondo. Os lo cuento en este análisis.

Parte trasera del Huawei P40 Pro Plus

La parte trasera del Huawei P40 Pro+, en color blanco cerámica

Índice de contenidos:

Huawei P40 Pro+: ficha técnica de características y especificaciones

Huawei P40 Pro+
Especificaciones
Dimensiones158,2 x 72,6 x 8,95 mm
Peso226 gramos
PantallaPanel OLED de 6,58 pulgadas QHD+ (2640×1200) de 90 Hz
Densidad de píxeles440 píxeles por pulgada
Procesador CPU Kirin 990 5G OctaCore
2x Cortex-A76 2.86 Ghz, 2x Cortex-A76 2.36 Ghz, 4x Cortex A55 1.95 Ghz
RAM8 GB
Sistema operativoAndroid 10 AOSP bajo EMUI 10.1
Almacenamiento512 GB
CámarasTrasera:sensor principal UltraVision de 50 megapíxeles con RYYB, agrupación de píxeles 4 en 1, f / 1.9, OIS, video de 40 megapíxeles y cámara ultra gran angular, f / 1.8, teleobjetivo SuperSensing de 8 megapíxeles con zoom óptico 3x, f / 3.4, sensor TOF, telefoto de 8 megapíxeles con zoom óptico 10x
Frontal: doble cámara de 32 megapíxeles, f / 2.2, sensor de profundidad, sensor IR, sensor TOF, enfoque automático
Batería4200 mAh con carga rápida de 40W
OtrosConectividad 5G, NFC, carga inalámbrica Qi, IP68

Lo mejor del Huawei P40 Pro+

Diseño y pantalla

Pocos teléfonos disponibles en el mercado en la actualidad tienen un diseño tan bien acabado como el del Huawei P40 Pro+. Su trasera de cerámica tiene un tacto suave, muy similar al del vidrio que encontrábamos en las otras dos versiones del teléfono, si bien en este encontramos un acabado brillante, que se traduce en una mayor facilidad para atraer la suciedad y las huellas, si bien tiene la ventaja de resbalar menos que los modelos con acabado mate, algo importante dado que su peso, de 226 gramos, no lo hace ser precisamente un móvil ligero y fácil de usar con una mano. Tampoco es de los más delgados, si bien no pienso que sus casi 9 milímetros de grosor sean un punto en contra, sobre todo porque ayudan a otorgar al dispositivo una mayor sensación de robustez.

El hecho de utilizar cerámica como material de fabricación hace que el terminal sea más resistente a arañazos que el cristal, aunque no tanto en cuanto a golpes. Rodeando su chasis se encuentra un raíl metálico pulido, que alberga los botones de encendido –con un llamativo detalle de color naranja en la unidad con trasera blanca– y control de volumen, el emisor de infrarrojos para usar el móvil como mando a distancia en la parte superior, y el puerto USB Tipo C, junto al slot para la tarjeta nano SIM y el altavoz.

Huawei P40 Pro Plus blanco

El sistema de cámaras es sin duda el rasgo diferencial del P40 Pro+

Los bordes laterales tienen una forma muy distinta a la que hayamos visto en cualquier otro móvil hasta la fecha, dado que su grosor se acentúa en las cuatro esquinas del teléfono. La razón reside en la decisión de la compañía de curvar los cuatro costados de su pantalla, y no solo los laterales.

Y, ¿sabéis qué? Aunque yo mismo he criticado el uso de pantallas curvas en móviles como el OnePlus 8 Pro a la vez que he alabado a Samsung por deshacerse de ellas en los modelos de la serie S20, considero que las curvas en la pantalla del P40 Pro sí tienen sentido aún heredando algunos de los inconvenientes clásicos de este tipo de paneles, como las pulsaciones accidentales, las aberraciones en el color que suceden en la parte curva del panel y, sobre todo, el hecho de que la pantalla quede más expuesta a golpes.

