Primera experiencia con los plegables Galaxy Z de Samsung: un nuevo horizonte

Las conclusiones de un novato con los Samsung Galaxy Z Fold4 y Galaxy Z Flip4... ¡Seguro que os interesan!

Primera experiencia con los plegables Galaxy Z de Samsung: un nuevo horizonte

Aunque los móviles plegables son ya una realidad comercial desde hace varios años, lo cierto es que la mayoría de los usuarios nos hemos sentido igual de atraídos y de desencantados a la hora de adoptarlos, pues si bien hay que reconocer que innovan aunque lo hagan con dudosas funcionalidades añadidas en cuanto a experiencia, también es una verdad como un templo que sus precios espantan a cualquiera.

Quizás por ello muchos usuarios han estado esperando el momento justo para acceder al mercado plegable, y con la madurez de los Galaxy Z ya en su cuarta iteración -Galaxy Z Flip4 y Galaxy Z Fold4-, hemos querido tomar el pulso a nuevos usuarios que utilicen por primera vez un smartphone con formato plegable para traeros sus primeras impresiones con inequívocos tintes de novatos en el segmento... ¡Seguro que os interesan!

Samsung Galaxy Z Fold 3 desplegado

El nuevo Galaxy Z Fold4 durante su presentación, presumiendo de Android 12L con One UI.

Así es un usar un Samsung Galaxy Z Fold4 por primera vez

Lo primero que llama la atención de los nuevos usuarios con este tipo de móviles es sin duda el tamaño, grosor y peso, sobre todo porque en el caso del Galaxy Z Fold parece que estuvieras guardando en el bolsillo un paquete de gafas de Sol o algo similar, muy alargado y estrecho pero bastante voluminoso, y definitivamente sin la forma que se espera de un smartphone.

Según sus impresiones no son incómodos y te acostumbras rápido, salvo por la necesidad de empezar a vivir con dos pantallas bastante diferentes. De hecho al usuario que ha probado este Z Fold4 le han impresionado las diferencias de calibración entre la pantalla externa y la interna, siendo ambas buenas lo cierto es que la experiencia es muy diferente si usamos una o la otra.

Además, la pantalla externa es la peor tanto por prestaciones como por su formato más alargado y estrecho, y sin embargo termina usándose para casi todas las tareas básicas dejando la pantalla interna, la mejor y más grande, solo para cuando queremos leer, navegar por Internet con más tiempo que el necesario para una consulta simple, para jugar o para la multitarea.

Quizás la gran pega del formato del Galaxy Z Fold4 sea que la pantalla externa, que es la peor, es la que se acaba utilizando para casi todo en las tareas básicas del smartphone.

Samsung Galaxy Z Flip4, análisis: la fórmula del éxito ahora más refinada

Estas diferencias de formato de las pantallas son otra de las cosas que más impresionan, y es que estamos acostumbrados ya a formatos estirados diferentes al 16:9, pero la mayoría de las apps no están bien adaptadas a un panel externo tan estirado y a un panel interno grande tan cuadrado. Se crean soluciones a problemas que no tenías, y estas soluciones traen problemas con tus apps que tampoco tenías...

Esto es algo que puede modificarse para cada aplicación con las herramientas de Good Lock, pero no es lo más cómodo e introduce curvas de aprendizaje. No en vano, una de las apps que peor se adapta es Instagram, que finalmente todo el mundo acaba usando en 16:9 en un trozo de la pantalla para evitarse problemas.

Samsung Galaxy Z Fold 4, pantalla externa

El Samsung Galaxy Z Fold4 y su curioso formato, con una pantalla externa muy estirada y estrecha.

A este respecto, quizás lo ideal sería recalcular el tamaño exterior del conjunto y hacer que la pantalla externa adoptase un formato más convencional, más parecido al 16:9 ó 20:9, aunque definitivamente ninguno estaría de acuerdo en una pantalla exterior más pequeña, sino en aprovechar todavía mejor el tamaño disponible.

En cuanto a las cosas buenas, pues decir que la pantalla interna todos han coincidido en que se siente sorprendentemente bien incluso a pesar del pliegue y del dichoso protector de plástico, que según sus impresiones no parece plástico o no da esa sensación. Todo el teléfono parece muy robusto, duradero, y en esta opción tipo tablet el pliegue no es problema porque el dedo no pasa mucho por encima, algo que sí se acentúa con el Galaxy Z Flip4.

Respecto al pliegue, de nuevo, decir que sí se nota bastante es reconocer lo evidente, aunque en uso es prácticamente invisible a no ser que estemos a plena luz del día y con colores oscuros en pantalla.

La parte del software no vamos a comentarla porque ciertamente el Modo Flex de Samsung está bien pero necesita más funcionalidad, y además esos aspectos requieren de una prueba de más horas o días con el dispositivo para sacar conclusiones. Obviamente esto son primeras impresiones de novato, y hasta aquí podemos leer...

El resumen es que el Galaxy Z Fold4 y por extensión el Galaxy Z Flip4 son terminales que ya no parecen prototipos y que se sienten robustos, duraderos, a los que acostumbrarse es bastante sencillo y en los que el pliegue se siente, cierto, pero no es un problema para el uso diario del dispositivo.

Nuevo Samsung Galaxy Z Fold4: más potencia y mejores cámaras en el plegable más avanzado de Samsung
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!
Para ti