Close Button
Compartir

La UE da el paso e impone al fin el USB-C como cargador único, aunque la normativa deja espacio y también dudas sobre si veremos algún día un iPhone con USB-C.

No es esta una decisión inesperada, pues todos los indicadores hacían presagiar que antes o después la Unión Europea iba a imponer el conector USB de Tipo-C como el estándar que permitiese conseguir el ansiado cargador único para nuestros dispositivos electrónicos, incluyendo móviles, tabletas o auriculares.

La medida llega para reducir la basura electrónica y no para limitar la competencia entre fabricantes, aunque aquí tenemos un gran damnificado que no es otro que Apple, que por un lado se lleva el premio de la razón con eso de no incluir el cargador en los paquetes de venta de los iPhone "porque ya todos tenemos uno", y a la vez tendrá que soportar el palo de que no podrá montar nunca más sus famosos conectores Lightning en los iPhone. O casi...

iPhone con cable Lightning

El iPhone y sus siempre polémicos cables 'Lightning', ahora condenados a desaparecer.

No es baladí la coletilla, y es que efectivamente hecha la ley y hecha la trampa, con quejas incluidas de una Apple muy preocupada porque "una regulación demasiado estricta vaya a sofocar la innovación en lugar de fomentarla", aunque personalmente tengo la extraña sensación de que nunca veremos un iPhone con USB-C por varios motivos que ahora os relataré.

En reacción a la nueva normativa de la UE con el cargador único, Apple dice estar preocupada por la innovación mientras a nosotros lo que nos preocupa es que probablemente nunca vayamos a ver un iPhone con USB-C.

La Unión Europea hace obligatorio el cargador único USB Tipo C en móviles, incluido el iPhone

La normativa de la UE deja espacio, y ya conocemos a Apple...

Lo cierto es que la estandarización de un cargador único nos parece una medida más que positiva, muy demandada por todos los consumidores y con la propia Apple como único y gran detractor.

En todo caso, siempre las leyes se hacen con margen, y en este caso no es diferente con la estandarización del USB-C y la recomendación de que no se incluyan nunca más cargadores en los paquetes de venta de smartphones, tablets, cámaras de fotos, auriculares, altavoces inalámbricos, reproductores multimedia o consolas de videojuegos portátiles, por ejemplo.

No en vano, esta obligatoriedad sólo es aplicable a los dispositivos que vayan a disponer de un conector físico para carga y sincronización, no así para aquéllos que se carguen exclusivamente de forma inalámbrica.

Además, todos los fabricantes disponen de 24 meses para adaptarse, lo que ofrece dos generaciones de iPhone de margen para que Apple busque soluciones antes de incorporar a sus smartphones el conector USB-C.

cable carga iPhone


El iPhone y sus polémicos conectores 'Lightning', que al parecer se rompen con demasiada facilidad.

MagSafe como solución, y un mercado que tiende a eliminar botones y conectores como justificación

Que yo crea que nunca veremos un iPhone con conector USB-C no está sólo basado en mi humilde opinión, sino en hechos e historia de una Apple que siempre se ha movido contracorriente marcando además la tendencia a seguir en la industria.

Y es que esta adopción del MagSafe que se avecina no es demasiado diferente de lo que vivimos en su momento con la eliminación del audio-jack, así que es bastante probable que el año próximo Apple no haga cambios relevantes aprovechando la moratoria de 24 meses, o también podría ser que directamente aproveche para decir que MagSafe será la única tecnología de carga disponible en los iPhone 14.

De hecho, es que incluso podrían buscarse soluciones inalámbricas de sincronización de datos con el PC que funcionen mejor y más rápido que las actuales, eliminando por completo la necesidad de un conector físico que está condenado a desaparecer antes o después.

No lo decimos nosotros, lo dicta un mercado que efectivamente sigue buscando la forma más sencilla y funcional de conseguir smartphones totalmente limpios, sin componentes externos, botones físicos ni conectores de ningún tipo, aprovechando el cuerpo del dispositivo para integrar todo lo necesario.

No sé vosotros qué opinión tenéis, pero yo junto premisas, sumo tres más tres y creo que Apple tiene tiempo suficiente para buscar soluciones y no integrar nunca un USB-C en sus iPhone, pudiendo vender así cargadores MagSafe por doquier... ¿No os parece?

Se confirma lo que ya sabíamos: comprar un iPhone es mucha mejor inversión que comprar un Android

Temas relacionados: iPhone, Móviles, Tecnología

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!