“Las curvas en la pantalla del P40 Pro tienen sentido aún heredando algunos de los inconvenientes clásicos de este tipo de paneles”.

En pleno 2020, cuando los gestos se han convertido en el método de interacción estrella con los sistemas operativos móviles –incluido Android–, el hecho de contar con curvas en la parte superior e inferior de la pantalla facilitan en gran medida realizar gestos desde los bordes del panel, ya sea para ir al home, abrir el menú de aplicaciones recientes o desplegar el panel de notificaciones deslizando desde la parte inferior; sea cual sea el movimiento, las curvas hacen que el gesto resulte mucho más natural al no existir bordes ni salientes que puedan interferir en el movimiento del dedo. Es una sensación difícil de explicar, pero fácil de comprender una vez sostienes el móvil en la mano.

Pantalla del Huawei P40 Pro Plus

El P40 Pro+ es uno de los pocos casos en los que una pantalla curva sí aporta valor a la experiencia

De su pantalla conviene mencionar que se trata de un muy buen panel OLED de 6,58 pulgadas con una resolución de 2.640 x 1.200 píxeles y una tasa de refresco de 90 Hz. Es cierto que ni su resolución ni su frecuencia de actualización son las mayores que hayamos visto en 2020, pero la realidad es que la experiencia con el panel es fantástica gracias a unos excelentes ángulos de visión, un buen nivel de brillo máximo y una reproducción de colores fiel cuando se utiliza el modo de color “Normal”. Además, el salto de 90 a 120 Hz no es tan notable como lo era desde 60 a 120 Hz, y como ventaja obtenemos un consumo energético reducido.

La parte superior izquierda de su pantalla está ocupada por un agujero en pantalla con un tamaño considerable, dado que alberga un total de tres sensores diferentes. Uno de ellos es el sensor infrarrojo que habilita el sistema de reconocimiento facial, más seguro que el de otros terminales que basan el funcionamiento de su desbloqueo facial en la cámara delantera, pero no tan rápido ni preciso como el que podemos encontrar en los iPhone 11 o Google Pixel 4 XL. No obstante, Huawei completa el set de funciones biométricas con un lector de huellas óptico en pantalla bastante rápido y acertado en la mayoría de ocasiones.

Otro detalle escondido en el panel es el sistema de audio en pantalla. Dado que el terminal carece de altavoz frontal –lo cual implica no contar con audio estéreo como sí sucede en la mayoría de modelos de gama alta actuales–, Huawei ha ideado una solución que pasa por integrar el sistema de sonido destinado a llamadas en el panel, y lo cierto es que el resultado es bastante similar al que podríamos obtener con un auricular tradicional.

Rendimiento y autonomía

El Huawei P40 Pro+ llega cargado hasta los dientes con las especificaciones más punteras vistas jamás en un móvil de la marca, como no podía ser de otro modo. Claro que, en ese sentido, las diferencias con respecto al Huawei P40 Pro no son demasiado notables.

Su interior vuelve a estar liderado por el procesador Kirin 990 5G lanzado en septiembre del año pasado, en esta ocasión apoyado de 8 GB de memoria RAM y 512 GB de almacenamiento interno ampliables a través de tarjeta NM Card –olvídate de usar tu actual tarjeta microSD–.

“El Kirin 990 es toda una bestia capaz de superar sin aparente esfuerzo cualquier tarea que se le ponga por delante”.

Tal y como ya nos había demostrado en anteriores pruebas a otros terminales de la marca, el Kirin 990 es toda una bestia capaz de superar sin aparente esfuerzo cualquier tarea que se le ponga por delante. No es el móvil con más memoria RAM, pero la realidad es que en ningún momento se echan en falta gigas extra, principalmente por la agresiva gestión de memoria que el software de Huawei lleva a cabo. A grandes rasgos, su desempeño es comparable al de móviles basados en plataformas de especificaciones similares como la Snapdragon 865 de Qualcomm o Exynos 990 de Samsung.

