Close Button
Compartir

De Apple sabes cuando entras pero no cuando sales.

Nunca me he escondido. Como muchos de vosotros ya sabéis, soy usuario de dispositivos Apple desde hace unos cuantos años. Actualmente dispongo de bastantes productos llegando a usar a la vez un iPhone XR, un iPad Pro, unos AirPods, un MacBook Air, un Apple Watch Series 3, un HomePod Mini y hasta un AirTag.

Lo cierto es que he intentado usar dispositivos Android pero cuando uno depende tanto de una marca es realmente complicado. El “ecosistema” Apple funciona realmente bien así que… ¿por qué abandonarlo?

Qué esperar del nuevo iPhone 13: ¿deberían temer el resto de marcas?

Pues realmente por eso mismo, porque depender de una misma compañía puede causar problemas. Y si bien mi salida de la secta de la manzana mordida no está siendo realmente sencilla, poco a poco parece que estoy viendo la luz al final del túnel.

¿Salir del ecosistema de Apple? ¡Sí se puede!

Hombre llorando

Tampoco hace falta llorar por abandonar el ecosistema Apple

Como he mencionado anteriormente no son pocos los productos de Apple con los que cuento. Evidentemente la transición está siendo lenta pero segura y si bien algunos dispositivos están siendo sustituidos por necesidad, otros lo hacen porque sinceramente ya no dan más de sí.

El primer ejemplo es mi MacBoook Air de 2017, un ordenador fino, fácil de transportar, muy bonito… pero que para trabajar me causa muchos problemas.

Además de ser redactor en la página web que estáis en estos momento leyendo también soy abogado y eso significa hacer muchos trámites con la Administración y con el Colegio de Abogados. Pues bien, el sistema operativo de Apple no está preparado para ello.

No son pocos los trámites que requieren de Internet Explorer –sí, en 2021– y aunque Apple no tiene la culpa de que en este país usemos tecnología tan atrasada, pues no queda otro remedio que usar un ordenador Windows para no tener problemas. A eso hay que sumarle que mi ordenador Apple me salió hace años por 900 euros y tonto de mi, adquirí la versión de 128 GB de almacenamiento, la cual evidentemente se me ha quedado realmente corta.

Huawei FreeBuds Pro

Los Huawei FreeBuds Pro, los elegidos para sustituir a mis AirPods

Por otro lado tenemos los AirPods, los auriculares inalámbricos más vendidos y seguramente una de las compras de las que menos me arrepiento. Fueron caros en su día, pero me han acompañado durante horas y horas de conversaciones y listas de música en Spotify. También es verdad que su autonomía cada vez se resiente más.

¿Por qué los cambio? Primero porque no tienen cancelación de ruido, porque los AirPods Pro son realmente caros y porque ahora uso los Huawei Freebuds Pro 3, que son más baratos, se escuchan de lujo incluso con el iPhone y además tienen cancelación de ruido.

Ya me he quitado el MacBoook y los AirPods, ahora vayamos con el Apple Watch Series 3. ¿Por qué lo he vuelto a meter en su caja? Por una razón sencilla: las actualizaciones de Apple.

Apple saca pecho de que sus dispositivos tienen una vida útil mucho mayor que la competencia en cuanto a actualizaciones se refiere. Es verdad, que productos suyos de hace cinco años sigan recibiendo soporte es de agradecer… o eso diríamos si estas actualizaciones no hicieran que en este caso el Apple Watch fuese a pedales.

Con cada actualización del reloj hay que resetearlo de fábrica porque el dispositivo dice que no tiene almacenamiento libre. A mayor abundamiento, con cada actualización el rendimiento del Apple Watch cae en picado lo que provoca que al final no solo la autonomía del gadget sea inferior, también su rendimiento. ¿Resultado? Mejor me coloco en la muñeca un reloj de pulsera convencional y elegante.

Apple anuncia keynote para el 25 de marzo

El iPad es la mejor tablet, de eso no hay duda

Por lo demás… el iPad sigue siendo la mejor tablet del mundo y aunque sí que es verdad que iPadOS 15 me ha decepcionado bastante, el dispositivo de Apple no tiene rival en este segmento así que seguiré usándolo mientras me sea útil.

En cuanto al HomePod Mini, ¿merece la pena por 100 euros? A pesar de tener un diseño realmente atractivo, la verdad es que todavía no es compatible con servicios que no sean Apple Music (mediante comando de voz). Además de ello, Siri no es la asistente personal más inteligente del momento por lo que siendo sincero, me quedo con el Echo de Amazon.

Por último y no por ello menos importante, me queda hablar del iPhone XR, un terminal que adquirí en junio de 2019 a precio de gama alta. La verdad es que el terminal funciona como el primer día y aunque no tenga pantalla de 90 Hz ni otras funciones que sí tienen los terminales más actuales, es un teléfono con un rendimiento sobresaliente. No niego que lo cambié en un futuro por dispositivo Android para recordar viejos tiempos… aunque no será pronto.

En definitiva salir de la secta Apple es mucho más sencillo de lo que parece a primera vista. La migración de iCloud (datos y fotos) se hace con paciencia), pasar de Apple Music a Spotify no es difícil y la verdad es que abandonar productos como un MacBook o un Apple Watch tampoco se hace cuesta arriba.

Poco a poco voy utilizando dispositivos de varias marcas y eso hace que tenga más libertad a la hora no solo de elegir productos que se adapten a mis necesidades y a mi bolsillo, si no también a la hora de contratar los servicios y aplicaciones que yo quiera sin mirar si este o el otro se integra a la perfección con los productos de la manzana mordida.

Temas relacionados: Apple, Móviles, Tecnología

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!