Close Button
Compartir

A prisión por gastarse una fortuna en pisos, coches y un iPhone.

A veces pasarse de listo con las nuevas tecnologías tiene sus consecuencias. No solo por aquella persona que se arruinó la vida ella sola con un simple WhatsApp, sino también el protagonista de nuestra siguiente historia.

Se trata de un hombre ruso que aprovechándose de un error de su banco, se gastó una fortuna que no era suya en comprarse diversos bienes entre los que destaca un iPhone. ¿Resultado? A prisión.

Un ruso se compra un iPhone (entre otras cosas) y acaba en prisión

Prisión

Acaba en la cárcel por comprarse un iPhone.

Tal y como leemos en Newsweek, el protagonista de este artículo se creyó el hombre más afortunado del mundo. Se trata de Roman Yurkov, ruso, que un día se levantó con 1,3 millones de dólares en su cuenta.

Lo cierto es que Yurkov se aprovechó de un error técnico de su banco para retirar fondos de una casa de apuestas de manera casi ilimitada. A la vista de que nadie le sacó de su error, él pensó que estaba todo correcto. Para colmo, era totalmente rico. Lo mejor de la historia es que por supuesto el dinero se lo gastó de la noche a la mañana, sin perder nada de tiempo.

Hasta un total de 220 transacciones en una sola noche. Un BMW, un Mercedes, cuatro apartamentos y un solo iPhone. Por lo menos tuvo la decencia de gastarse un solo teléfono aunque eso sí, desconocemos el modelo en cuestión.

El resultado es que al pobre de Yurkov le salió mal la jugada. El banco le reclamó el dinero, él dijo que se lo había gastado todo... y acabó detenido. Por lo menos pudieron recuperar 540.000 dólares de los 1,3 millones. Ahora un tribunal lo ha declarado culpable y pasará una larga temporada en prisión. Eso sí, tiene un iPhone nuevo.

Sé inteligente y no seas como Yurkov. Si un día te levantas millonario por arte de magia, comunícaselo a tu banco para no acabar en problemas.

Temas relacionados: iPhone, Móviles, Tecnología

Compartir
Disney+ logo
¡Suscríbete a Disney+ por solo 8,99€! Suscribirse
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!