Huawei P40 Pro Plus, trasera

Con sus 226 gramos, el P40 Pro+ no es un móvil precisamente ligero

También es buena su autonomía. Con 4.200 mAh de capacidad, la batería del P40+ no es una de las mayores que haya pasado por mis manos este año, pero sin duda es más que suficiente para ofrecer un muy buen resultado, rozando las dos jornadas y alcanzando cifras de hasta 7 horas de pantalla encendida.

En ese sentido, he de decir que buena parte de la prueba del dispositivo ha sido realizada en una zona con una cobertura simplemente nefasta, algo que sin duda afectaba sustancialmente a la duración de la batería, arrojando resultados mediocres, de modo que para paliar este problema decidí activar el modo avión y utilizar el dispositivo únicamente a través de Wi-Fi. En este caso, los resultados fueron mucho más similares a los que pude obtener durante la parte de la prueba realizada en una zona con buena cobertura de red.

Sea como fuere, si hay un aspecto que realmente despunta en este aspecto es el de la carga. El Huawei P40 Pro+ supera a la gran mayoría de móviles del mercado en términos de velocidad de carga dado que admite carga rápida de 40W usando el cargador incluido en la caja junto al teléfono, y que permite recargar su batería en poco más de 50 minutos. Y por si eso no fuera suficiente, la carga inalámbrica Qi también admite una potencia de 40W, si bien para ello habrá que pasar por caja y adquirir el cargador oficial vendido por la marca.

Lo peor del Huawei P40 Pro+

Software y experiencia

Pantalla principal del Huawei P40 Pro Plus

Olvídate de encontrar la mayoría de tus apps favoritas en Huawei AppGallery, al menos por ahora

EMUI 10.1 es la versión del software de Huawei que da vida al P40 Pro+, basada en una versión AOSP de Android 10 sin certificar. Eso significa que, como lleva sucediendo con todos los nuevos modelos de la marca lanzados a partir de mayo de 2019, este móvil no incluye los servicios ni las aplicaciones de Google que sí encontraríamos en los teléfonos de otros fabricantes, ni tampoco existe una manera oficial y 100% segura de llevar a cabo su instalación.

Pero antes de entrar en cómo afecta la carencia de servicios de Google a la experiencia, hablemos de lo positivo, que lo hay. EMUI 10.1 es una versión muy madura en cuanto a funcionamiento; el software es fluido –sensación que se acentúa gracias a los 90 hercios de su pantalla–, la gestión de notificaciones funciona mucho mejor que en capas como MIUI, realme UI o ColorOS, y la curva de aprendizaje de cara a aquellos que nunca han utilizado EMUI no es demasiado pronunciada.

Su apariencia, si bien reconozco que no es mi favorita –¿por qué esa manía de intentar seguir los pasos de iOS?–, es coherente a nivel visual y los elementos que forman la interfaz están bien pulidos. Además, se ofrecen algunas opciones de personalización que permiten adaptar la experiencia a las necesidades de cada uno.

Por supuesto, Huawei ha cargado su software de aplicaciones preinstaladas, si bien el hecho de no tener acceso a las propias herramientas y apps de Google justifica en cierta medida esta decisión. Por lo general, las herramientas incluidas son útiles y funcionan de la manera esperada, y en algunos casos es posible desinstalar las aplicaciones que no consideremos demasiado interesantes. Otras, en cambio, solo se podrán deshabilitar, mientras que en el caso de algunas no dará la opción de desinstalar ni deshabilitar, y habrá que aprender a convivir con ellas.

“El hecho de contar con una versión de Android sin certificar, implica que el dispositivo no tiene acceso a los servicios ni las aplicaciones de Google”.

Ahora sí, hablemos del gran problema del Huawei P40 Pro+, y de básicamente todos los nuevos teléfonos lanzados recientemente por Huawei. El hecho de contar con una versión de Android sin certificar, implica que el dispositivo no tiene acceso a los servicios ni las aplicaciones de Google, lo cual, a su vez, deriva en otros inconvenientes.

