Close Button
Compartir

Hemos probado el último reloj inteligente de Samsung, ahora con WearOS en su interior. Esto es lo que debes saber del Galaxy Watch 4.

Y por fin llegó el momento que muchos esperábamos: Samsung dejó atrás Tizen, y dio el salto a WearOS como sistema operativo base para la última generación de su familia de relojes inteligentes, la serie Galaxy Watch 4.

Creíamos que con un sistema operativo firmado por Google, la integración del Galaxy Watch 4 con Android sería un claro valor añadido con respecto a las pasadas entregas de la familia Galaxy Watch. Y lo es, en parte, pero aquellos que pensaban que el Galaxy Watch 4 es lo más parecido hasta la fecha a un Google Pixel Watch se equivocaban, y probablemente sentirán cierta decepción.

Eso no significa que el Watch 4 sea un mal producto. De hecho, es, en mi opinión, el mejor smartwatch de Samsung hasta la fecha, y el mejor que se puede utilizar junto a un smartphone Android. Pero, por mucho que Google haya formado parte del desarrollo de su software, el Samsung Galaxy Watch 4 sigue siendo justo eso: un smartwatch de Samsung.

Samsung Galaxy Watch 4

El Samsung Galaxy Watch 4 está disponible en un nuevo color verde / Imagen: Christian Collado

Samsung Galaxy Watch 4, opinión y puntuación

Samsung Galaxy Watch 4, opinión y nota de Andro4all
¿Debería comprar el Samsung Galaxy Watch 4?
A favor
  • Diseño cuidado
  • Buena calidad de construcción
  • Pantalla de gran calidad
  • WearOS es mejor plataforma que Tizen
  • Excelente rendimiento
  • Gran variedad de funciones de salud
En contra
  • Sin carga rápida
  • Software con limitaciones a pesar de WearOS
ConclusionesEl Galaxy Watch 4 no es el reloj que estás buscando si lo que quieres es un smartwatch capaz de brindarte todas las bondades de WearOS 3, independientemente del móvil que uses. Sí lo es, en cambio, si tienes un smartphone Samsung y valoras un buen diseño, un gran rendimiento, una mayor variedad de apps de calidad y unas amplias capacidades en lo relativo a la monitorización de la salud y el deporte.
Puntuación

Samsung Galaxy Watch 4

Precio del Samsung Galaxy Watch 4 y dónde comprarlo

Es posible comprar el Samsung Galaxy Watch 4 en varios estilos y tamaños diferentes. En este caso, hemos podido probar la edición "normal", con un aspecto más simple y no tan clásico. A su vez, se trata del modelo más barato de la familia, al tener un precio que parte desde los 269 euros.

El Watch4 de 40 milímetros está disponible en versiones Bluetooth y LTE, a un precio de 269 y 319 euros respectivamente.

Por su parte, el modelo que ha pasado por mi muñeca, con 44 milímetros, parte desde 299 euros en su variante solo Bluetooth, y aumenta el precio hasta los 349 euros en el modelo con conectividad LTE.

En cuanto a los colores disponibles, Samsung ofrece el nuevo reloj en acabados rosa, negro, plata y verde. Además, la compañía ha habilitado un programa de personalización llamado Watch Studio, que permite elegir el estilo del reloj a través de diferentes combinaciones de correa y cuerpo.

Cualquiera de los modelos se puede comprar a través de distribuidores autorizados como Amazon, o mediante la tienda online oficial de Samsung.

Ficha técnica de características del Samsung Galaxy Watch 4

Ficha técnica del Samsung Galaxy Watch 4 (Classic)
modeloGalaxy Watch 4 40/44 mmGalaxy Watch 4 Classic 42/46 mm
Dimensiones41,5 x 41,5 x 11,2 mm45,5 x 45,5 x 11 mm, 110 gramos
Pantalla1,19 pulgadas1,36 pulgadas
Resolución450 x 450 píxeles, SuperAMOLED, Gorilla Glass DX
Sistema operativoGoogle Android Wear OS + One UI Watch 3.5
ProcesadorSamsung Exynos W920
Almacenamiento1,5 GB de RAM, 16 GB de almaacenamiento
ConectividadWLAN 2,4 + 5,0 GHz, Bluetooth 5.0, NFC, GPS, Glonass, Beidou, Galileo, 4G LTE opcional
Apps y funcionesLlamadas, SMS, correo electrónico, redes sociales, Samsung Pay, Google Pay
OtrosMonitor de frecuencia cardíaca / pulso, sensor de SpO2, monitor de sueño, MIL-STD-810G, 5 ATM, IP68, seguimiento de actividad física, bisel giratorio (clásico)
Batería247 mAh361 mAh

