La UE presiona para que Android mute de forma radical: más y mejores actualizaciones, derecho a reparar y acabar con la obsolescencia programada

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Android en 2020

Puede que estemos cerca de presenciar la que podría ser una de las mayores revoluciones jamás presenciadas hasta ahora en el mundo de la telefonía móvil. Y no será debido a una nueva tecnología disruptiva que vaya a cambiar por completo el panorama telefónico, sino a través de una serie de medidas propuestas por la Unión Europea, que entre otras cosas recogen el “derecho a reparar”, y aún más importante –al menos para los poseedores de dispositivos Android–, la obligación de cara a los fabricantes de actualizar sus dispositivos.

Estas medidas salen a la luz solo unas semanas después de que trascendiese la decisión de la Comisión europea de obligar a los fabricantes a utilizar un mismo tipo de cargador en todos los móviles, además de forzar a las marcas a ofrecer baterías fácilmente accesibles y reemplazables para reducir los residuos electrónicos.

No ha sido hasta ahora, sin embargo, cuando se ha hecho oficial el nuevo Plan de acción de la economía circular de la UE, en el que se recogen y detallan todas estas medidas.

Derecho a reparar y más actualizaciones: así es el nuevo plan circular de la UE

Actualización del sistema en Samsung Galaxy S10

Tal y como se recoge en el informe, la introducción del “derecho a reparar” dentro del campo de la electrónica y las tecnologías de la información y la comunicación es una de las prioridades de la Unión Europea. En ese sentido, se explica que la intención es facilitar el acceso a las piezas y componentes de recambio a profesionales –no se habla de consumidores en este caso–, de modo que los usuarios tengan la certeza de que, al llevar sus terminales a un servicio técnico, existirá stock suficiente de recambios dado que serán las propias marcas quienes les abastezcan. Se desconoce, eso sí, durante cuántos años estarán obligados los fabricantes a ofrecer recambios para cada modelo de dispositivo.

Pero el informe no solo habla de hardware. Dado que la idea es que los usuarios tengan la capacidad de utilizar sus dispositivos durante más tiempo, también se albergan medidas con las que pretende asegurarse que los consumidores no se vean en la necesidad de tener que deshacerse de sus actuales terminales debido a un software que ha dejado de recibir soporte.

Si bien no se han detallado los planes en este sentido, es de suponer que el plan consista en, de algún modo, forzar a los fabricantes a mantener actualizados sus dispositivos durante más tiempo, o bien ofrecer a los usuarios la manera de actualizarlos por sí mismos –por ejemplo, a travé sde una actualización final que facilite el desbloqueo del bootloader y la posterior instalación de ROMs basadas en versiones de Android más modernas, aprovechando los avances en este sentido alcanzados por la plataforma como lo son las imágenes de fábrica genéricas, compatibles con la mayoría de dispositivos–.

Medidas contra la obsolescencia programada

Más allá de todo lo anterior, la Comisión Europea también ha hecho públicas las nueve medidas con las que se pretende luchar contra la obsolescencia programada, y que los grandes miembros de la industria tecnológica se verán obligados a acatar:

  • Mejorar el diseño, teniendo en cuenta los siguientes factores:

    • Durabilidad: el dispositivo debe tener una vida útil más extendida.
    • Reusabilidad: facilitar que los dispositivos puedan ser utilizados por otras personas.
    • Mejora: facilitar las capacidades de expansión de los dispositivos.
    • Reparabilidad: actualmente, muchos smartphones son imposibles de reparar por nosotros mismos.
  • Aumentar el número de materiales reciclados.

  • Facilitar la remanufactura y el reciclaje de alta calidad.

  • Reducir el uso de carbón y la huella ambiental.

  • Reducir los productos de un solo uso y contrarrestar la obsolescencia prematural.

  • Prohibir la destrucción de dispositivos que no han sido vendidos.

  • Fomentar el producto como un servicio. Eso es, la propiedad y responsabilidad del dispositivo está en manos de las empresas.

  • Movilizar el uso de la digitalización en productos como los manuales de instrucciones.

  • Recompense los productos en base a su sostenibilidad.

Más información: Comisión Europea

Sigue a Andro4all

Archivado en Móviles
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

Otras webs de Difoosion