Nada más arrancar el dispositivo por primera vez, no será posible restaurar una copia de seguridad de un móvil Android anterior almacenada en Google Drive, desaprovechando así una de las ventajas de contar con una suscripción de Google One –como es mi caso–. En su lugar, habrá que recurrir a la aplicación Phone Clone de Huawei disponible en Google Play para transferir los datos. He de decir que, durante mi prueba, esta aplicación solo fue capaz de transferir alrededor de un 80% de las aplicaciones de mi anterior Pixel 4 al P40 Pro+.

Además, dado que Google Play Store no está presente, y Huawei AppGallery se encuentra aún en una fase temprana de su desarrollo, de modo que muchas de las aplicaciones populares no están disponibles, habrá que recurrir a tiendas o repositorios alternativos a Google Play, algo que puede conllevar ciertos riesgos de seguridad, sobre todo de cara a los usuarios menos experimentados que desconocen las fuentes más fiables a la hora de obtener los archivos APK de las aplicaciones.

En ese sentido, además, muchas de las aplicaciones de Google que consigas instalar a través de fuentes externas no funcionarán, o no lo harán de manera correcta, debido a la carencia de los GMS –Google Mobile Services–, necesarios para su correcto desempeño. Es el caso de apps como Google Fotos o Gboard; la primera no permitirá acceder a nuestro contenido almacenado en la nube, y la segunda no sincronizará nuestros diccionarios creados en anteriores móviles Android. Una solución más o menos conveniente para paliar este inconveniente es recurrir a las versiones web o aplicaciones web progresivas de las herramientas que así lo soporten, si bien la mayoría no aprovechan tan bien los recursos del dispositivo como las aplicaciones nativas –por ejemplo, no es posible hacer que las fotos hechas con la cámara se suban automáticamente a Google Fotos usando la versión web–.

Pero, incluso aunque logres instalar todas tus aplicaciones favoritas, los problemas continúan: a menos que las apps se encuentren disponibles en AppGallery, –y es muy probable que la gran mayoría no estén presentes aún–, te verás obligado a buscar, descargar e instalar manualmente todas y cada una de las nuevas actualizaciones de cada app instalada en tu móvil, algo que sin duda se acabará traduciendo en dispositivos repletos de apps ancladas en versiones antiguas, con posibles fallos de seguridad, problemas de compatibilidad y carentes de nuevas funciones.

Además, dado que muchas aplicaciones dependen en cierta medida de tecnologías de Google como Firebase, es frecuente encontrarse con aplicaciones cuyas notificaciones no funcionan en los móviles de Huawei como es el caso de Slack o Twitter, o con otras que simplemente se cierran dado que requieren servicios de Google para poder llevar a cabo su trabajo. Hoy por hoy, Huawei está intentando atraer a los desarrolladores para comenzar a utilizar su plataforma de servicios propios –los llamados Huawei Mobile Services– y subsanar estos problemas, pero la realidad es que no son demasiados los que han decidido independizarse de Google.

Por tanto, salvo que hayas conseguido desprenderte por completo de los servicios de Google –nosotros mismos lo intentamos durante una semana— y consigas encontrar apps alternativas que no dependan de ellos de ningún modo, la experiencia con el software del Huawei P40 Pro+ puede llegar a ser muy frustrante para aquellos que se adentran por primera vez en el ecosistema Huawei tras haber utilizado durante años móviles Android de otros fabricantes. Y, desafortunadamente, mucho me temo que esto no va a cambiar a corto ni medio plazo.