¿Dónde se sitúa el Samsung Galaxy Watch 4?

El Galaxy Watch 4 es la última generación de la familia de relojes inteligentes de Samsung. Se trata de un reloj inteligente de gama alta, que compite directamente con modelos como el nuevo Apple Watch Series 7 o el Huawei Watch 3.

Se trata, además, del primer reloj de Samsung con WearOS, el sistema operativo para relojes de Google. Con él, además, debuta la versión 3 de WearOS, desarrollada tras una colaboración entre Samsung y Google, con el objetivo de construir la plataforma para smartwatches definitiva.

A diferencia del modelo "Classic", el Galaxy Watch 4 es un modelo más asequible y con un estilo no tan tradicional, que hace uso de materiales no tan premium a cambio de un menor peso y un aspecto más simple.

El rival más directo de este Samsung Galaxy Watch 4 sería el Apple Watch Series 7 en su versión de aluminio, si bien el precio del modelo de Apple es más caro, además de ser únicamente compatible con dispositivos iPhone. En cuanto al Huawei Watch 3, pese a ser una muy buena opción de cara a los poseedores de dispositivos Huawei, las limitaciones de HarmonyOS a la hora de funcionar con smartphones que no son de Huawei, pueden echar atrás a más de uno.

Diseño y pantalla

El diseño del Galaxy Watch 4 toma como base lo aprendido al construir los dos modelos de la serie Galaxy Watch Active. Cuenta con un aspecto simple y minimalista, carente de bisel giratorio a diferencia del Galaxy Watch 4 Classic, pero con un bisel táctil que permite controlar la interfaz del reloj tocando el borde de la pantalla.

Su chasis, construido en aluminio, tiene un acabado brillante en la parte superior e inferior, y mate en los laterales, donde están presentes los dos botones laterales y el altavoz. Este último, por cierto, ofrece un audio más que correcto a la hora de realizar llamadas telefónicas y escuchar música, sobre todo teniendo en cuenta el reducido grosor del reloj.

Uno de los cambios sustanciales con respecto a las generaciones anteriores es la eliminación de la curvatura de la pantalla, de modo que el reloj pasa ahora a contar con un aspecto más recto y no tan redondeado. En mi opinión, el cambio es a mejor, pues otorga al reloj un aspecto más estilizado y moderno.

Samsung Galaxy Watch 4, análisis: el mejor reloj de Samsung no está aquí para salvar WearOS

Samsung Galaxy Watch 4, análisis: el mejor reloj de Samsung no está aquí para salvar WearOSSamsung Galaxy Watch 4, análisis: el mejor reloj de Samsung no está aquí para salvar WearOS

Por defecto, el reloj incluye una correa de silicona que se puede intercambiar por cualquier otra con un cierre estándar, siempre y cuando tenga una anchura de 20 milímetros. La correa que viene de manera predeterminada resulta cómoda y tiene un tamaño correcto, si bien la silicona no resulta, al tacto, de tan buena calidad como la que podemos encontrar junto a relojes como el Apple Watch.

Como no podía ser de otro modo, el reloj está protegido contra el agua, y es capaz de sobrevivir inmersiones de hasta 50 metros. También cuenta con certificado de grado militar MIL-STD 810G, y su pantalla está cubierta por vidrio Gorilla Glass DX.

La pantalla es, precisamente, uno de los puntos fuertes de este reloj. Samsung ha vuelto a demostrar su experiencia en el desarrollo de paneles OLED, integrando una excelente pantalla en el Galaxy Watch 4, brillante, nítida, colorida y con unos ángulos de visión que permiten visualizar el contenido de la pantalla prácticamente desde cualquier ángulo.

