Samsung Galaxy S10 Lite, análisis: de Lite, solo el nombre

Analizamos el Samsung Galaxy S10 Lite, el gama alta asequible de Samsung.

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Han pasado ya unos meses desde su presentación, y sin embargo el concepto del Galaxy S10 Lite sigue siendo algo confuso. Pese a llevar el apellido “Lite”, es un móvil con un tamaño mayor al del resto de modelos de la serie S10 —a excepción de la variante 5G—. Además, cuenta con un procesador objetivamente superior al Exynos 9820, y sin embargo es más barato que todos los demás modelos de la familia, incluyendo el Galaxy S10e

Pero, ¿acaso importa todo eso? Reconozco que yo mismo comencé a probar este móvil con el objetivo de intentar comprender el lugar que este dispositivo ocupa en el catálogo de móviles de la marca. Pero la realidad es que, tras algo más de una semana de uso, he acabado dándome cuenta de que, dejando a un lado nombres, apellidos y conceptos, el Galaxy S10 Lite es uno de los teléfonos más interesantes de todo el catálogo de Samsung, incluso ahora, en pleno ecuador del año 2020.

Samsung Galaxy S10 Lite, trasera

Así luce la parte trasera del Galaxy S10 Lite en su llamativo color azul

Índice de contenidos:

Samsung Galaxy S10 Lite: ficha técnica de características y especificaciones

Nombre Samsung Galaxy S10 Lite
Especificaciones
Dimensiones75,6 x 162,5 x 8,1 mm, 186 gramos
PantallaSuper AMOLED de 6,7 pulgadas Infinity-O
ResoluciónFull HD+
ProcesadorQualcomm Snapdragon 855
RAM6/8 GB LPDDR4x
Sistema operativoOne UI 2.0 basado en Android 10
Almacenamiento128 GB UFS 2.1 ampliables por microSD
CámarasTrasera triple: 5 MP F2.4 macro + Wide-angle 48 MP con Super Steady OIS AF F2.0 + Ultra Wide 12MP F2.2
Frontal de 32 MP f2.2
Batería4.500 mAh con carga rápida
OtrosLector de huellas óptico en pantalla, USB Tipo C, Bluetooth 5.0
ColoresBlanco, azul y negro

Lo mejor del Samsung Galaxy S10 Lite

Su diseño y pantalla

Samsung lleva tiempo clavando el apartado del diseño en sus últimos terminales destinados a la gama alta y la gama media-premium, y por tanto no es de extrañar que este aspecto sea uno de los puntos fuertes del Galaxy S10 Lite.

Como la gran mayoría de terminales lanzados este año, el Galaxy S10 Lite no es un teléfono precisamente pequeño. Con más de 16 centímetros de altura, se posiciona como un terminal de grandes dimensiones, destinado a aquellos dispuestos a vivir solo con aquellos terminales cuyo uso con una sola mano es poco menos que un deporte de riesgo.

Pese a ello, es un dispositivo cómodo: la curvatura del panel trasero y de los bordes de aluminio que lo rodean, sumado al formato alargado de su pantalla, hacen que el Galaxy S10 Lite sea un móvil agradable a la mano, si bien no tanto como los modelos de la serie S20, sobre todo porque en este caso estamos ante un terminal algo más rectangular, con unas esquinas más marcadas.

También es un dispositivo de aspecto moderno: su trasera está fabricada en plástico, si bien el tacto no es muy distinto al del cristal que podemos encontrar en otros móviles de la marca. Este material otorga al dispositivo una mayor resistencia ante golpes, aunque lo hace más propenso a arañazos –de hecho, mi unidad ya cuenta con unos cuantos rasguños de anteriores pruebas–. También es un material que atrae la suciedad en mayor medida, y no tardarás demasiado en ver tus huellas dactilares marcadas en la parte trasera del teléfono.

