Redmi Note 9 Pro, análisis: el mejor de su clase… si sabes vivir con MIUI

Una vez más, Xiaomi se saca de la manga un gran móvil a un precio difícil de igualar

COMPARTIR 0 TWITTEAR

La serie Redmi Note de Xiaomi ya se ha convertido en todo un icono de la telefonía móvil. Hablar de los modelos de esta saga significa hablar de móviles con grandes pantallas y baterías generosas, sumadas a una relación características – precio difícil de igualar. Y, por supuesto, eso no iba a cambiar al añadir la coletilla Pro al nombre de uno de los nuevos modelos de esta familia.

El encargado de liderar el catálogo de la serie Redmi Note de este 2020 –al menos fuera de China– es el Redmi Note 9 Pro, un modelo con el que Xiaomi intenta atraer a aquellos que buscan algo por encima de los Redmi Note 9 y Redmi Note 9S, sin que eso signifique tener que gastar mucho más dinero.

Ahora, el Redmi Note 9 Pro ya ha pasado por nuestras manos, para demostrarnos que un móvil de 300 euros también puede ser digno del apellido “Pro”.

Trasera del Redmi Note 9 Pro en color blanco

La trasera del Redmi Note 9 Pro, en color blanco

Índice de contenidos:

Redmi Note 9 Pro: ficha técnica de características y especificaciones

Redmi Note 9 Pro
Especificaciones
Dimensiones165,7 x 76,6 x 8,8 mm
Peso209 gramos
PantallaIPS de 6,67 pulgadas FHD+
Corning Gorilla Glass 5
Brillo hasta 450 nits
Agujero en pantalla
Densidad de píxeles2340 x 1080 píxeles
ProcesadorQualcomm Snapdragon 720G
RAM4/6 GB LPDDR4x
Sistema operativoMIUI 11 basado en Android 10
Almacenamiento64/128 GB UFS 2.1
CámarasTrasera: principal de 48 MP 1/2.25 inch CMOS image sensor, 1.6μm 4-in-1 Super Pixel, f/1.79, 8 MP Ultra Wide de 120°, sensor macro de 5 MP, sensor de profundidad de 2 MP
Frontal: 16 MP
Batería5.020 mAh con carga rápida de 33W
OtrosLector de huellas lateral, bandeja híbrida para SIM, jack de auriculares 3,5 mm

Lo mejor del Redmi Note 9 Pro

Relación especificaciones/precio

Muy pocos teléfonos del mercado ofrecen tanto como el Redmi Note 9 Pro por menos de 300 euros. Una vez más, la marca pekinesa vuelve a sacar pecho al dotar a su último teléfono estrella de un apartado técnico formado por algunas de las especificaciones más punteras que hayamos visto en un gama media durante la primera mitad de 2020.

Y es que al Redmi Note 9 Pro no le falta de –casi– nada_ su interior lo lidera el procesador Qualcomm Snapdragon 720G, un chip enfocado a la gama media que destaca por su desempeño a la hora de jugar, y que en este caso se encuentra acompañado de 4 o 6 GB de memoria RAM LPDDR4x, y 64 o 128 GB de almacenamiento UFS 2.1.

Ni siquiera uno de los principales rivales de este Redmi Note 8 Pro, el realme 6 Pro, es capaz de competir con el modelo de Xiaomi en cuanto a relación precio/especificaciones, pues el modelo de realme parte desde 329 euros, pese a contar con el mismo procesador, un sistema de cámaras similar, y una batería de menor tamaño. A favor del realme, eso sí, es necesario mencionar que el modelo de Xiaomi no cuenta con una pantalla con alta tasa de refresco.

Pese a ello, la pantalla del teléfono de Xiaomi es más que correcta. Se trata de un panel LCD de gran tamaño –6,67 pulgadas–, con resolución Full HD+ que resulta más que suficiente y en ningún momento se echa en falta un extra de nitidez. No ocurre lo mismo con el brillo, pues sus 450 nits se antojan algo escasos en determinadas situaciones, sobre todo en el exterior. ampoco hubiera estado de más que Xiaomi se hubiera atrevido a dar el salto a una frecuencia de refresco superior a los clásicos 60 hercios.

Redmi Note 9 Pro, trasera blanca

El Redmi Note 9 Pro está disponible en varios colores distintos

Por lo demás, el Redmi Note 9 Pro es un teléfono excepcionalmente completo. Incluye ranura para Dual SIM, emisor de infrarrojos, USB Tipo C, un muy veloz lector de huellas lateral, NFC multifunción, un motor de vibración “Z-Axis” mucho más firme y preciso que el de anterirores generaciones, y hasta puerto para auriculares de 3,5 milímetros

Autonomía

Redmi Note 9 Pro en la mano

El Redmi Note 9 Pro es un terminal bastante grande y pesado

No es fácil encontrar un solo modelo de la serie Redmi Note sin una autonomía simplemente bestial. Los 5.020 mAh de capacidad de su batería ya nos daban bastantes pistas sobre lo que esperar de este teléfono, pero incluso así, el Redmi Note 9 Pro ha superado nuestras expectativas.