Así son las cámaras del Huawei P40 Pro+

Huawei P40 Pro Plus, trasera con camaras

Un total de 5 sensores forman el sistema de cámaras del P40 Pro+

Buena parte de la innovación que introduce este P40 Pro+ respecto a sus hermanos menores reside en el apartado fotográfico. Se trata del único modelo de la familia en incorporar un sistema formado por cinco sensores en su parte trasera. Cada uno de ellos cumple un cometido distinto:

  • Sensor principal: 50 megapíxeles RYYB f/1.9 de 23 mm equivalentes
  • Sensor Ultra Gran Angular: 40 megapíxeles f/1.8 de 18 mm equivalentes
  • Sensor “tele” (1): 8 megapíxeles RYYB f/2.4 de 80 mm equivalente (zoom óptico 3x)
  • Sensor “tele” (2): 8 megapíxeles f/4.4 de 240 mm equivalente (zoom óptico 10x)
  • Sensor ToF

Está bastante claro que Huawei ha querido poner el foco en construir el sistema fotográfico más versátil posible, integrando un rango de longitud focal que va desde 18 hasta unos bestiales 240 milímetros equivalentes gracias a su “telefoto” con zoom ópticos de 10 aumentos, posible gracias a una óptica de tipo periscopio.

En ese sentido, gracias a este sensor se habilita la posibilidad de capturar imágenes ampliadas hasta 100 aumentos de manera digital, de forma similar a lo que ya vimos en el Samsung Galaxy S20 Ultra. La principal diferencia es que el S20 Ultra no cuenta con un zoom óptico real de 10 aumentos, rasgo del que el P40 Pro+ sí puede presumir.

Además, un año más Huawei opta por dotar a su móvil estrella no de uno, sino de dos sensores RYYB, que utilizan una matriz de píxeles en la que los píxeles verdes de las matrices RGB tradicionales son sustituidos por píxeles amarillos, algo que en teoría aumenta la cantidad de luz que el sensor es capaz de capturar, a cambio de un mayor uso de recursos del procesador y la NPU. El Huawei P30 Pro ya contaba con un sensor de este tipo, y en esta ocasión tanto el sensor principal de 50 megapíxeles como el “tele” con zoom óptico de 3 aumentos se basan en este patrón de píxeles.

Camaras traseras del Huawei P40 Pro Plus

El sistema de cámaras del Huawei P40 Pro+ es uno de los más versátiles del mercado

Por su parte, el sensor “Ultra Wide” de 40 megapíxeles ofrece una longitud focal de 18 milímetros, de modo que su campo de visión no es tan grande como el de otros sensores de este tipo incluidos en terminales de la competencia. No obstante, Huawei suple esta carencia con una mejor calidad de imagen, destacando sobre todo su nitidez e interpretación de color.

En el frontal, son dos los sensores que dan vida al sistema fotográfico destinado a selfies y videollamadas. El principal es un sensor de 32 megapíxeles de resolución con apertura f/2.2, al que acompaña un sensor de profundidad Time of Flight capaz de capturar información de distancia para generar efectos de desenfoque de fondo.

La aplicación de cámara es la misma que ya estaba presente en los otros modelos de la serie P40. Se trata de una app con una interfaz simple, algo que choca en cierta medida con el enorme número de funciones, modos y herramientas disponibles. A pesar de todo, funciona lo suficientemente rápido, y es posible acceder a ella con la pantalla del móvil apagada con una doble pulsación sobre el botón de bajar volumen.

Comportamiento de día, modo retrato y de noche

Además de versátil, la cámara del Huawei P40 Pro+ destaca por ser extremadamente consistente. Los cuatro sensores son capaces de generar capturas de muy buena calidad, repletas de detalle y con colores muy fieles a los de la escena real. La diferencia en cuanto a calidad de imagen entre el sensor “ultra wide” y el principal de 50 megapíxeles es mínima, algo de lo que muy pocos teléfonos pueden presumir, y que sin duda me ha ayudado a utilizar el gran angular en más situaciones de las que lo hubiera hecho al usar otro dispositivo, si bien el hecho de tener un campo de visión algo inferior implica no poder conseguir un efecto ojo de pez tan llamativo como el que ofrecen otros teléfonos.

Aún así, con el sensor principal es posible obtener las capturas de mayor calidad independientemente de la escena. Gracias a las técnicas de pixel binning y fusión de fotogramas, el sistema de procesado es capaz de reducir en gran medida el ruido de las capturas dotar a las imágenes de una nitidez que sorprende, incluso cuando la escena es oscura.