Samsung Galaxy S10 Lite, pantalla

La pantalla del S10 Lite, uno de sus puntos fuertes

El frontal del S10 Lite sigue las líneas de diseño que Samsung ha ido adoptando en sus líneas de gama media y alta a lo largo de este último año. Esto es: una gran pantalla ocupa casi la totalidad del frontal, gracias a unos márgenes de tamaño ultrarreducido y un pequeño orificio en la parte superior central. Y precisamente la pantalla es otro de los puntos fuertes de este dispositivo.

Se trata, cómo no, de un panel Super AMOLED, con 6,67 pulgadas de diagonal y resolución Full HD+, que derrocha calidad por los cuatro costados. La reproducción de colores –al seleccionar el modo de color “Natural”– es excelente, como también lo son sus ángulos de visión y niveles de brillo. Nada que no hubiéramos visto ya en los paneles de la compañía.

Es cierto que, en pleno 2020, se pueden echar en falta detalles como una mayor resolución o una frecuencia de refresco superior a los 60 Hz nativos de este panel. Aún así, es innegable que hablamos de una fantástica pantalla, de las mejores que haya probado en un móvil de este precio.

Rendimiento y experiencia general

Ojalá Samsung hubiera usado el Snapdragon 855 en todas las variantes de la serie Galaxy S10.

Habiendo probado en su momento dos de los modelos de la serie S10, tanto el S10e como el Galaxy S10+, puedo asegurar que el desempeño de este Galaxy S10 Lite es superior al del resto de variantes de esta familia, no solo en lo relativo al rendimiento –hoy en día, las diferencias entre el mejor procesador del mercado y el segundo mejor son simplemente inapreciables en este sentido–, sino, sobre todo, en términos de eficiencia energética y gestión de la temperatura –hasta hoy, no he probado un solo móvil Samsung con procesador Exynos que no se caliente más de lo normal al ejecutar juegos pesados–.

Trasera del Galaxy A10 Lite

El Snapdragon 855 del S10 Lite marca la diferencia

Como ya sucedía con el Samsung Galaxy Z Flip, basado en la misma plataforma de Qualcomm que este S10 Lite, el rendimiento del terminal es excelente incluso al someterlo a tareas que requieren de una carga relativamente alta, y los 8 GB de memoria RAM aseguran que nuestras aplicaciones permanezcan en memoria durante el máximo tiempo posible, listas para volver a acceder a ellas en cualquier momento sin tiempos de carga elevados ni cierres inesperados.

También ayuda el hecho de que One UI, en su versión 2.1 basada en Android 10, haya alcanzado un punto de madurez que hasta hace años parecía inalcanzable por parte de la compañía. Todo funciona rápido, el diseño es coherente y, salvo por la ya clásica manía de Samsung de incluir más aplicaciones de las necesarias, y de desactivar por defecto opciones que deberían venir activadas –o viceversa–, la experiencia que ofrece este software está al nivel esperado en un móvil de esta categoría.

Autonomía

El hecho de haber utilizado un procesador firmado por Qualcomm también se traduce en una mejor autonomía. Sus 4.500 mAh ayudan, eso está claro, pero también deberían hacerlo los 5.000 mAh del Galaxy S20 Ultra, y la realidad es otra muy distinta.

Con el Galaxy S10 Lite, no tendrás problema en alcanzar el final del día con algo menos de la mitad de la batería restante para la siguiente jornada. Durante estos días de prueba, he podido alcanzar las 7 o hasta 8 horas de pantalla encendida, utilizando principalmente redes Wi-Fi y jugando de manera ocasional a títulos como Traffix o Call of Duty: Mobile.

Galaxy S10 Lite, inferior

Aún mejor que su autonomía, es la velocidad de su sistema de carga rápida

Pero sea cual sea el uso que le des al dispositivo, por suerte la carga rápida de 25W ofrece una velocidad de recarga bastante elevada, permitiendo pasar de 1 a 100% en cerca de una hora y 20 minutos. Como suele ser habitual, el proceso de carga es mucho más rápido durante las primeras fases para evitar la degradación temprana de la batería.