Es fácil visualizar la pantalla en exteriores, incluso cuando la luz del Sol incide directamente sobre el panel. Además, es importante destacar que el sistema de brillo automático resulta efectivo en todas las circunstancias, algo de lo que no todos los smartwatches pueden presumir.

Por supuesto, se incluye modo always on display, que permite mantener el panel encendido en todo momento para ver rápidamente la hora, las notificaciones o cualquier otro tipo de información relevante. Mantener este modo activado, eso sí, acarrea cierto imacto en la duración de la batería del reloj.

La pantalla del Galaxy Watch 4

La pantalla del Samsung Galaxy Watch 4 alcanza un nivel de brillo máximo más que suficiente para visualizar la pantalla en exteriores / Imagen: Christian Collado

Software y rendimiento

Con un procesador Exynos W920 de última generación, construido en formato de cinco nanómetros y respaldado por 1,5 GB de memoria RAM --la mayor cantidad vista hasta ahora en un smartwatch WearOS--, no es de extrañar que el rendimiento del nuevo reloj de Samsung sea excelente.

Tras haber probado y usado un buen puñado de relojes con el sistema operativo de Google, puedo asegurar que, ni siquiera aquellos con chip Snapdragon Wear 4100 son capaces de ofrecer una experiencia al nivel de la de este reloj. En la mayoría de casos, los relojes comienzan a sufrir cuando se les somete a una carga más pesada de lo habitual --descargar varias aplicaciones en segundo plano o reproducir música mientras se realizan otras acciones, por ejemplo--. Un problema que no me he encontrado durante esta prueba al reloj de Samsung.

Buena parte del mérito es de Samsung, por haber dotado a su reloj de un hardware como nunca antes se había visto en un smartwatch compatible por Android. Pero no hay duda de que el salto de Tizen a WearOS es uno de los motivos principales por los que este Galaxy Watch 4 funciona de una manera excepcional.

"El Galaxy Watch 4 es un smartwatch de Samsung, dirigido a usuarios de smartphones Galaxy y con el objetivo de atraer al público al ecosistema propio de la compañía surcoreana".

El software de Google ha evolucionado hasta alcanzar un buen punto de madurez en esta versión 3, con una interfaz más pulida que hereda varios rasgos de las líneas Google Material You, y un funcionamiento más coherente a la hora de llevar a cabo acciones comunes, como abrir y cerrar aplicaciones o leer y responder notificaciones.

El control de la interfaz es simple, y muy similar al de la mayoría de relojes inteligentes: deslizando hacia arriba desde la esfera accedemos al cajón de aplicaciones, a la izquieda a las notificaciones, hacia abajo al menú de ajustes rápidos, y a la izquierda a las tarjetas personalizables, una característica ya clásica de WearOS que se introdujo en ediciones anteriores. En este sentido, Samsung ha incluido varias tarjetas propias, aunque es posible utilizar las de aplicaciones de terceros, tanto de Google como de otros desarrolladores.

Samsung Galaxy Watch 4, análisis: el mejor reloj de Samsung no está aquí para salvar WearOS

Samsung Galaxy Watch 4, análisis: el mejor reloj de Samsung no está aquí para salvar WearOSSamsung Galaxy Watch 4, análisis: el mejor reloj de Samsung no está aquí para salvar WearOSSamsung Galaxy Watch 4, análisis: el mejor reloj de Samsung no está aquí para salvar WearOSSamsung Galaxy Watch 4, análisis: el mejor reloj de Samsung no está aquí para salvar WearOSSamsung Galaxy Watch 4, análisis: el mejor reloj de Samsung no está aquí para salvar WearOSSamsung Galaxy Watch 4, análisis: el mejor reloj de Samsung no está aquí para salvar WearOS

Un cambio con respecto a las generaciones anteriores del reloj está en la finalidad de los botones que el Galaxy Watch 4 integra en uno de sus laterales. Al tocar sobre el botón de la parte superior, regresamos atrás, mientras que con una doble pulsación rápida podemos volver a la anterior aplicación abierta y con una pulsación larga se abre el menú de apagado del sistema.

