El retorno de las pantallas accesibles ¿Realidad o espejismo?

El retorno de las pantallas accesibles ¿Realidad o espejismo?

La reciente salida al mercado del Sony Xperia Z1 Compact ha puesto de manifiesto que los terminales con pantallas pequeñas aún gozan de un público fiel que valora este tipo de de pantallas con tamaños reducidos. Pero ¿puede suponer este paso que los fabricantes se dedican a incluir estas medidas en algunos de sus terminales_?

Hasta ahora, con la llegada de este Xperia, hemos visto como algunos fabricantes se decidían por estas medidas pero en terminales bien de gama baja o media, u orientados a una función concreta como el Sony Xperia E1, y en el caso de hacerlo con teléfonos más potentes, las prestaciones eran drásticamente recortadas. Ejemplo claro es el HTC One Mini, un gran diseño para unas prestaciones menores que las de su hermano mayor el HTC One o el Samsung Galaxy S4 Mini.

Sin embargo el pequeño de los Xperia, mantiene, salvo en el caso de la pantalla, algo por otra parte lógico, todas las características que han hecho grande al Sony Xperia Z1. Procesador, memoria RAM, calidad en la cámara de fotos... Sony apuesta por un terminal de gama alta, con un precio igualmente elevado, pero con un tamaño muy ajustado.

¿Es una posibilidad real este tipo de terminales?

Pantallas de smartphones

Debería ser una apuesta interesante ver un Samsung Galaxy S4, un HTC One o un LG G2 con pantallas de 4 pulgadas pero manteniendo las prestaciones, pero la pregunta es ¿se atreverán_?

El nicho de mercado para este tipo de productos existe y solo basta ver como gran cantidad de usuarios sigue usando un iPhone a pesar de su pequeña pantalla. Dejando a un lado si son amantes de iOS o no, está claro que mucha gente busca eso, un terminal accesible, y no hablamos de dinero. Si alguien paga 600 euros por un iPhone 5c, ¿porqué no pagaría 450 euros por una versión más pequeña de un potente terminal Android?.

No todo el mundo quiere, necesita o puede permitirse el usar pantallas grandes y en Android hace tiempo que hemos dejado atrás la línea de la cordura en cuanto a tamaños se refiere. Un terminal de 5,2 pulgadas tiene una pantalla para mí perfecta, pero pantallas de 6 pulgadas o más resultan aberraciones en el sentido que pierden practicidad y funcionalidad en el día a día para un gran número de usuarios.

Creo firmemente que Sony ha abierto la veda con un terminal más que interesante y los fabricantes harían bien en sumarse con más propuestas sobre todo ahora que tan cercano está en el tiempo el Mobile World Congress de Barcelona. ¿Crees que este tipo de teléfonos gozarían de una buena acogida o por el contrario crees que el crecimiento de las pantallas hará que esta tendencia no sea más que una moda puntual y pasajera?

Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!
Para ti