Durante las pruebas, el dispositivo nos ha permitido alcanzar las dos jornadas de uso en varias ocasiones, con cerca de 8 horas de pantalla encendida. En otros casos, al utilizar el dispositivo mayoritariamente conectado a redes de datos móviles y con varias sesiones de fotografía y vídeo de por medio, la autonomía se ha visto reducida hasta rondar las 15 horas de uso. Como siempre, estos resultados son meramente orientativos, pues son muchos los factores que pueden influir en la autonomía de un dispositivo.

Lo que me temo no va a variar en ningún caso es la velocidad de carga –siempre y cuando uses el cargador de 33W incluido en la caja–. Gracias a él, el Redmi Note 9 Pro es capaz de recargar su enorme batería en algo menos de una hora y media.

Diseño y construcción

Tampoco se ha pasado por alto el diseño del dispositivo. En esta ocasión, Xiaomi opta por la simetría en el eje vertical, de modo que las dos mitades laterales del teléfono son básicamente idénticas. Para ello, la marca apuesta por una apariencia que recurre al agujero en pantalla situado en la parte superior central del panel, y a un sistema de cámaras trasero ubicado en el interior de un módulo rectangular, situado en la parte superior central.

Dejando a un lado la apariencia, que puede gustar más o menos –al menos no es uno más de los muchos clones sin personalidad que inundan el mercado telefónico en 2020–, la realidad es que se trata de un dispositivo bien construido, al que la parte trasera de vidrio sienta bastante bien, sobre todo en el color blanco de la unidad que hemos podido probar. Es necesario mencionar, eso sí, que se trata de un teléfono bastante grande y pesado, y aunque en este caso el cristal no resbala demasiado, utilizarlo con una sola mano no será tarea fácil. Con suerte, el plástico que rodea sus cuatro costados será capaz de amortiguar los golpes de una mejor manera que el aluminio que encontramos en otros modelos de la marca.

Lo peor del Redmi Note 9 Pro

Software y experiencia

Si no te consideras un fan de MIUI, no esperes que el Redmi Note 9 Pro vaya a hacerte cambiar de opinión. Más bien, todo lo contrario.

La capa de Xiaomi vuelve a demostrar, una vez más, ser una de las más recargadas y repletas de bloatware, además de una de las más distintas a Android stock que existen en la actualidad –algo que, no tiene por qué ser necesariamente negativo… salvo que la gran mayoría de cambios sean a peor–.

El número de aplicaciones preinstaladas es simplemente descabellado, y lo peor de todo es que no todas ellas pueden ser eliminadas por completo. Entre ellas se encuentra el ya clásico “Limpiador” basado en la tecnología de la polémica Clean Master, una aplicación que, recordemos, tiene detrás a una compañía como Cheetah Mobile, cuyas aplicaciones fueron eliminadas por Google de Play Store debido, entre otras cosas, a sus frecuentes técnicas fraudulentas

Por otro lado, resulta difícil comprender la razón por la que Xiaomi ha decidido desarrollar su propio sistema de navegación por gestos en lugar de recurrir al nativo de Android 10, eliminando por el camino uno de los gestos más intuitivos y convenientes como lo es el de regresar a la aplicación anterior deslizando a izquierda o derecha desde la parte inferior de la pantalla. Y hablando de gestos, por algún motivo Xiaomi ha escondido la opción de activar este sistema de navegación en los ajustes del sistema, bajo un menú llamado “Reproducción a pantalla completa” situado en la sección de “Ajustes adicionales”.

Clean Master en MIUI

Clean Master, de la polémica “Cheetah Mobile”, sigue presente en los móviles de Xiaomi

Eso, por no hablar de los anuncios incluidos en el software o, como Xiaomi los llama, “recomendaciones”. Estos aparecen en distintos apartados de la interfaz de usuario, como en la pantalla de comprobación de instalaciones de apps, o en el propio cajón de aplicaciones del launcher nativo en forma de sugerencias de aplicaciones de la tienda Mi Picks. Igual de molestas resultan las notificaciones de servicios y apps de Xiaomi cuyo cometido ni siquiera parece estar claro en ocasiones, como es el caso del aviso de la app “Servicios y comentarios” de la imagen bajo estas líneas.

Parte de los problemas de MIUI llegarían a justificarse si el funcionamiento del software fuese lo suficientemente bueno. Pero, por alguna razón, no es así.