Una vez más, Huawei vuelve a ofrecer dos tipos de modos diferentes con los que capturar retratos. El “modo retrato” tradicional permite difuminar el fondo y aplicar una serie de efectos predefinidos, mientras que el modo “apertura” ofrece resultados algo más naturales, siempre y cuando el sujeto en primer plano se encuentre a menos de dos metros. En ambos casos, los resultados son muy buenos, si bien sigo prefiriendo el look de los retratos que permiten capturar teléfonos como el Pixel o el iPhone en términos de calidad del desenfoque.

Como es lógico, el zoom es su punto fuerte frente al resto de modelos de la serie P40. Hasta 20 aumentos, es posible obtener fantásticos resultados siempre y cuando mantengamos un pulso lo suficientemente estable, algo que puede resultar algo desafiante durante los primeros días de uso. Más allá de ahí, el ruido y la falta de nitidez comienza a colarse en las imágenes, hasta llegar a los 100 aumentos que, como sucedía en el Galaxy S20 Ultra, no deja de resultar sorprendente, si bien me temo que serán pocas las ocasiones en las que esta función vaya a resultar de utilidad.

En ese sentido, el zoom de tres aumentos sin duda resulta el más conveniente por permitir acercarse en gran medida a la escena sin necesidad de volver a encuadrar como sí sucede con el tele de 10x. Además, al ser un sensor más luminoso que este último, son menos las situaciones en las que la cámara no se activa y acabamos trabajando con un recorte digital, algo que sí sucede con más frecuencia con el “telefoto” tipo periscopio.

Pese a ello, he de decir que el sensor 10x es mi favorito de todos los que forman el sistema fotográfico del Huawei P40 Pro+. Una vez te familiarizas con la estabilización y el enfoque, la calidad de imagen obtenida con la perspectiva que ofrece este sensor es simplemente imposible de conseguir con otros teléfonos.

Huawei P40 Pro Plus, sensor 10x

Una foto lejana con el Huawei P40 Pro+ y su sensor 10X

De noche, Huawei vuelve a sorprender con uno de los modos nocturnos más espectaculares que haya probado hasta la fecha junto a la “visión nocturna” de los Google Pixel, siendo capaz de extraer luz de donde parece no existir, y aún así preservar un nivel de detalle más que decente teniendo en cuenta la escena.

Comparativa vs Pixel 4 XL

Cámara delantera

Básicamente todo lo dicho sobre la cámara trasera del P40 Pro Plus se extiende al sensor frontal: los selfies con este teléfono son de muy buena calidad, tanto en interior como en exterior. Además, juega con la ventaja de incluir autoenfoque, un rasgo que no suele estar presente en los sensores delanteros, y que puede ayudar a que nuestros retratos salgan más nítidos. A modo de pega, mencionar que en escenas de iluminación escasa, el procesado tiende a suavizar en exceso algunas partes de la imagen, eliminando casi por completo el grano, pero generando así imágenes algo más planas.

Grabación de vídeo

Sin llegar al nivel de los modelos de la serie Galaxy S20, en mi opinión actuales líderes en lo que a grabación de vídeo en Android se refiere, el Huawei P40 Pro+ se desenvuelve bien a la hora de capturar escenas en movimiento, y se ofrece la posibilidad de hacerlo a una resolución 4k con una tasa de 60 frames por segundo.

Por encima de todo, destaca el sistema de estabilización, pues hace un muy buen trabajo a la hora de eliminar las vibraciones y los movimientos de los clips. La calidad de imagen también es buena, aunque es necesario mencionar que, al capturar vídeo 4K, el zoom se realiza de manera digital, y el dispositivo no aprovecha las capacidades de los dos sensores “telefoto”.

