Este WC inteligente fotografía la llamada de la naturaleza y sube el proceso al completo a la nube por el bien de la ciencia

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Simpson japon viaje

En el mundo de la tecnología hemos visto todo tipo de productos curiosos, como podrían ser unos altavoces Bluetooth con forma de Jigglypuff, un popular Pokémon, o de una calavera de lince cyberpunk. Sin embargo, el producto que en esta ocasión queremos destacar también es para el hogar, concretamente para los baños. Unos científicos de la universidad de Stanford (en California, Estados Unidos) han creado un WC inteligente que fotografía la llamada de la naturaleza y sube el proceso al completo a la nube por el bien de la ciencia.

La revista Nature ha publicado un artículo en el que dan a conocer el nuevo proyecto de los científicos de la famosa universidad estadounidense: un inodoro inteligente para rastrear la defecación y la micción de las personas a lo largo del tiempo, enviando esos datos a la nube para después analizarlos con fines de salud pública. Se trata de la última incorporación a una larga línea de retretes inteligentes, solo que este modelo dispone de varias cámaras que escanean, reconocen y toma una foto del ano de los individuos.

Entre sus características, este WC inteligente está equipado con un total de cuatro cámaras: una para las heces, otra para el ano y otras dos cámaras para el flujo urinario. Unas lentes que combinadas permite que este peculiar inodoro sea capaz de analizar la orina de los usuarios y de clasificar las heces de acuerdo con la escala de forma de heces de Bristol, utilizando para ello el aprendizaje profundo. Un retrete que utiliza una forma de autenticación de dos factores para garantizar que asocia la caca correcta con la persona adecuada.

Un inodoro inteligente que analiza la orina y las heces de las personas

retrete inteligente

Además, el WC también incorpora un escáner de huellas dactilares que se encuentra incrustado en la palanca de descarga. “El potencial para usar el ano humano como un identificador biométrico no es un concepto nuevo. El famoso pintor, Salvador Dalí (1904-1989), ya había descubierto que el ano tiene 35 o 37 pliegues, que son tan únicos como las huellas digitales”, comentó el Dr. Seung-min Park, coautor del estudio, en su blog.

El estudio también explica que los datos no permanecen en el inodoro, sino que se envían a la nube para su posterior análisis: “Todos los datos recopilados (imágenes y vídeos), en sus formatos de datos sin procesar, fueron anotados con respecto al usuario y transmitidos a un sistema en la nube a través de la comunicación inalámbrica”. En cuanto a la privacidad de los usuarios, el Dr. Seung-min Park comentó lo siguiente a Mashable: “garantizamos incondicionalmente la seguridad de todas las fotos y la información privada de nuestros usuarios mediante la transmisión de datos cifrados de extremo a extremo“.

El Dr. Seung-min Park también aseguró que “hemos empleado un algoritmo de coincidencia de plantillas para determinar la región de interés (ano), que una vez completamente desarrollada y validada, será autónoma sin ninguna interacción humana”. Incluso confirmó que las fotos reales de los anos de los usuarios serán “encriptadas por una función hash y almacenadas en un dispositivo seguro”. Un inodoro que supone un primer paso en un esfuerzo a largo plazo para diagnosticar de manera más amplia una serie de enfermedades y trastornos en la población general, incluida la hiperplasia prostática benigna, el síndrome del intestino irritable y las infecciones del tracto urinario.

Sigue toda la actualidad de Android en nuestro canal de Telegram oficial, ¡somos más de 50.000 miembros!

Sigue a Andro4all

Archivado en Tecnología
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios

Otras webs de Difoosion