Lo peor del Samsung Galaxy S10 Lite

Pequeñas carencias

Ningún aspecto del dispositivo muestra defectos suficientes como para destacarlo como punto negativo. La realidad es que, teniendo su precio en mente, y sobre todo la diferencia en este sentido con respecto al modelo más barato de la serie S20, solo podemos mencionar algunas carencias, más o menos importantes, que confiamos puedan ser subsanadas en una supuesta nueva generación de esta serie Lite:

  • El lector de huellas óptico no es tan rápido ni preciso como el de los modelos superiores. Un lector capacitivo en el lateral hubiera sido una mejor opción.
  • La calidad del altavoz no está a la altura de la del resto de modelos de la serie S10.
  • La resistencia al agua, la carga inalámbrica y el soporte para Samsung DeX hubieran sido añadidos interesantes, que ayudarían al S10 Lite a desmarcarse de la competencia.

Así son las cámaras del Samsung Galaxy S10 Lite

Camara del Galaxy S10 Lite

El Galaxy S10 Lite incluye tres cámaras en su parte trasera

Pese a no ser uno de los modelos de referencia de su catálogo, Samsung decidió hacer del Galaxy S10 Lite el primero en introducir la tecnología Super Steady OIS en su cámara principal, queriendo dejar claro que la fotografía sería una prioridad en este terminal, a pesar de su precio.

La cámara que se beneficia de este sistema de estabilización es el sensor principal de 48 megapíxeles de resolución, con apertura f/2.0. Según la marca, esta tecnología permite capturar imágenes de mayor calidad en escenas nocturnas o con movimiento, y grabar vídeos libres de vibraciones. Para ello, se utiliza un sistema basado en la inclinación, que recoge e interpreta datos del giroscopio y otros sensores del teléfono para compensar los movimientos y reducir las vibraciones de las imágenes capturadas.

Junto a este sensor encontramos dos más en la parte trasera: un ultra gran angular de 8 megapíxeles de resolución, y el ya clásico “macro” de 5 megapíxeles que la gran mayoría de marcas han decidido utilizar a modo de comodín, pero que desafortunadamente no aporta demasiado valor a la experiencia fotográfica. O, al menos, no tanto como lo haría un sensor telefoto.

Mientras tanto, en el frontal aparece en escena una sola cámara situada en el agujero ubicado en la parte superior central de la pantalla. Cuenta con 32 megapíxeles de resolución y una apertura f/2.2.

Pese a formar parte de la familia Galaxy S10, es de agradecer que Samsung haya optado por dotar a este dispositivo de la gran mayoría de las nuevas funciones de cámara introducidas junto a los modelos de la serie Galaxy S20, como pueden serlo el modo de captura única”, el modo de vídeo profesional o la posibilidad de capturar imágenes a la resolución nativa del sensor principal, sin reducir su tamaño a través de técnicas de Pixel Binning. El renovado modo noche también está presente, siendo capaz –en teoría– de capturar más luz que en la anterior entrega.

Comportamiento de día, modo retrato y de noche

HDR S10 Lite

Foto con la cámara principal del S10 Lite

Cuando las circunstancias están de nuestra parte, la cámara principal del Samsung Galaxy S10 Lite es capaz de generar capturas repletas de detalle, con colores vivos como ya es habitual en los teléfonos de la marca. Claro que, también es habitual la tendencia del procesado de Samsung de levantar las sombras de las escenas, restando contraste y profundidad a las fotografías. Por suerte, es fácil librarse de este tipo de procesado simplemente usando el modo “Pro” incluido en la aplicación de cámara del terminal.

Como ya es costumbre en los teléfonos de la marca, los rostros parecen ser el peor enemigo del software encargado de procesar las fotografías. El suavizado de los rasgos faciales sigue siendo el principal problema de la cámara de los terminales de Samsung, y en móviles como este S10 Lite se hace aún más evidente.

La cámara super gran angular, aunque útil y divertida, no ofrece un resultado al nivel del sensor principal. Las diferencias en cuanto a la interpretación de colores es evidente desde el momento en el que conmutamos entre una cámara y otra, como también lo es el rango dinámico, muy inferior en este sensor ultra wide. Pese a ello, se agradece que Samsung incluya la posibilidad de usar este sensor para capturar vídeo, incluso a resolución 4K –aunque eso implique perder parte del área de visión del sensor–.

