“El 5G mata y Bill Gates quiere controlarnos”: por qué nada de esto tiene sentido

La preocupación sobre la influencia de las radiaciones en seres humanos no es nueva y podemos apoyarnos en la ciencia para entenderlo.

COMPARTIR 0 TWITTEAR

El 5G lleva tiempo siendo motivo de polémica, pero ha vuelto a situarse en primera plana por los tweets que ha publicado un conocido cantante, Miguel Bosé, en los que acusaba a Bill Gates de querer controlar a la población mundial. Las redes sociales son un escaparate en el que cualquiera puede opinar sobre lo que quiera, faltaría más, pero sabemos de sobra que eso también puede ser peligroso.

¿Son perjudiciales las antenas 5G? ¿Debo temer las radiaciones que emite mi teléfono móvil? He investigado un poco para que lleguemos a conclusiones de la única forma válida posible, leyendo y entendiendo los estudios científicos al respecto.

Galaxy S20 Ultra 5G

El Samsung Galaxy S20 Ultra, uno de los últimos lanzamientos con 5G.

No, nadie va a controlarte con una vacuna

Los tweets del cantante han provocado todo tipo de reacciones, y no es de extrañar. Puedes entrar en el hilo y leerlos todos por ti mismo, pero te hacemos un resumen. Según el cantante, el coronavirus, que ha matado a cientos de miles de personas en todo el mundo –entre ellas a su propia madre– es una invención de los gobiernos. Además, Bill Gates pretende controlar a la población mundial introduciendo nanobots y “polvo inteligente” en las vacunas.

No es nada nuevo. Son los de siempre, diciendo lo de siempre. Cuando leo este tipo de afirmaciones suelo pensar lo mismo, ¿por qué el tipo de persona que hace estas afirmaciones suele ajustarse a un patrón? Los gobiernos nos controlan, el 5G mata, las vacunas provocan autismo, la homeopatía cura el cáncer y muchas otras sandeces sin ningún tipo de evidencia científica. Entiendo perfectamente que cada uno es libre de opinar lo que quiera, pero hay opiniones que pueden hacer mucho daño.

Dejando a un lado los “nanobots diseñados para controlarnos”, hay algunas preguntas que sí tiene más sentido plantearse. ¿Son perjudiciales para la salud las radiaciones emitidas por antenas y dispositivos 5G? ¿Pueden provocar enfermedades las radiaciones electromagnéticas? Traté el tema cuando hablamos de los smartphones que más radiación emitían, pero he vuelto a investigar para ver si llego a las mismas conclusiones.

¿Pueden el 5G y las radiaciones electromagnéticas provocar enfermedades?

Se ha hablado mucho sobre la influencia de las radiaciones electromagnéticas en el cuerpo humano. Es cierto, estamos rodeados de ellas, desde las ondas de radio hasta las que emite nuestro smartphone u ordenador. ¿Tendríamos que preocuparnos? No hay ningún motivo, es algo que ya comenté hace unos meses.

No tratamos un tema nuevo, la investigación sobre el efecto de las radiaciones en seres vivos comenzó hace más de 80 años. Tenemos mucha bibliografía a la que recurrir, miles de estudios y decenas de revisiones que suelen llegar a los mismos resultados. Una de ellas es el realizado por el Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS), una de las máximas autoridades en el ámbito. Su revisión, en la que se tuvieron en cuenta 350 estudios, no encontró ninguna evidencia de que las radiaciones a las que estamos sometidos sean perjudiciales. Otras revisiones, como la publicada en 2016 por la IEEE Microwave Magazine, han obtenido resultados idénticos.

Antena de telefonía

Las antenas de telefonía nos alcanzan allá donde vayamos.

Estudio tras estudio, siempre se llega a resoluciones similares. Hace algo más de dos años hablamos sobre una investigación realizada por el National Institute of Environmental Health Sciences (NIEHS). En ella se había bombardeado durante años a un grupo de ratones con las mismas radiaciones que emite un teléfono móvil. Los resultados fueron los siguientes: las radiaciones afectaron a los roedores provocando el nacimiento de crías más pequeñas –que luego retomaban un tamaño normal– y un ligero aumento de la aparición de tumores.

El problema surge cuando no sabemos interpretar estos resultados. Es algo que ya sabíamos, las radiaciones afectan a los organismos vivos. ¿Significa esto que son peligrosas para nosotros? No. Someter a un animal que apenas pesa 20 gramos a radiaciones constantes durante 2 años provoca un ligero –y recalco el hecho de que apenas es significativo– aumento del riesgo de que sufra cáncer. No puede aplicarse al ser humano, primero porque nuestra exposición no es tan constante y cercana, segundo porque los límites a los que podemos exponernos son conocidos y no se superan.

El WiFi mata a las plantas

wifi

Las redes WiFi nos rodean en nuestro día a día.

Hay algo de lo que también he oído hablar en más de una ocasión. “Unos científicos demostraron que el WiFi mata a las plantas”. Por supuesto, he buscado el estudio. Como reflejan en Mashable, esta noticia adquirió relevancia tras la “investigación” realizada por alumnas de instituto en Dinamarca, que “demostró” que las ondas emitidas por un router marchitaban plantas.

El método fue muy sencillo, situaron un recipiente con semillas cerca de un router, otro en una habitación aislada. Tras 12 días, las semillas aisladas habían crecido por toda la superficie, mientras que las que recibían las ondas habían germinado con dificultad. Más allá de la inteligencia y admirable actitud de las alumnas, debemos tener algo en cuenta. No creo que podamos considerar su trabajo un estudio científico, ni el método es el más adecuado ni la validez interna y externa parecen suficientes.

Podría haberme quedado ahí, pero como no quiero que nadie me tache de parcial, he investigado un poco. Una revisión del año 2016 publicada en la revista Electromagnetic Biology and Medicine, obtuvo unos sorprendentes resultados. Tras analizar estudios realizados entre los años 1996 y 2016, llegaron a la conclusión de que 29 especies diferentes de plantas se veían afectadas por los campos electromagnéticos. Además, demostraron que plantas como el maíz, el guisante, la cebolla y el tomate parecían ser especialmente sensibles. Parece que las estudiantes del instituto danés no iban desencaminadas.

Pero cuidado, como en la mayoría de estudios, hay una frase que se repite en las conclusiones: “Sin embargo, ninguno de estos hallazgos puede asociarse directamente con humanos”. ¿Os suena? Nos encontramos con algo similar en prácticamente cualquier estudio que leamos. Ni somos ratones, ni somos una tomatera.

Solo parece existir una conclusión

La conclusión a la que llegamos, miremos donde miremos, es la misma. ¿Las radiaciones electromagnéticas pueden afectar al ser humano? En determinadas condiciones, sí. ¿Las radiaciones a las que estamos expuestos en nuestro día a día son suficiente para ello? No existen evidencias.

Nos queda mucho por saber, incluso aún es pronto para hablar sobre la exposición prolongada a dispositivos como los smartphones, que no llevan tanto tiempo entre nosotros. Sin embargo, a día de hoy no hay estudio que justifique un temor hacia ellos o tecnologías como el 5G. Y no, aunque parezca increíble ninguna “multinacional aliada del mal” me están pagando para escribir estas líneas.

Si quieres conocer todas las novedades de Android tienes que escuchar nuestro podcast. ¡Nuevo episodio de Conectando en Ivoox y en Spotify!

Sigue a Andro4all

Archivado en 5G
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

Otras webs de Difoosion