A pesar de que el dispositivo no anda precisamente corto de potencia, el lag está más presente de lo que nos gustaría en este Redmi Note 9 Pro, y es apreciable al realizar tareas aparentemente simples como dirigirse al panel de Google Discover desde el launcher de MIUI, o al intentar realizar varias fotos de forma continua. Lo llamativo es que el terminal es capaz de ejecutar tareas exigentes a nivel técnico sin demasiados problemas, pero parece sufrir más de lo necesario a la hora de mantener aplicaciones en memoria o conmutar entre distintas tareas, lo cual nos lleva a pensar que no se trata de una cuestión de potencia, sino de falta de optimización del propio software.

Así son las cámaras del Redmi Note 9 Pro

Cinco sensores son los que forman el sistema fotográfico del Redmi Note 9 Pro: cuatro en la parte trasera, y uno en la frontal. A la espalda, encontramos la ya clásica configuración formada por un sensor de gran resolución –64 megapíxeles, en este caso– y un ultra gran angular, a los que se suman un sensor macro y uno de profundidad que están presentes por el simple hecho de abultar aún más la ficha técnica del teléfono, pero que en ningún caso resultan imprescindibles ni aportan demasiado a la experiencia fotográfica. Al menos no tanto como sí lo hubiera hecho un teleobjetivo con el que abarcar una mayor distancia focal en combinación con el sensor principal y el “ultra wide”.

Por su parte, la cámara delantera, ubicada en el orificio situado en la parte superior central de su pantalla, mantiene una resolución de 16 megapíxeles y, además de permitir capturar selfies y grabar las denominadas “Slo-Selfies” a 120 FPS –me pregunto de dónde habrá sacado Xiaomi la idea–, también actúa a modo de sistema biométrico de desbloqueo facial, eso sí, menos seguro que el lector de huellas dactilares lateral.

Camaras traseras del Redmi Note 9 Pro

Cuatro cámaras traseras lideradas por un sensor de 64 megapíxeles

La aplicación de cámara no es muy diferente a la que encontramos en otros terminales de la compañía. Su interfaz es bastante simple, con la mayoría de opciones que podríamos necesitar en la pantalla principal, y los distintos modos de fotografía y vídeo dispuestos en forma de carrusel horizontal –dado que son tantos los modos disponibles, se echa en falta la posibilidad de reorganizar su posición y ocultar aquellos menos usados, algo que sí es posible en los terminales de Samsung, por ejemplo–.

Como opciones interesantes, se encuentran el modo 64 MP, que permite capturar imágenes aprovechando la resolución nativa del sensor principal para generar así imágenes con una mayor cantidad de detalle; o el modo Pro, que deja en nuestras manos el control de los distintos parámetros de la fotografía antes de capturarla.

Comportamiento de día, modo retrato y de noche

Foto de noche Redmi Note 9 Pro

Foto nocturna con el Redmi Note 9 Pro

Los resultados obtenidos con la cámara del Redmi Note 9 Pro son, en general, buenos. Como es lógico, el sensor principal es el que ofrece un mejor desempeño en la gran mayoría de situaciones, siendo capaz de capturar imágenes de muy buena calidad cuando la escena está de nuestra parte, y sin palidecer en exceso cuando la luz cae o enfrentamos la cámara a escenas complejas, si bien la pérdida de detalle es notable en este tipo de circunstancias.

En ese sentido, el HDR automático cumple su cometido al preservar un buen rango dinámico y evita que las partes más iluminadas de la imagen lleguen a quemarse, sin que eso signifique “levantar” ni suavizar en exceso las sombras como sí sucede en terminales de firmas como Samsung. También es buena la interpretación de color y el balance de blancos, que en esta ocasión mantiene un buen equilibrio y no tiende a ser demasiado cálido como en otros móviles de la marca.

Como de costumbre, el “modo IA” está presente para detectar la escena que vamos a capturar y modificar los parámetros del sensor para adecuarlos al tipo de fotografía. Esa es la teoría. La realidad es que, salvo en contadas ocasiones, activar este modo significa saturar los colores y aumentar ligeramente la el contraste para generar capturas más llamativas.

Probablemente lo mejor de esta cámara sea el modo retrato. Una vez desactivado el modo de suavizado/belleza activado por defecto, el Redmi Note 9 Pro ha sido capaz de capturar algunos de los mejores retratos que haya hecho jamás con un móvil de este precio, llegando a superar incluso a los de móviles más caros. El recorte del sujeto en primer plano es muy bueno, incluso cuando el protagonista de la imagen es un objeto o un animal, y aunque el efecto de desenfoque puede resultar bastante artificial, existe la opción de reducirlo atenuarlo a través del deslizador de la parte inferior para generar capturas con un desenfoque más natural –en mi experiencia, me he encontrado que el nivel “”_f_5.0” es el que ofrece un mejor equilibrio en este sentido–.

