Close Button
Compartir

Estos son las claves para saber si la cámara de un móvil es buena o no.

Uno de los puntos principales que solemos valorar antes de comprar un smartphone, tanto Android como iPhone, es su apartado fotográfico, en el cual, por suerte o por desgracia, la mayoría de los usuarios mira hacia el mismo sitio de la hoja de especificaciones: ¿cuántos megapíxeles tiene la cámara?

Sin embargo, en contra de lo que mucha gente cree, no es cierto que los megapíxeles dictaminen la calidad de una cámara.

De hecho, terminales como los Google Pixel o los iPhone, con cámaras de "solo" 12 megapíxeles, toman mejores fotografías que otros móviles con 108 megapíxeles. ¿Cómo es eso posible?

Si en algún momento te has hecho esta pregunta, sigue leyendo porque en las próximas líneas te vamos a explicar todo lo que necesitas saber para escoger una buena cámara de móvil.

Los megapíxeles no son lo más importante en la cámara de un móvil

Los megapíxeles no son lo más importante en la cámara de un móvil

Resolviendo el misterio de los megapíxeles: cómo funcionan y por qué son importantes

Cualquier persona a la que le gusten las cámaras y la fotografía te va a decir que los megapíxeles no son lo más importante, y buena prueba de ello es que el mismo sensor fotográfico funciona de manera diferente en varios terminales móviles.

Fotografía Android para dummies (I): los megapíxeles

Partiendo de la base, en primer lugar, debemos explicar qué es un megapíxel. Básicamente, no es más que una unidad de tamaño que hace alusión a lo que medirá la fotografía que se hace con la cámara.

Dado que un megapíxel no es más que un cuadrado de 1000 x 1000 píxeles, extrapolando esto a un ejemplo más cercano, la resolución mínima de una foto para que se vea correctamente en una pantalla FullHD (1920 x 1080 píxeles) sería de, más o menos, 2 o 3 megapíxeles.

Los megapíxeles hacen referencia a la cantidad de píxeles que tiene una fotografía, lo que coloquialmente llamamos resolución. Obviamente, a mayor número de megapíxeles más grande será la imagen, pero esto no significa que sea mejor sino simplemente que tendremos una foto más grande.

Básicamente, lo que nos permite tener una cámara con muchos megapíxeles es hacer zoom y recortes en una foto sin que esta pierda calidad, ya que al obtener una pequeña parte de la imagen recortamos su tamaño.

Por lo tanto, si esa parte de la imagen sigue siendo más grande que el tamaño de la pantalla donde la estamos viendo, la fotografía se verá de forma correcta.

Estos son los aspectos que sí marcan la diferencia

Pero el punto principal que nos permitirá juzgar si una cámara de móvil es buena o regular es la calidad del sensor, y este es el punto que demuestra que un smartphone que vale menos de 300 euros pero que tiene una lente de 108 megapíxeles saca peores fotos que un dispositivo con un precio mucho más elevado que tiene una lente de 12 megapíxeles, dado que los segundos equipan sensores de una gran calidad que consiguen unos resultados mucho mejores a pesar de tener menos resolución.

Eso sí, hay que tener en cuenta que estos terminales de gama alta deben tener una densidad de píxeles razonable para conseguir unas imágenes de gran calidad y un procesador potente que las gestione para conseguir un resultado óptimo.

A la hora de valorar si un sensor es de buena calidad o no debemos tener en cuenta aspectos como la apertura de la lente, el tamaño del sensor y la velocidad de enfoque.

La apertura es la cantidad máxima a la que puede abrirse el diafragma que deja pasar la luz y como una fotografía es esencialmente iluminación, cuanta mayor sea la apertura de la lente, más luz captará y mejor será la calidad de la imagen.

Este aspecto se mide con una "f/" y cuánto más pequeño sea el valor del mismo mejor calidad conseguiremos en las fotos. En los móviles de gama alta actuales esta apertura focal suele ser un f/2.2 o f/2.4.

El segundo punto clave de la cámara de un smartphone es el tamaño del sensor, debido a que cuanta más superficie tenga el sensor más luz podrá captar y, por ejemplo, el Google Píxel 4XL tiene un sensor de 12 megapíxeles, pero con tamaño de 1/2,55" y de 1,4 µm por píxel.

El tercer punto importante de la cámara de un móvil es la velocidad de enfoque, porque cuanto más rápido enfoque una lente habrá menos posibilidades de perder una fotografía.

Teniendo en cuenta todo esto, los terminales más recientes del mercado están utilizando una técnica llamada 'Pixel Binning' para subir el número de megapíxeles en sus cámaras.

Esta tecnología lo que hace es combinar 4 píxeles en uno, mediante el uso de técnicas mejoradas de conversión fotoeléctrica y captación de luz para fusionar los píxeles adyacentes en uno solo.

En otras palabras, los píxeles individuales no son tan grandes como los de los sensores más pequeños, pero al combinarse permiten tener píxeles de un tamaño mayor que, además, son capaces de captar más información y todo ello sin tener que aumentar tanto el tamaño de la foto, como sí sucede cuando disparamos a tamaño normal.

Así, por ejemplo, un sensor de 48 megapíxeles realmente hace fotos en 12 megapíxeles, un sensor de 64 megapíxeles las hace en 16 megapíxeles y los nuevos sensores de los terminales de Xiaomi de 108 megapíxeles las hacen, en realidad, a 27 megapíxeles.

Si nos centramos en la grabación de vídeo la causa principal que provoca que consigamos un mejor resultado con un terminal con una lente de 12 megapíxeles como el iPhone 12 es que la grabación de vídeo requiere un número bajo de píxeles, ya que, por ejemplo, para grabar un vídeo en resolución 4K solo necesitaríamos una lente de 8 megapíxeles.

Entonces, ¿más megapíxeles o mejor sensor?

La mayoría de los fabricantes de teléfonos Android suelen incluir cámaras con más resolución en sus terminales más actuales, porque los megapíxeles son una medida de calidad de las fotografías que todo el mundo conoce y por eso es un dato que suelen resaltar en las presentaciones de sus terminales de gama alta.

A la hora de decidir si es mejor un smartphone con una cámara con más megapíxeles o con una cámara con un sensor de mejor calidad debemos tener en cuenta dos puntos clave: el presupuesto y qué uso le vamos a dar a las cámaras de nuestro terminal móvil.

Esto quiere decir que si somos aficionados a la fotografía o necesitamos hacer fotos de gran calidad por nuestro trabajo nos va a compensar adquirir un terminal de gama alta con Android como el Samsung Galaxy S21 o el Xiaomi Mi 11 o el último dispositivo de Apple, el iPhone 12.

Samsung planea lanzar móviles con cámaras de 600 megapíxeles

Pero si, por el contrario, hacemos fotos de forma esporádica y no tenemos un presupuesto muy elevado nuestra mejor opción es optar por un terminal de gama media o media-alta con una lente con una gran cantidad de megapíxeles como los recién presentados Redmi Note 10, que son los primeros de esta serie en contar con una cámara principal de 108 megapíxeles.

Temas relacionados: Fotografía y edición en Android

Compartir
Disney+ logo
¡Suscríbete a Disney+ por solo 8,99€! Suscribirse
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!