Huawei P40 Pro+: opinión y reflexiones finales de Andro4all

Durante todo el tiempo que llevo probando móviles, jamás me había visto en la tesitura en la que me coloca el Huawei P40 Pro+: la de estar ante un teléfono excepcional que enamora desde el minuto uno, pero que a su vez me es simplemente imposible de recomendar salvo en excepciones muy contadas, por razones que ni siquiera son culpa de la propia compañía. Sobre todo porque hablamos de un móvil cuyo precio roza los 1.400 euros, cifra que lo sitúa como uno de los smartphones más caros disponibles en el mercado actualmente.

Confío en que, con el tiempo, Huawei sea capaz de encontrar una solución que ponga fin a esta situación, ya sea haciendo de sus servicios móviles una alternativa real a los de Google –algo que, en mi opinión, llevará mucho tiempo, si es que acaba sucediendo–, o bien arreglando su relación con Estados Unidos y recuperando la posibilidad de trabajar con Google. Hasta que ese momento llegue, ni siquiera el hardware más puntero ni el sistema fotográfico más avanzado y versátil pueden compensar una experiencia tan frustrante como la que ofrece EMUI en su estado actual.

Afortunadamente, hoy por hoy no es difícil encontrar teléfonos con rasgos similares a los de este P40 Pro+ en el mercado. Quienes busquen un sistema fotográfico con una versatilidad comparable, pueden optar por el Galaxy S20 Ultra; y quienes busquen potencia y velocidad, sumada a un buen diseño y una pantalla fluida, pueden optar por el OnePlus 8 Pro, o cualquiera de los modelos de la serie S20. Ninguno de ellos incorpora una cámara al nivel de la del P40 Pro, ni está construido con tanta calidad, pero al menos es posible seguir utilizando los servicios de Google y tus aplicaciones favoritas.

Huawei P40 Pro Plus blanco en la mano

Probablemente, el mejor móvil del año en términos generales, y el más difícil de recomendar

Precio y dónde comprar el Huawei P40 Pro+

Aunque su presentación se celebró en marzo, el Huawei P40 Pro+ no sale a la venta hasta el día 5 de julio, aunque será posible reservarlo desde el día 20 de junio. Una vez disponible, se podrá comprar a un precio de 1.399 euros en comercios habituales como Amazon, así como en la tienda online oficial de la compañía.

Huawei P40 Pro+, opinión y nota de Andro4all
¿Debería comprar el Huawei P40 Pro+?
A favor
  • Sistema fotográfico impresionante, con una versatilidad y calidad de imagen sin rival.
  • Su pantalla está al nivel de las mejores del mercado, y los 90 Hz suman puntos a la experiencia.
  • Fantástico rendimiento y buena autonomía.
  • Calidad de construcción excelente.
  • Carga extremadamente veloz, tanto por cable como de manera inalámbrica.,
En contra
  • Sin servicios de Google, la experiencia con Android es simplemente frustrante.
  • La calidad del altavoz no es tan buena como la de algunos rivales, y no contamos con audio estéreo.
  • El motor de vibración peca de cierta falta de firmeza. Aún siendo un detalle menor, es necesario mencionarlo ahora que más fabricantes ofrecen motores de buena calidad.
Conclusiones El Huawei P40 Pro+ es una obra maestra, con una fantástica calidad de construcción, una excelente pantalla, un rendimiento envidiable sumado a una buena autonomía apoyada por sistemas de carga extremadamente veloces y, probablemente, el mejor sistema fotográfico que haya probado en un móvil. Pero todo eso queda eclipsado la frustrante experiencia que supone carecer de servicios de Google. ¿Y lo peor de todo? Que Huawei ni siquiera tiene la culpa de ello.
Puntuación

7.9Huawei P40 Pro+

Nunca fue tan difícil recomendar un móvil tan bueno.

Si quieres saberlo todo sobre Android, tienes que seguir nuestro Instagram o unirte a nuestro canal de Telegram.

Sigue a Andro4all

Archivado en Análisis de móviles, Huawei, Móviles, Opinión
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

Otras webs de Difoosion