Es de noche cuando el sistema fotográfico del S10 Lite parece más digno de un terminal de gama media que al de uno de primer nivel. No es que las fotografías sean malas. No lo son. No obstante, en este tipo de situaciones complejas, la calidad de imagen comienza a caer para dar paso al ruido y, curiosamente, al lag al intentar capturar imágenes en escenas en las que la luz no parece ser suficiente.

Cámara delantera

Con sus 32 megapíxeles de resolución, la cámara delantera ofrece un muy buen resultado, de nuevo, cuando las circunstancias de la escena están de nuestro lado. Como de costumbre, el procesado vuelve a hacer de las suyas, y el suavizado de los rasgos faciales es notable, incluso cuando el modo belleza está desactivado. Como ya es habitual en los teléfonos de la marca, se agradece el contar con la opción de cambiar entre un angular más amplio que puede resultar de utilidad para realizar selfies de grupo.

Samsung Galaxy S10 Lite: opinión y reflexiones finales de Andro4all

No te dejes engañar por su nombre: el Galaxy S10 Lite no tiene nada de Lite más allá del nombre. Ni siquiera el precio. Samsung se ha sacado de la manga un móvil tan confuso como interesante, que no falla en su objetivo de rivalizar con algunos de los móviles más punteros de las firmas de origen chino, famosas por ofrecer terminales con especificaciones de primera línea, a un precio inferior al de los modelos de las marcas convencionales.

Este S10 Lite es, hoy por hoy, uno de los mejores teléfonos de gama alta y precio reducido que se pueden comprar: tiene una de las mejores pantallas de su categoría –si bien no le vendría mal un extra de resolución ni una mayor tasa de refresco–, sumada a unas especificaciones de primer nivel que se traducen en un buen rendimiento, y una fantástica autonomía, todo ello apoyado de un sistema fotográfico versátil y capaz de ofrecer resultados más que dignos.

Precio y dónde comprar el Samsung Galaxy S10 Lite

Para muchos, el precio original de 659 euros del Galaxy S10 Lite resultaba algo elevado. Al fin y al cabo, por un poco más era posible acceder al resto de modelos de la serie Galaxy S10. Afortunadamente, como suele ser habitual con los móviles de la marca, solo unos meses desde su lanzamiento el precio ya ha caído en picado, y es posible conseguirlo por menos de 500 euros. Eso es menos de lo que cuestan teléfonos como el Xiaomi Mi 10, el OnePlus 8 o el Realme X3 SuperZoom.

Samsung Galaxy S10 Lite, opinión y nota de Andro4all
¿Debería comprar el Samsung Galaxy S10 Lite?
A favor
  • Una de las mejores pantallas de su categoría
  • Muy buen rendimiento. El Snapdragon 855 y la madurez de One UI marcan la diferencia
  • Gran autonomía, sumada a una carga una carga rápida lo suficientemente veloz
  • Diseño bonito y buena calidad de construcción
  • El sensor principal ofrece una buena calidad de imagen
En contra
  • La cámara ultra gran angular no está al nivel de la principal, y el sensor macro no aporta valor a la experiencia fotográfica
  • Se echan en falta detalles como la carga inalámbrica o la resistencia al agua
  • La calidad del sonido es mejorable
Conclusiones “Galaxy S10s” hubiera sido un nombre más adecuado para un teléfono como este. El apellido “Lite” no define, ni mucho menos, todo lo que esconde este teléfono de gama alta y precio “reducido” que, pese a haber pasado desapercibido entre el sinfín de móviles que forman el catálogo de la surcoreana, es uno de los modelos más interesantes y atractivos de su categoría en pleno 2020.
Puntuación

8.7Samsung Galaxy S10 Lite

Pero, ¿esto no era un Lite?.

Únete a nuestro canal de Telegram para estar al tanto de todas las últimas horas de Android. Si lo prefieres, también puedes segurinos en Instagram.

Sigue a Andro4all

Archivado en Análisis de móviles, Móviles, Samsung
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

Otras webs de Difoosion