Close Button
Compartir

Los móviles vendidos en Europa tendrán que incluir un "índice de reparabilidad". Esto es todo lo que necesitas saber.

Estos son los teléfonos más fáciles de reparar ahora mismo

Todo lo que puede salir mal al reparar un smartphone según iFixit

El Parlamento Europeo ha votado hoy a favor del "Derecho a Reparar", en un movimiento que supone un claro avance en la lucha contra la obsolescencia programada.

Y es que a partir de ahora, los fabricantes de dispositivos electrónicos tendrán que incluir junto a sus productos etiquetas visibles y fáciles de comprender, que muestren a los consumidores el "índice de reparabilidad" y el tiempo de vida estimado de estos.

Francia será el primer país donde este tipo de etiquetas serán obligatorias en smartphones, ordenadores portátiles y otros productos electrónicos, y mostrarán cómo de fácil --o de difícil-- es repararlos.

Persona reparando un móvil

Los fabricantes tendrán que indicar el índice de "reparabilidad" de sus móviles en Europa.

Por qué según la Unión Europea tu móvil es un error para el planeta

Un "índice de reparabilidad" que indica la dificultad a la hora de arreglar un equipo

La gente de iFixit, experta en la reparación de dispositivos electrónicos tales como móviles o tablets, lleva ya tiempo asignando notas en base a la dificultad de reparación a todos los dispositivos que pasan por su mesa de pruebas.

Una idea similar es la que ha adoptado el Parlamento Europeo, que confía que esta medida se traduzca en una mayor sensación de confianza de cara a los consumidores, pues podrán saber de primera mano cómo de fácil será reparar sus nuevos dispositivos antes, incluso, de haberlos comprado.

Etiqueta de índice de reparabilidad de Francia

La etiqueta que indica la dificultad de reparación de un dispositivo en Francia.

En el caso de Francia, las etiquetas incluidas junto a los dispositivos electrónicos contarán con una nota de 0 a 10 que indicará la facilidad de reparación --a mayor puntuación, más fácil de reparar--. De este modo, los consumidores podrán saber si sus nuevos dispositivos pueden ser reparados por ellos mismos, pues según una reciente encuesta llevada a cabo en la UE, cerca del 77% de los encuestados preferírían reparar sus dispositivos antes que cambiarlos por otros nuevos, y casi el 80% piensa que los fabricantes deberían estar obligados, por ley, a ofrecer servicios de reemplazo de componentes o a facilitar de otros modos la reparación de sus productos.

De iniciativas como esta nacen dispositivos como el Fairphone 3+, uno de los móviles más respetuosos con el medio ambiente al basarse en un formato modular que permite a los consumidores cambiar por sí mismos los componentes del dispositivo fácilmente, o repararlo sin necesidad de recurrir a un servicio técnico.

Esta es solo una de las medidas que la Unión Europea tiene previsto aplicar a la industria de los dispositivos electrónicos. Hace ya unos meses, nos hicimos eco de los planes de esta institución de obligar a los fabricantes de móviles a permitir desinstalar el bloatware de sus móviles, o de hacer que todos los móviles utilicen el mismo tipo de cargador.

Temas relacionados: Móviles, Tecnología

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!