De noche, el mayor tamaño del sensor principal se agradece. Salvo que la escena esté muy poco iluminada, la cámara de 64 megapíxeles será capaz de extraer bastante luz y acabar generando una imagen que, si bien no estará libre de ruido y su nivel de detalle no será el mejor, al menos será usable. Y de no ser así, el modo nocturno cumple bien su cometido siendo capaz de iluminar bastante la imagen final, si bien en ocasiones tendrá problemas a la hora de mantener un balance de blancos fiel al de la escena.

La cámara “ultra wide”, como suele ser habitual en los móviles de este segmento, resulta útil y divertida en determinadas situaciones, pero no derrocha calidad precisamente. La diferencia de detalle con respecto al sensor principal es simplemente abismal, y la interpretación de colores tampoco es tan precisa como la de la cámara de 64 megapíxeles.

Cámara delantera

La cámara delantera también mantiene bien el tipo en la gran mayoría de situaciones y solo parece tener problemas en escenas de muy poca luz. De nuevo, llama la atención el buen trabajo del modo retrato, y la capacidad de preservar un muy buen nivel de detalle cuando el modo belleza ha sido desactivado por completo.

Redmi Note 9 Pro, opinión y reflexiones finales de Andro4all

Aún teniendo en cuenta sus defectos, el Redmi Note 9 Pro es, probablemente, el mejor móvil del mercado que se puede encontrar por debajo de la barrera de los 300 euros. El procesador Snapdragon 720G ofrece un mejor desempeño general que el MediaTek Helio G90T que monta el realme 6 –su principal rival en estos momentos–, pese a que MIUI 11 no parece ser capaz de exprimir todo el potencial del SoC, y a que el modelo de realme gana la partida en términos de fluidez y experiencia gracias, sobre todo, a un software mejor optimizado y a una pantalla con una mayor tasa de refresco.

Salvo por el software, son muy pocas las pegas que se le pueden poner al modelo de Redmi teniendo en cuenta su precio; la autonomía es simplemente fantástica, y la carga rápida es lo suficientemente veloz como para rellenar la batería de 5.020 mAh en tiempo récord. También es buena su construcción, su pantalla y su apartado fotográfico, destacando sobre todo las capacidades del sensor principal.

Redmi Note 9 Pro, frontal

Una gran pantalla IPS ocupa casi la totalidad del frontal

Lo que está claro es que se trata de un paso hacia adelante con respecto al anterior Redmi Note 8 Pro, sobre todo en cuanto a la duración de batería, a diseño y a fotografía. El problema, es que, salvo por pequeñas diferencias, estos son los mismos puntos fuertes de los Redmi Note9 y Redmi Note 9S, dos modelos que se pueden comprar a precios inferiores a los de este Redmi Note 9 Pro, sin que eso implique perder demasiadas ventajas por el camino.

Precio y dónde comprar el Redmi Note 9 Pro

El Redmi Note 9 Pro llegaba a España a principios del mes de junio, a un precio de 269 euros para el modelo de 6 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento, y de 299 euros para la variante con el doble de almacenamiento interno. Se puede comprar en colores verde, blanco y gris a través de la tienda oficial de la marca, así como en otros comercios habituales como Amazon.

Redmi Note 9 Pro, color blanco

El Redmi Note 9 Pro más barato cuesta 269 euros

Redmi Note 9 Pro, opinión y nota de Andro4all
¿Debería comprar el Redmi Note 9 Pro?
A favor
  • Pocos móviles ofrecen una ficha técnica tan abultada por tan poco dinero
  • Una de las mejores cámaras vistas en un móvil de este precio
  • Excelente autonomía, con una carga rápida muy veloz teniendo en cuenta la capacidad de su batería
  • Buen diseño y construcción
En contra
  • La experiencia con MIUI puede llegar a ser frustrante. El software tiene problemas que no son dignos de un móvil de este nivel
  • Las cámaras “macro” y de profundidad no aportan valor a la experiencia fotográfica. Un “telefoto” hubiera sido una mejor opción
  • El desempeño de la cámara gran angular deja que desear
Conclusiones Buena autonomía, gran pantalla y una ficha técnica abultada son los tres aspectos que definen la esencia de la serie Redmi Note desde sus inicios. Tres aspectos que alcanzan su punto álgido con el Redmi Note 9, y a los que además hay que sumar una experiencia fotográfica de muy buen nivel. Una pena que MIUI no esté a la altura de un móvil tan bueno.
Puntuación

8.4Redmi Note 9 Pro

Lo que Xiaomi te da, MIUI te lo quita.

Sigue toda la actualidad de Android en nuestro canal de Telegram oficial, ¡somos más de 50.000 miembros!

Sigue a Andro4all

Archivado en Análisis de móviles, MIUI, Móviles, Opinión
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

Otras webs de Difoosion