El final de los móviles gaming podría estar más cerca de lo que crees

Última actualización el 23/02/2020 a las 13:01

A pesar de que todavía existan muchos “puristas” que lo rechacen, jugar a videojuegos en un teléfono móvil es una opción tan válida como cualquier otra.

Es más, importantes compañías como Nintendo, Square Enix ya han apostado por los móviles como plataforma para lanzar algunos títulos de sus sagas más míticas.

A mayor abundamiento, debemos recordar la cantidad de videojuegos importantes que llegarán a nuestros móviles en 2020 que precisamente, no van a ser pocos.

ASUS ROG Phone 2 destacada

Todo esto ha provocado que muchas marcas de tecnología hayan lanzado al mercado teléfonos móviles dedicados al gaming. Un ejemplo es el ASUS Rog Phone 2, un terminal que analizamos en su momento y que nos dejó unas sensaciones fantásticas.

Este tipo de dispositivos móviles no solo tienen especificaciones técnicas dignas de los mejores gamas altas del mercado sino también funciones extras para que jugar sea una experiencia mucho más placentera.

Pero, ¿y si los teléfonos gaming tuviesen cada vez menos sentido?

¿Se deberían seguir fabricando teléfonos gaming?

ASUS ROG Phone 2

¿Qué diferencia un teléfono gaming de un smartphone convencional? Como ya hemos comentado además de unas especificaciones tope de gama y funciones añadidas como el evitar que nos entren notificaciones en pantalla mientras jugamos, grabar nuestras sesiones de juego o emitir directamente en servicios como Twitch… prácticamente ninguna.

Es decir, un teléfono gaming no deja de ser un teléfono normal y corriente, con un diseño más agresivo y lucecitas de colores.

Por lo tanto, ¿deben las marcas seguir fabricando estos dispositivos en 2020? Samsung acaba de presentarnos hace apenas unos pocos días sus nuevos terminales de la gama Galaxy.

El Galaxy S20, S20+ y S20 Ultra son tres auténticas bestias de hardware que vienen a presagiar lo que será la tecnología móvil este año.

Por lo tanto lo que otras marcas como Huawei o Apple presenten a lo largo del año no se diferenciará mucho de lo anunciado por Samsung.

¿Acaso estos terminales no sirven para jugar? ¿Acaso el Samsung Galaxy S20 no mueve cualquier juego de la tienda de aplicaciones de Google sin problema alguna? ¿En qué puede superar un supuesto teléfono gaming a una bestia como el Galaxy S20 Ultra?

ASUS ROG Phone 2

A todo esto hay que sumarle un nuevo factor y se trata de la aparición de servicios de videojuegos por streaming como son Google Stadia o GeForce Now.

Estas plataformas nos permiten disfrutar de títulos AAA en nuestro smartphone sin importar las especificaciones técnicas ni el hardware.

Es decir, no importa que estemos utilizando un dispositivo de 100 euros o de 1.000, cualquiera de los dos nos servirá para jugar en la nube.

Por todo ello entendemos que los teléfonos gaming cada día tienen menos sentido. El hardware ya lo tenemos y los añadidos del software perfectamente pueden incorporarse a cualquier otro smartphone.

Somos conscientes de que los teléfonos gaming son en la mayoría de las ocasiones simple y llanamente mera publicidad, y es que en definitiva cualquier smartphone hoy en día nos sirve para disfrutar de fabulosos videojuegos.

Y a ti, ¿crees que los teléfonos gaming ya no tienen sentido?