Por su parte, el botón inferior ahora sirve para volver al home, o para abrir Samsung Pay con una pulsación larga. Y, al menos por ahora, no es posible cambiar este atajo para abrir Google Pay en lugar del servicio de pagos móviles de Samsung.

Y es que, por mucho que en WearOS sea uno de los aspectos protagonistas de este reloj, el Galaxy Watch 4 es un smartwatch de Samsung, dirigido a usuarios de smartphones Galaxy y con el objetivo de atraer al público al ecosistema propio de la compañía surcoreana.

Es muy probable que Google tuviera que ceder en varios aspectos a la hora de convencer a Samsung para pasar a utilizar su plataforma para relojes en la serie Galaxy Watch 4. Uno de ellos, probablemente, fue el hecho de poder personalizar el software con una capa desarrollada por Samsung, del mismo modo que la compañía lleva haciendo años con sus móviles.

Y es que la interfaz del Galaxy Watch 4 apenas ha cambiado con respecto al Galaxy Watch 3 con Tizen. Todos los elementos tienen una estética con aroma a One UI, se mantienen las mismas aplicaciones propias de Samsung de calendario, reloj, tiempo o contactos, por mencionar algunas, y sí: Bixby sigue siendo el asistente virtual por defecto --no hay forma de reemplazarlo por el Asistente de Google, al menos por ahora--.

"La única ventaja clara que encontramos en el hecho de que este smartwatch utilice WearOS en lugar de Tizen reside en la variedad de aplicaciones y esferas existente".

De hecho, a la hora de asociar el reloj con nuestro smartphone, ni siquiera hace falta recurrir a la aplicación de WearOS: la conexión se realiza mediante Galaxy Wearable, y si no tienes un smartphone Samsung Galaxy, prepárate para tener que instalar varias apps adicionales en tu móvil para poder sacar todo el partido a tu reloj, desde un plugin específico para el Galaxy Watch 4, hasta Samsung Health.

Por todo eso, es probable que la experiencia con el reloj pueda llegar a decepcionar a más de uno. Sobre todo, a aquellas personas que confiaban en que este smartwatch fuera a brindar una experiencia mucho más cercana a lo que Google piensa que un smartwatch para Android debería ser.

De hecho, la única ventaja clara que encontramos en el hecho de que este smartwatch utilice WearOS en lugar de Tizen reside en la variedad de aplicaciones y esferas existente, y en la mayor calidad de estas con respecto a la que estaban presentes en la tienda de apps de Samsung.

Por primera vez desde que existe la serie Galaxy Watch, los usuarios pueden utilizar aplicaciones como Google Maps, Google Pay o una versión funcional de Spotify, entre muchas otras.

He podido realizar la primera parte de la prueba de este reloj con un smartphone de Samsung --un Galaxy Z Flip3, para ser exactos--, y la segunda con un smartphone Android de otra compañía --vale la pena recordar que el Galaxy Watch 4 no es compatible con iPhone--. Y sin duda alguna, la experiencia fue mucho más satisfactoria, coherente y libre de fricción cuando el smartwatch se encontraba emparejado al móvil de Samsung.

En la segunda parte de la prueba, las restricciones impuestas por Samsung resultan limitantes hasta cierto punto, y me dejan con las ganas de ver qué es, en realidad, lo que WearOS puede llegar a aportar al ecosistema de relojes inteligentes basados en Android, y si Google ha sido capaz de construir la plataforma para relojes que muchos llevábamos esperando durante años.

Cajón de apps del Samsung Galaxy Watch 4

La nueva capa de personalización de Samsung sobre WearOS incluye un cajón de aplicaciones con un estilo similar al del Apple Watch / Imagen: Christian Collado

Autonomía

Samsung indica que el reloj puede alcanzar los dos días de autonomía con un uso "normal". En la práctica, lo más común es que el reloj aguante con vida durante una jornada y media, sobre todo si se mantienen activas funciones como la pantalla siempre encendida.

Es una autonomía estándar, puede que ligeramente por encima de la media, pero muy lejos de lo que pueden ofrecer otros smartwatches más básicos como los de Amazfit, o los modelos de Huawei previos al Huawei Watch 3.

