Close Button
Compartir

Primeros problemas para los AirTag de Apple.

Uno de los últimos productos de Apple en llegar al mercado han sido los AirTag. Pequeños dispositivos que nos permiten localizar objetos asociados con ellos muy útiles si somos de esas personas que perdemos con frecuencia las llaves, carteras o mochilas.

Los AirTag al contrario que otros gadgets de la manzana mordida funcionan a pilas. Una vez que estas se agotan solo hay que abrir el AirTag e intercambiar la pila de botón. Ahora bien, según acaba de informar Apple en su página web, mucho cuidado con qué tipo de pila utilizamos porque parece ser que no todas podrían ser compatibles.

Apple recomienda no usar pilas de sabor amargo con los AirTag

AirTag.

Parece que no todas las pilas son compatibles con los AirTag

Los AirTag utilizan pilas de botón o también denominadas CR2032, baterías que se pueden encontrar en multitud de dispositivos y que sencillamente son bastante sencillas de adquirir. Son pilas pequeñas y que por lo tanto pueden ser peligrosas si caen en manos de niños pequeños, ya que estos podrían llegar a ingerirlas.

Por eso mismo muchos fabricantes de pilas decidieron añadir a este tipo de baterías un sabor amargo, por lo que si un niño pequeño las chupa, las tiraría al suelo de manera inmediata. Salvo por el sabor, este tipo de pilas son exactamente iguales a las normales... o por lo menos así debería ser.

Sin embargo Apple recomienda no usar pilas con sabor amargo en sus AirTag ya que podrían no funcionar. La explicación que dan es bastante vaga pero en definitiva recomiendan usar baterías normales y corrientes para evitar problemas. Así que si ellos lo dicen habrá que hacerles caso.

Qué hacer si te encuentras un AirTag y tienes un móvil Android

Lo cierto es que independientemente el tipo de pilar que usemos, lo cierto es que un AirTag no es algo que debería acabar en manos de un niño pequeño. No solo por su precio de 35 euros sino también por su reducido tamaño, algo que podría ser bastante peligroso.

Temas relacionados: Tecnología

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!