En cuanto a la carga, Samsung mantiene el sistema de carga inalámbrica, incluyendo un cargador en la caja junto al reloj. Los tiempos de carga oscilan entre una hora y una hora y cuarto para alcanzar el 100% desde que la batería se agota por completo.

Parte trasera del Samsung Galaxy Watch 4

El Samsung Galaxy Watch 4 se carga de manera inalámbrica a través de la tecnología Qi / Imagen: Christian Collado

Funciones de salud y deporte

Dejando a un lado el software, el apartado de la monitorización de la salud y la actividad física es, sin duda, el aspecto en el que este reloj más ha evolucionado con respecto a la generación anterior.

"El reloj es capaz de determinar qué porcentaje de nuestro cuerpo es grasa, cuál es masa muscular y cuál es agua".

Más allá de las funciones clásicas --monitorización de sueño automática, medidor de frecuencia cardíaca, registro de rutas por GPS, contador de calorías quemadas o monitor de deporte con hasta 95 actividades diferentes--, se han integrado nuevas funciones destinadas a ayudar al usuario a saber cuál es su forma física.

Una de las más llamativas es el cálculo de la composición corporal, una medida más útil y adecuada a la hora de conocer el estado de forma de una persona que el clásico índice de masa muscular. Gracias a esta función, el reloj es capaz de determinar qué porcentaje de nuestro cuerpo es grasa, cuál es masa muscular y cuál es agua, además de calcular el metabolismo basal --la cantidad de calorías que el cuerpo necesita para llevar a cabo sus funciones vitales--.

Para poder calcular estas medidas, el reloj utiliza una serie de sensores de impedancia electromagnética, situados en los botones laterales y capaces de emitir una señal eléctrica a lo largo del cuerpo para medir la impedancia y generar una estimación aproximada de la composición corporal del usuario.

Samsung Health en el Samsung Galaxy Watch 4

La gestión de datos de actividad y salud del Samsung Galaxy Watch 4 se lleva a cabo mediante Samsung Health / Imagen: Christian Collado

Teniendo siempre en cuenta que estas mediciones no deben tomarse como datos válidos para un diagnóstico, lo cierto es que la información generada se acerca más a la realidad de lo que esperaba, y son datos que pueden resultar de utilidad a aquellas personas que quieran llevar un control más o menos exhaustivo de lo habitual. Antes de proceder al análisis, es necesario completar nuestro perfil personal en Samsung Health, incluyendo datos como la edad, el sexo, el peso y la altura.

A eso hay que sumar otras funciones, como el control del ciclo menstrual o el electrocardiograma, así como la medición de estrés o de oxígeno en sangre --SpO2--. En general, se trata de uno de los wearables más completos en lo que a monitorización de la salud y actividad se refiere.

Aunque más completo no siempre significa mejor. En ocasiones, los datos recopilados por el Galaxy Watch 4 difieren en gran medida con respecto a aquellos obtenidos por otros wearables enfocados a la salud, sobre todo en lo relativo a calorías quemadas, distancias o pasos recorridos. Comparando el Galaxy Watch 4 con una Xiaomi Mi Band 5 y un Huawei Watch 3, el modelo de Samsung siempre ha tendido a infravalorar los datos con respecto a los otros dos wearables.

Por otro lado, la política de Samsung Health y el uso que la aplicación puede hacer de datos sensibles como el estado físico del usuario o sus hábitos de sueño no queda del todo claro en la documentación de Samsung Health visible de cara al usuario.

Siempre está la posibilidad de ignorar por completo Samsung Health y el resto de servicios de salud y actividad de Samsung y utilizar una alternativa como Google Fit. Sin embargo, Samsung sigue sin permitir sincronizar los datos desde su plataforma a la de Google, y tan solo da la posibilidad de asociar otros servicios de terceros como Strava.

Temas relacionados: Samsung, Samsung Galaxy, Wearables

Compartir

Este dispositivo ha sido analizado de forma independiente gracias a una cesión por parte de la marca. El artículo contiene enlaces de compra por los que Andro4all podría percibir una comisión

Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!